Publicado el 12 agosto, 2020

Lonko Aniceto Norín sobre violencia en La Araucanía: «Aquí están los partidos políticos metidos, y también los narco»

Autor:

Emily Avendaño

El dirigente sostiene que hay personas infiltradas en el conflicto que vive la macrozona sur y que reciben financiamiento. “¿Por qué razón? Porque aquí hay armas de alto calibre y esas armas no las tiene un mapuche”, argumenta. Dice que lonkos y machis repudian la violencia que se ha vivido en la región en los últimos meses y denuncia amenazas: “Si yo hablo duro, critico, obviamente que ellos me van a bajar, hacerme algo, atentar contra mi vida. Eso es preocupante”. Además, niega la existencia de presos políticos: “A los que están encarcelados pidiendo la libertad realmente los pillaron en los hechos”.

Autor:

Emily Avendaño

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El presidente del Consejo de Lonkos Autónomo de Wallmapu, Aniceto Norín, está preocupado. Teme por su integridad no solo ante la oleada de amenazas que recibe por las redes sociales, sino también porque hace una semana quemaron una máquina a un costado de su vivienda y hace casi dos años le quemaron una ruca, con la que quería desarrollar un proyecto turístico y educativo. 

Norín, lonko del lof Didaico, mantiene que existe una deuda histórica con el pueblo mapuche. A principios de la década de 2000 estuvo preso cinco años por delito de amenaza terrorista, demandó al Estado chileno ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos y ganó ese juicio once años después. Eso limpió su historial judicial y le valió una indemnización. 

En el año 2018, tras poner en marcha una empresa de venta de leña certificada, prefirió el diálogo y buscar consensos entre el pueblo originario y los representantes del Estado para hallar una solución al conflicto. Sin embargo eso le valió agresiones, el tener que paralizar varios de sus proyectos, ser llamado traidor.

El lonko indica que el Gobierno debe conversar con la autoridad tradicional y con los machi, con quienes viven verdaderamente en el territorio y en su comunidad, más que con quienes dicen ser dirigentes y en realidad están influenciados por partidos políticos, y retomar los planes que, a su juicio, quedaron paralizados con la salida de Alfredo Moreno del Ministerio de Desarrollo Social. 

Con respecto a los presos que están en huelga de hambre en las cárceles de Lebu, Angol y Temuco dice que se trata de “presos comunes” y que “los delitos que cometieron no tienen nada que ver con la reivindicación”. 

-En 2018 le quemaron una ruca, la semana pasada incendiaron una máquina ubicada a un costado de su vivienda. ¿Ha sufrido otras agresiones físicas o le han amenazado por redes sociales?

-Sí. Yo no molesto ni critico a nadie, pero lo que me hicieron es lamentable y, a la vez, muy preocupante porque la violencia no conduce a nada y no tenemos por qué pagar por lo que ellos están haciendo, no solo en mi persona. Hay otros contra quienes han atentado, han quemado iglesias, casas, camiones, han dejado empresas de manos cruzadas y eso es terrible. Como lonko y también las machi repudian la violencia y lo que está ocurriendo. Para mí es preocupante porque si yo hablo duro, critico, obviamente que ellos me van a bajar, hacerme algo, atentar contra mi vida. Eso es preocupante.

-¿Ha recibido amenazas?

-Por redes sociales hartas, y eso no lo hacen ahora, sino que están meditando en qué tiempo para pillar la oportunidad de hacerlo. Igual tiene que cuidarse uno. Yo he pedido al Gobierno que por favor me ponga una protección. Lo he estado diciendo hace mucho tiempo, porque la quema de la ruca y ahora lo que pasó es grave. No hay detenidos por ninguno de esos atentados. Quién paga por eso, y si no hay ningún detenido se puede seguir agudizando. Para nosotros hoy día la justicia está mal.

-¿Tras el ataque de la semana pasada volvió a tener resguardo policial?

-Sí, tuve que pedirlo y hace como tres días tengo. Los primeros días después de la quema de la máquina estuve solo, con el resguardo solamente de la gente de la comunidad y no llegaba la policía. Tuve que hablar con la Intendencia para que me ayudaran a gestionar esto. Me dicen que es por 10 días y van a ver más adelante cómo seguir.

Desde el momento en que esto comenzó hay financiamiento de afuera. Los que encabezan reciben y, en cambio, los que están acá, que pagan las consecuencias no les llega nada. Ellos se aprovechan de todo eso. A la vez, aquí están los partidos políticos metidos, y también los narco. ¿Por qué razón? Porque aquí hay armas de alto calibre y esas armas no las tiene un mapuche».

-¿Los cambios en los ministros de Desarrollo Social y de Interior han afectado los diálogos, además del respaldo y la protección que usted tenía en la comunidad?

-Sí. Cuando se fue el ministro Moreno no hubo nada más. El desorden siguió, siguió y siguió hasta lo que estamos pasando ahora. Después de que asumió, al otro Ministro de Desarrollo Social no lo vimos nunca más. Solo por televisión, pero acá no hizo nada. Quedó todo tirado. Teníamos mucho trabajo que hacer, con la gente del territorio, y no se pudo hacer nada más cuando se fue el ministro Moreno.

-¿Y ahora que está la ministra Karla Rubilar en Desarrollo Social, y Víctor Pérez en Interior, quienes ya visitaron la Araucanía, ha tenido contacto con ellos?

-Me llamaron por teléfono, pero hasta ahora no ha habido ninguna conversación, ni acercamiento. Nada hasta el momento.

“Los que están haciendo esto son políticos que no representan a la comunidad”

-En junio y julio hubo 250 atentados en la Araucanía, Los Ríos, Los Lagos y Biobío; por ejemplo el descarrilamiento de un tren de carga en Collipulli, las tomas de municipalidades y la destrucción de antenas de telecomunicaciones. ¿Son demostraciones de fuerza de estos grupos armados? ¿Es un mensaje al Gobierno o a los propios mapuche?

-Yo verdaderamente entiendo la situación de los presos, pero ellos son presos comunes. Los delitos que cometieron no tienen nada que ver con la reivindicación. Si fuera así, yo estoy para colaborar y ayudarles para la libertad, que les den un beneficio. La violencia está muy organizada y están pasando situaciones injustas contra nuestra gente, a quienes les ha costado tanto salir adelante y lograr cosas y después lo destruyen completo, es terrible. No entiendo cuándo va a parar. El Gobierno tiene que pronunciarse, llegar a un acuerdo, un diálogo, con la autoridad tradicional y con los machi. Ellos son quienes viven en nuestra tierra, en nuestro territorio. Los dirigentes son políticos, hoy están mezclados con el Partido Comunista y eso no lleva a un arreglo. Si no hacen el trabajo bien, como corresponde, la cosa no va a parar, va a seguir.

Hoy el Gobierno no ha hecho nada. Todos los que han hecho robos, violencia, asesinatos, crimen, no hay nadie encarcelado. Y a los que están encarcelados pidiendo la libertad realmente los pillaron en los hechos. Hay pruebas, testigos. Están condenados y ahora quieren la libertad y los pasan por presos políticos».

-¿Qué opina de lo que dijo el Ministro de Interior sobre que se trata de grupos con financiamiento y entrenamiento militar?

-Desde el momento en que esto comenzó hay financiamiento de afuera. Los que encabezan reciben y, en cambio, los que están acá, que pagan las consecuencias no les llega nada. Ellos se aprovechan de todo eso. A la vez, aquí están los partidos políticos metidos, y también los narco. ¿Por qué razón? Porque aquí hay armas de alto calibre y esas armas no las tiene un mapuche. Con los narco en esto es difícil que los paren, más los grupitos políticos que se la pasan hablando que son del pueblo mapuche y nadie los conoce. Eso es terrible. Por eso el diálogo debe ser con la gente que vive verdaderamente en su territorio, en su comunidad. Hay hay grandes necesidades en la comunidad, no tienen caminos, agua, vivienda, está la pandemia. Eso deberían mirar nuestros hermanos, los que están haciendo esto son políticos que no representan a la comunidad.

-Usted pudo desarrollar una empresa. Trabajó para que su comunidad saliera de la mala situación. ¿Le parece que estos grupos se aprovechan de la necesidad que vive el pueblo mapuche?

-Exacto. Así es. Nosotros no recibimos nada de parte del Gobierno. Esto fue solo con nuestro esfuerzo y, a la vez, con inversionistas extranjeros, con eso yo formé la empresa. Ahora no tenemos ni siquiera para pedir un crédito al Gobierno. Cómo pueden decir que lo que tenemos es del Gobierno. No, señor. No es así. Ha sido con todo nuestro esfuerzo. Da rabia por todo lo que uno ha sufrido, al querer cambiar la vida, tener algo mejor o vivir bien y tranquilo con la familia y no nos dejan. Eso es terrible para nosotros y es criticable también. 

Si yo quiero cambiar mi vida, ser otra persona, levantar un emprendimiento, lo estoy levantando, lo estoy haciendo, pero no me dejan trabajar tranquilo».

-Al principio de este Gobierno se les vio a usted, al lonko José Cariqueo y a Víctor Ancalaf en una posición de diálogo. A usted le quemaron su propiedad y al lonko Cariqueo le mataron a sus hijos. Hace unos días vimos a Ancalaf de nuevo en una toma. ¿Hay peligro de que al verse solos y amenazados haya más personas que prefieran el camino violento?

-Nosotros en el momento en que estuvimos con el ministro Moreno, cuando llegó a La Araucanía y estuvo visitando lugares, conversamos cuál era la realidad y cómo podía cambiar nuestra situación. Se hicieron muchas cosas, pero es lamentable que todo quedó a mitad de camino al momento en que lo sacaron, y nunca más se concretó nada. Es por eso que hoy muchos piensan que se trata de engaños y mentiras. El hermano Víctor (Ancalaf) creía mucho, pero lamentablemente cuando no se concretó nada dijo que lo que estábamos era perdiendo tiempo. Él tenía anhelo de cambiar su vida, ser otro, pero como no se concretó optó por lograrlo por el propio esfuerzo. 

“Ningún proyecto se puede hacer por la violencia y el gobierno no ha puesto mano dura”

-¿Qué piensa cuando le dicen traidor o lo acusan despectivamente de ser un mapuche de derecha?

-Son personas del Partido Comunista, que no saben de lo que hablan. Se prestan solo a sacar eso por redes sociales y están muy equivocados. Muchas veces da rabia, porque todos los que dicen eso en redes sociales yo no los conozco, ni ellos me conocen a mí. Cómo pueden hablar eso. Si yo quiero cambiar mi vida, ser otra persona, levantar un emprendimiento, lo estoy levantando, lo estoy haciendo, pero no me dejan trabajar tranquilo. Si yo voy avanzando, rápidamente me bajan. Me dicen que estoy con el Gobierno y que ellos me dan todo lo que quiero. No, señor. No es así. Si fuera así me tendrían con protección continuamente. Estuve con protección al momento que ocurrió la quema de la ruca, y cuando comenzó la pandemia me sacaron los resguardos. Ahora, volver a tenerla me costó harto.

Como lonko y también las machi repudian la violencia y lo que está ocurriendo. Para mí es preocupante porque si yo hablo duro, critico, obviamente que ellos me van a bajar, hacerme algo, atentar contra mi vida. Eso es preocupante».

-La semana pasada, después de la quema de su máquina, dijo que «la violencia no va a parar hasta que el gobierno endurezca la ley». ¿Continúa pensando así?

-Cuando a mí me juzgaron yo fui encarcelado cinco años, durante el gobierno de la Concertación, de Ricardo Lagos. Hubo mano dura en mi contra, como autoridad tradicional de mi pueblo por reivindicar nuestros derechos. Me acusaron por la ley antiterrorista y eso fue lo que sembró que todo siguiera así, porque se necesita del diálogo y la conversación para solucionar los problemas. Hoy el Gobierno no ha hecho nada. Todos los que han hecho robos, violencia, asesinatos, crimen, no hay nadie encarcelado. Y a los que están encarcelados pidiendo la libertad realmente los pillaron en los hechos. Hay pruebas, testigos. Están condenados y ahora quieren la libertad y los pasan por presos políticos.

-Los camioneros tuvieron una reunión ayer con el Ministerio de Interior y plantearon la posibilidad de irse a paro debido a la cantidad de ataques de los que son víctimas.

-No son todos los mapuche. Son grupitos que andan aliados con los políticos y también hay infiltrados chilenos y con eso hacen la mezcla y empiezan a hacer la violencia. No son todos los mapuche. Los mapuche son tranquilos, quieren la paz. No nos dejan trabajar tranquilos. Ningún proyecto se puede hacer por la violencia y el gobierno no ha puesto mano dura. Ahora están pidiendo la libertad, eso sería una derrota grande si consiguen el beneficio que están pidiendo. Hay muchos presos comunes que van a decir ‘si le dieron a ellos, por qué no me lo pueden dar a mí’ y el Gobierno va a quedar mal parado. 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

Suscríbete