Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 16 de agosto, 2018

Leonidas Montes, director del CEP, reflexiona sobre la vigencia de Adam Smith

Autor:

Magdalena Olea

En una entrevista con Axel Kaiser, el académico habla sobre la importancia e influencia del precursor de la economía moderna en el mundo actual. Profundiza sobre conceptos como el modelo de libre mercado, la mano invisible, el intercambio y la competencia.

Autor:

Magdalena Olea

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

«Más que un economista, Adam Smith era un filósofo moral que quería tener una visión de la sociedad y la naturaleza humana y en eso fue muy pionero, fue más allá de la economía», dice el director del CEP Leonidas Montes al comienzo de «la entrevista con Axel Kaiser», el nuevo programa de «El Líbero».

El director de la Fundación Para el Progreso reflexiona con el ingeniero civil industrial y doctor en Filosofía, sobre la figura del precursor de la economía moderna, quien desmiente las críticas que califican a Smith como defensor del egoísmo y maximizador de utilidades. «Para Adam Smith no es lo mismo el interés propio que el egoísmo, el interés propio tiene un asidero moral, es sano, es bueno también para lo sociedad (…) él es un critico del egoísmo y un defensor del interés propio, en su amplio sentido moral», enfatiza Montes.

Con respecto a «la mano invisible», una de las principales metáforas del economista escocés, el director del CEP señala que tiene un sentido muy profundo, ya que postula que cada individuo, motivado por su propio interés, es frecuentemente guiado por una mano invisible para promover el interés de la sociedad.

Además, Montes se refiere al «intercambio«, que califica como el concepto fundamental fundador de la economía para Smith, «en el que se sustenta todo el aparato económico», y reflexiona sobre el concepto de «competencia». «En esa época no existían las competencias, existían los grandes monopolios y reglas de que algunas personas podían hacer ciertas cosas solamente y otras no. No existía la competencia como la entendemos hoy en día. En ese sentido liberalizó el comercio internacional, algo muy pionero en esa época», dice, y luego explica que lo que Adam Smith propone es que el libre comercio va a llevar a los países a desarrollarse.

«Porque un país no es rico por la cantidad de oro y plata que tiene sino que es rico por la capacidad productiva que tiene. Fue un cambio fundamental hablar del trabajo productivo, era una gran revolución», enfatiza.

Para ver la entrevista completa:

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: