Durante su campaña para llegar a La Moneda, el Presidente Gabriel Boric dijo en varias oportunidades que constantemente tenía que estar desmintiendo fake news sobre él que lanzaban desde el entorno de la candidatura de José Antonio Kast.

De hecho, el 6 de enero, cuando ya era Presidente electo, posteó en su cuenta de Twitter una columna publicada ese día en El Mercurio firmada por dos integrantes de su equipo –Felipe Valenzuela y Claudio Villegas, ambos en cargos claves hoy en el gobierno- en la que abordaban cómo habían hecho frente a este fenómeno durante la campaña.

“Las estrategias basadas en desinformación desgastan las campañas, las vacían de contenido programático y erosionan la legitimidad de la labor política. Por eso es fundamental exponerlas y sistematizar las experiencias que logran enfrentarlas. Una sociedad activa, organizada y comprometida con un proceso democrático limpio es la pieza clave para desactivar este tipo de prácticas, y debe ser un actor protagónico en la construcción de una democracia más robusta” decía el texto.

Sin embargo, estas campañas de desinformación que advertían hace pocas semanas hoy están siendo emitidas desde el mismo gobierno. Así ha ocurrido en el mes de abril con al menos tres ministras del gabinete que han entregado información falsa o inexacta en espacios como entrevistas o en comisiones del Congreso, siempre apuntando a decisiones o situaciones ocurridas en la anterior administración del Presidente Sebastián Piñera. Se trata de las ministras Izkia Siches (Interior), Begoña Yarza (Salud) y Jeanette Vega (Desarrollo Social).

Siches y el avión con venezolanos expulsados

El 6 de abril, ante la Comisión de Seguridad Ciudadana de la Cámara de Diputados, la ministra del Interior, Izkia Siches, denunció que uno de los aviones que salió del país durante el gobierno de Sebastián Piñera llevando ciudadanos venezolanos expulsados, habría regresado a Chile con todos sus pasajeros.

“Realmente es algo gravísimo. La cantidad de recursos que implica trasladar un avión lleno de personas y retornarlo entero. ¿Dónde están esas personas que tienen indicación judicial de expulsión? Por lo mismo, cuando hagamos nuestras expulsiones que sean necesarias, tenemos que garantizar que no nos pase lo mismo, porque es una chambonada, a nivel nacional, que es realmente impresentable”, dijo la ministra, agregando que felicitaba al gobierno anterior por tener la capacidad de “tapar esto con tierra, no sé cómo”.

Horas después sería su antecesor en el cargo, Rodrigo Delgado, quien saldría a desmentirla. “Descarto absolutamente los dichos de la Ministra Siches en Comisión de Seguridad de la Cámara y le solicito que transparente ahora los antecedentes concretos de su denuncia, fecha del vuelo y nómina de pasajeros que habrían vuelto a Chile”, posteó en su cuenta de Twitter.

En la madrugada de ese día, a través de la misma red social, Siches tuvo que salir a pedir disculpas por su denuncia errónea.

Yarza y las falsas cifras de vacunación en diciembre, enero y febrero

El 13 de abril, en una entrevista en Mega, a la ministra de Salud Begoña Yarza se le preguntó cómo iba el proceso de vacunación. Su respuesta fue la siguiente: “450 mil personas en julio de 2021, en un día, se vacunaron y en diciembre empezamos a estar entre 55 mil y 60 mil dosis diarias, nunca más de 100 mil, o sea cae sostenidamente. Y después en el verano, enero y febrero, también cae la vacunación, porque las personas se van de veraneo (…). Ahora nosotros estamos en esas cifras, 60 mil diarias”.

Ese mismo día, a través de un hilo de Twitter, Ignacio Parot, quién trabajó de cerca en el plan de vacunación como asesor del segundo piso en el gobierno anterior, salió a corregirla, aclarando que las cifras entregadas por la titular de Salud sobre la vacunación en los meses de diciembre, enero y febrero no se ajustaban a la realidad.

Y es que efectivamente, según cifras disponibles en la página web del Departamento de Estadísticas e Información de Salud (Deis) del propio ministerio, en diciembre se administraron 3.257.087 dosis. En los días hábiles, por ejemplo, se aplicaron casi 148 mil dosis diarias en promedio. Y sólo en tres días hábiles del mes -23, 24 y 31, vísperas de Navidad y Año Nuevo- no se superaron las 100 mil vacunas inoculadas.

Yarza también emitió información inexacta al referirse a los meses de enero y febrero, según se puede ver en el Deis.

Ayer, la ministra Yarza volvió a equivocarse al dar cifras de vacunación. Al ser consultada en Cooperativa por el avance del proceso de la cuarta dosis, señaló que “está llegando la mitad de las personas que deberían llegar en cada una de las semanas, así que allí como siempre es distribuido de forma bien particular: las personas mayores de 65 años con mayor adhesión, y los que siempre van más rezagados ha sido este grupo de los pequeños de 3 a 5 años, que dependen absolutamente de la voluntad de sus tutores”.

Pero lo cierto es que el calendario de vacunación de cuarta dosis no incluye a los menores de 3 a 5 años, como le hicieron ver a la ministra en Twitter. Por ende, ninguna persona en ese rango de edad puede estar “rezagada”.

Vega y el aumento de la violencia con el Estado de Excepción

Este 28 de abril, la ministra de Desarrollo Social y Familia, Jeanette Vega, fue entrevistada por Emol TV sobre la crisis de violencia que vive la Macrozona Sur y las fórmulas que explora el Ejecutivo para abordar este tema.

Al ser consultada si en los diálogos que ha tenido con organizaciones y autoridades de la zona se le ha metido presión al gobierno para reponer el Estado de Excepción, contestó: “Ellos no piden eso, porque durante todo el tiempo que estuvo el Estado de Excepción subió en 400% la violencia, por lo tanto no parece ser la solución”.

Al día siguiente, en carta a El Mercurio, el ex coordinador nacional de Seguridad de la Macrozona Sur, Pablo Urquízar, salió a desmentirla.

“Se puede discrepar ideológicamente del Estado de Emergencia, como lo ha hecho el actual gobierno, pero no existe el derecho a faltar a la verdad para justificar la oposición a la medida”, señaló.

“El Estado de Emergencia que se decretó para enfrentar el terrorismo, el narcotráfico y el crimen organizado en la Macrozona Sur, que no distingue en sus víctimas ni origen ético ni color político, fue solicitado por el 81,56% de las personas consultadas en La Araucanía y renovado en nueve ocasiones por el Congreso Nacional. Lo anterior ocurrió precisamente porque se redujeron en un 45% los hechos de violencia, un 8% los atentados incendiarios y en un 73% las usurpaciones en base a un trabajo conjunto de las Fuerzas Armadas y las policías con más de 70 mil controles y 185 detenidos”, agregó.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta