Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 08 de septiembre, 2015

Las advertencias de figuras de la NM sobre la reforma educacional que el ministro Eyzaguirre ignoró

Autor:

Uziel Gomez

El ministro de la Segpres cuestiona ahora la "vorágine de reformas" del Gobierno, pero ex ministros de Educación y líderes de la Nueva Mayoría le advirtieron durante más de un año los problemas que generarían la profundidad y celeridad de los cambios.
Autor:

Uziel Gomez

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Este domingo el ministro secretario general de la Presidencia (Segpres), Nicolás Eyzaguirre, rompió su silencio de más de dos meses desde que dejó la cartera de Educación, y en una polémica entrevista a El Mercurio admitió que “estábamos en una vorágine de reformas que no íbamos a ser capaces ni de diseñar ni de tramitar sin excesivos conflictos».

Entre otras afirmaciones que han generado amplio debate en el Gobierno y la Nueva Mayoría, aseguró que “ni Superman puede diseñar técnica y políticamente bien una cantidad de reformas que son complejas y, al mismo tiempo, gestionar bien».

Sobre la reforma educacional que él impulsó durante más de un año, y que generó muchos cuestionamientos, señaló que «el programa educacional padeció de exceso de ambición (…) “Desde el año pasado, comenzamos con la Presidenta a hablar de las reformas. Había síntomas de que las cosas no estaban bien. Yo tenía una visión crítica, no respecto de los contenidos, sino del ritmo”.

Eyzaguirre dijo que la vorágine la sintió en su gestión en el Mineduc donde en “un año dos meses, yo tenía que hacer una nueva carrera docente, reorganizar la educación particular subvencionada, reestructurar la educación pública, y hacer el cambio del financiamiento de la educación superior. Era imposible hacer las cosas bien a ese ritmo».

Escalona: «Si hubo un actor que fue protagonista de la vorágine fue el propio Eyzaguirre, desatendiendo opiniones que muchas personas advirtieron»

Sin embargo, sus afirmaciones han sido cuestionadas, como el ex presidente del PS, Camilo Escalona, quien señaló ayer en radio Infinita que varias veces le manifestó el negativo impacto que tendría la reforma educacional, pero que simplemente no fue escuchado por el entonces ministro de Educación.

No se trata solo de constatar que había una vorágine que nos hizo mal, él tiene que asumir una responsabilidad política para que su razonamiento sea completo.    El no actuó con la energía necesaria cuando se estaban produciendo estos hechos para influir, de manera que la vorágine no lo atrapara y se pudiese enfrentar con prioridad jerarquizadamente los desafíos de la reforma educacional. Es un razonamiento que tiende a eludir la propia responsabilidad que el propio ministro Eyzaguirre tiene. Si hubo un acto que fue protagonista de la vorágine fue el propio Eyzaguirre, desatendiendo opiniones que muchas personas advirtieron”, concluyó el ex senador.

En esa línea, en noviembre de 2014 Escalona había señalado que “las reformas  no se pueden hacer todas al mismo tiempo. Ni se hacen en un solo acto, no son simultáneas. Cada reforma demora mucho en implementarse”.

Las advertencias transversales de la NM

Pero Escalona es apenas una de las tantas figuras de la Nueva Mayoría que le advirtieron a Eyzaguirre  los problemas técnicos y políticos de la reforma educacional, incluidos varios ex  ministros de Educación de la Concertación que vivieron experiencias similares de importantes cambios institucionales.

Así lo señalaron al comparecer en noviembre del año pasado a la comisión de Educación del Senado a exponer en medio del debate por la reforma educación que eliminó el lucro, la selección y el copago en los colegios subvencionados.

La ex ministra Mariana Aylwin (DC) criticó la “tensión y  paralización del sector privado y estatal. Hay riesgo de polarización, incertidumbre de los docentes y caricaturización del sector privado y de los padres. Mi pregunta final es si vale la pena tensionar así al sistema educativo por una reforma que ha sido improvisada, que no ha previsto sus efectos y que prescinde de la realidad”.

En la misma línea, el también ex ministro José Pablo Arellano cuestionó los “temores, incertidumbre y complicaciones” de la reforma, y que la exigencia de propiedad para las escuelas “nunca ha sido una preocupación de las políticas educacionales”.

Sergio Bitar (PPD) pidió ante el Senado que los cambios se hicieran de “manera persuasiva y gradual para que su implementación no se trabe con desconfianzas”. En una entrevista posterior en La Tercera, en enero de este año, reiteró que una de las fallas de la reforma educacional fue que se “apuraron mucho los plazos y eso hacía muy difícil cohesionar y tener un planteamiento”.

El ex ministro Ernesto Schiefelbein (DC) señaló en junio de 2014 que “una reforma en educación sin suficiente consenso tendrá problemas para ser implementada, especialmente si hubiera un próximo gobierno con una visión diferente. Cuando los procesos de reforma son complicados, el ideal es ir logrando pequeños consensos, hacer experiencias parciales y ver el impacto, para seguir avanzando más. No se puede hacer todo al mismo tiempo».

Las críticas también vinieron de los parlamentarios de la Nueva Mayoría, como el senador DC Ignacio Walker, quien afirmó que “nunca me imaginé, nunca pensé, que íbamos a transformar el Ministerio de Educación en un gestor inmobiliario. Eso es una novedad, no está en el programa de gobierno, no ha sido objeto de ninguna discusión entre nosotros. Es un tema que hay que aclarar y corregir”.

El entonces presidente de la DC agregó, en una entrevista de junio de 2014, que “en democracia se pueden cambiar las reglas. El desafío es dotarlas de legitimidad, apuntando a la gobernabilidad y la estabilidad. Esto no es «un, dos, tres momia es»; no se puede congelar la realidad.

Su colega del PS, Carlos Montes, dijo que a la reforma de educación, que lideró Eyzaguirre le faltó más debate político sobre las transformaciones estructurales; mientras Gutenberg Martínez planteó  en diciembre de 2014 que el tema de fondo es cuál es el diagnóstico, la radicalidad y capacidad de efectuar la reforma.

“Hay que hacer en este momento es hacer un alto, evaluar, estudiar bien lo que está pasando y ver si es posible que construyamos comunitariamente un diagnóstico en que estemos de acuerdo”, dijo el ex presidente de la DC.

El ex ministro y especialista en educación, José Joaquín Brunner, escribió varias columnas en las que advirtió los graves problemas que generaría la reforma educacional. “La reforma educativa del Gobierno, por bien intencionada que pudiera ser, no conduce a ninguno de sus objetivos declarados. Estamos ante una propuesta equivocada con impactos negativos previsibles. El diseño escogido debió ser otro”.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: