Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 30 de septiembre, 2015

Las recientes huelgas en que el Gobierno promovió el reemplazo de trabajadores para mitigar daños

Autor:

Uziel Gomez

Pese a que la reforma laboral que se tramita en el Senado prohíbe sustituir empleados en medio de un paro, en las últimas movilizaciones del Transantiago el Ejecutivo ha visado reemplazo de conductores de buses.
Autor:

Uziel Gomez

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Prohibir el reemplazo en huelga se ha convertido en la principal piedra de tope en la reforma laboral que impulsa el Gobierno y que tramita actualmente la comisión de Trabajo del Senado.

Sólo en el último mes se han producido cuatro paralizaciones de trabajadores en áreas muy sensibles para el país, como el Servicio Nacional de Menores, la Dirección General de Aeronáutica Civil, el Transantiago  y el Registro Civil desde ayer.

La  reforma laboral es parte de la tríada de cambios (junto a la educacional y tributaria) más relevantes que prometió la Presidenta Michelle Bachelet en su campaña, y que intenta cristalizar gracias a la mayoría que tiene en el Congreso. Ello, en medio de una férrea oposición de parlamentarios de la Alianza y del sector privado, entre otros actores, y de la sistemática desaprobación de la ciudadanía en las encuestas CEP, Adimark y Cadem.

Desde que asumió el Gobierno en marzo de 2014, la entonces ministra del Trabajo,  Javiera Blanco, pregonó que “el título de la canción es uno solo: Fin al reemplazo en caso de huelga”. Intransable postura que mantiene su sucesora en la cartera, Ximena Rincón, quien el mes pasado afirmó que dicho reemplazo está “en la esencia” de la reforma laboral.

Los reemplazos que defiende el Gobierno

Sin embargo, pese a este discurso excluyente, que es promovido por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), en al menos tres recientes huelgas el propio Gobierno ha promovido el reemplazo de trabajadores  o la activación de planes de contingencia con el fin de mitigar el negativo impacto.

Así ocurrió con el paro de uno de los sindicatos de la empresa Express de este lunes, donde 240 conductores que prestan servicios en las líneas 400 y zona D en las comunas de Maipú, Santiago, Estación Central, Vitacura, Las Condes y Providencia no salieron a trabajar.

La reacción inmediata de las autoridades de transportes fue visar un “plan de contingencia de la empresa para minimizar los efectos de esta huelga legal. Los servicios afectados siguen cubiertos por otros operadores”, como señaló el director de Transporte Público Metropolitano, Guillermo Muñoz, quien agregó que gracias a ello el impacto en los usuarios fue “mínimo”.

En un anterior paro en junio pasado de otro sindicato de Express, que afectó a 750 mil usuarios por la movilización de 700 trabajadores, el seremi metropolitano de Transportes, Matías Salazar, defendió el derecho a huelga “pero eso no debe interferir con el funcionamiento de la ciudad”.

Otra paralización en que se hizo un plan de contingencia fue la de los funcionarios de Aduanas en mayo pasado, quienes mantuvieron servicios  “puntos críticos para el comercio internacional”, como el aeropuerto Arturo Merino Benítez, los pasos Los Liberadores, Cardenal Samoré y Chacalluta y controles fronterizos en la Región de Magallanes”.

Economistas alegan “grave contradicción” del Ejecutivo

Pero dichos reemplazos son los que prohíbe expresamente el proyecto de reforma laboral del Gobierno, y que son parte de los 35 “casos concretos” denunciados por  el líder del movimiento “Reforma a la reforma”, Bernardo Fontaine, por su alto impacto en el normal funcionamiento del país.

“Me parece una contradicción grave la de este gobierno. Los ministros Rodrigo  Valdés y Ximena Rincón no modificaron las indicaciones de la reforma laboral en el Senado sobre el reemplazo en huelga, contra el consenso técnico que hay incluso entre los expertos de la Nueva Mayoría.  Pero frente a situaciones reales, como han sido las huelgas de los sindicatos de los operadores del Transantiago, el propio gobierno ha aplicado reemplazo externo pidiendo a otros operadores que cubran los recorridos para mitigar los efectos ciudadanos, e incluso han aumentado la frecuencia del Metro.  En la práctica el gobierno reconoce la necesidad del reemplazo para no afectar a los ciudadanos en una negociación entre trabajadores y empleadores, pero hace oídos sordos a los cambios que necesita esta reforma laboral” plantea a este diario Fontaine.

En el mismo sentido, Cecilia Fuentes, investigadora del Instituto Libertad y Desarrollo (LyD), afirma que “las propias acciones del gobierno dan cuenta clara de los elevados costos que traerá el fin del reemplazo, actuando como un verdadero «cura Gatica».

Huelgas ilegales movilizan hasta 13 veces más trabajadores

El Centro de Estudios de Conflicto y Cohesión social (Coes) publicó un estudio que arrojó que durante 2014 se realizaron 193 huelgas legales y 174 ilegales, pero mientras las primeras involucraron a 44.128 trabajadores, en las ilegales participaron 562 mil, es decir, hasta 13 veces más.

Del total de paralizaciones, 41% se hacen en la Región Metropolitana, el 9% en el Biobío y 6,5% en Los Lagos. Además, casi el 80% de las huelgas legales ocurren en las empresas grandes, el 14% en las medianas, y el 4,8% en las pequeñas.

Réplica del Ministerio del Trabajo

Tras la publicación de este artículo, el Ministerio del Trabajo envió una carta a este diario que se puede leer íntegramente en este link Carta del Ministerio del Trabajo

FOTO: FRANCISCO FLORES SEGUEL/AGENCIA UNO

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: