Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 27 de septiembre, 2015

Las declaraciones de Sebastián Dávalos sobre los negocios de Caval que contradicen su “me enteré por la prensa”

Autor:

Uziel Gomez

El hijo de la Mandataria dijo en abril, ante la Fiscalía, que su señora le informó del negocio de Machalí en 2013, año en que ambos se reunieron con Luksic. Pero en agosto aseguró que se enteró recién este año y por los medios de comunicación. También se contradice sobre el préstamo, la venta del terreno, las asesorías a Gonzalo Vial y su cargo en Caval.
Autor:

Uziel Gomez

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Me enteré por la prensa” fue la escueta afirmación que hizo la Presidenta Michelle Bachelet en febrero pasado ante la consulta de si sabía de los negocios en que estaban involucrado su hijo Sebastián Dávalos y su nuera Natalia Compagnon, cuando la revista Qué Pasa publicó los negocios de la empresa Caval con la compra-venta de terrenos en Machalí.

La respuesta, que ha generado amplia polémica desde entonces, fue repetida nuevamente por su hijo en la segunda declaración que entregó, como imputado, el pasado viernes 14 de agosto ante el fiscal regional de O’Higgins, Luis Toledo, en el marco de una investigación por supuestos delitos de cohecho, tráfico de influencias, violación de secreto y negociación incompatible en el conocido y emblemático caso Caval.

Las cinco contradicciones de Dávalos ante el fiscal Toledo

Ante la consulta del persecutor sobre el negocio de Machalí, Dávalos afirmó el mes pasado: “Me he enterado por lo publicado en la prensa durante este año 2015, por ejemplo el negocio que lideró Mauricio Valero con Saydex o la decisión de adquirir los predios en la comuna de Machalí”.

Sin embargo, su afirmación contrasta con lo que señaló ante el mismo fiscal en su primera declaración del 13 de abril: “Respecto de la adquisición de los predios de Machalí me enteré en 2013”. Lo que se condice, además, con su asistencia a la reunión, junto con su señora, Natalia Compagnon, con Andrónico Luksic y ejecutivos del Banco de Chile para solicitarles un crédito de $6.500 millones que les permitiera comprar las 44 hectáreas de Machalí. Sobre ese encuentro relató que se hizo porque “estaba estancado el proceso del préstamo del crédito”.

Incluso, en dicha declaración de abril el hijo de la Presidenta agregó que supo del remate de esos predios por su señora: “recuerdo que Natalia me habló de una especie de remate de un banco de unos terrenos en Machalí, luego de eso le preguntaba cómo avanzaba el negocio y ella me decía que bien, que había interesados”.

Pero esta contradicción sobre su conocimiento del negocio de Machalí es apenas una de las cinco que existen entre sus dos declaraciones ante la Fiscalía e, incluso, en algunos casos se contradice dentro de la misma declaración.

Las diferentes versiones sobre el crédito, las asesorías y cargo

Sobre la reventa que hizo Caval del predio de Machalí al empresario Hugo Silva en $9.500 millones,  Dávalos dijo en abril que supo del negocio antes de firmar y que esa venta era necesaria para pagar el crédito adeudado al Banco de Chile. Sin embargo, cuatro meses después dijo ignorar “todo cuanto involucra ese negocio”.

La tercera contradicción dice relación con la solicitud del crédito. En la primera declaración el ex director socio cultural de la Presidencia afirmó que “me  preocupaba que se pagara el crédito por las consecuencias que podría tener en nuestra casa habitación ante la falta de pago. Sabía que el crédito debían pagarlo en un año”.

Su preocupación se basaba en que su casa familiar de La Reina había sido puesta en garantía en caso de que no se cancelara la deuda de $6.500 con el Banco de Chile.

Pero, una vez más, Dávalos volvió a ignorar todo lo relacionado con esa operación financiera al afirmar que ignoraba “la forma de financiamiento concreto ni la problemática generada en esa negociación”.

La cuarta contradicción del hijo de la Mandataria es sobre las asesorías que realizó para la empresa Caval, mientras era funcionario de la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Cuando en abril el fiscal le mostró los correos que acreditaban haber recibido $3 millones  por asesorías al empresario Gonzalo Vial Concha, Dávalos Bachelet dijo “no recuerdo ninguna información de los mail de fecha 11 de marzo de 2012 por el monto de $3 millones  brutos. Reafirmo que no sé nada al respecto”.

Cuatro meses después recuperó la memoria y replicó: “Quiero precisar esos dichos señalando que si bien colaboré en esos proyectos ambos fueron desechados por el cliente, no se verificaron y por cada uno de ellos emití la respectiva boleta de honorarios a la empresa Caval”.

Por último, Dávalos pasó de ser “gerente de proyectos”, donde veía asuntos de tecnología y minería, en su primera declaración, a ser “consultor sin que mantuviera personal a mi cargo o ejerciera labores de dirección”.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: