«Nos trasladamos en el bus sin distinciones de sensibilidades políticas, la única distancia es que es uno por fila de asiento por distanciamiento social», relata la convencional Ruth Hurtado, de Distrito 22, de La Araucanía. Así cuenta cómo, en su caso, la buena relación que se ha dado con otros constituyentes de regiones con los que ha convivido en el hotel Novotel ubicado en Providencia. Mientras que en este recinto se alojan 25 constituyentes, otros 39 lo hacen en el Four Points ubicado en la misma comuna.

Para el funcionamiento de la Convención Constitucional, la secretaría técnica del Ministerio Secretaría General de la Presidencia, dispuso de los recursos necesarios -y la logística- para que los convencionales de regiones pudieran llegar a Santiago y quedarse en la capital durante toda esta semana. Con la Convención ya instalada, será resorte de la mesa que dirige Elisa Loncón y Jaime Bassa, decidir cómo seguir en esta materia.

Debido a las medidas de distanciamiento social por el Covid-19, no han podido generarse grandes encuentros de camaradería en estos lugares, pero de todas maneras -relatan- se ha dado un buen ambiente.

“En temas comidas o desayunos es optativo si uno quiere comer en la terraza o en su dormitorio» relata Hurtado. Cuando el clima lo permite algunos se juntan al aire libre. «Se ha dado muy buen ambiente, en general, uno se junta más con los de su zona, con las que tienen más intereses comunes o se conocen”.

Los traslados son con buses o vanes que los llevan hasta el Congreso o Palacio Pereira. También está la opción que a la hora de almuerzo puedan volver a sus hoteles, pero la mayoría opta por quedarse en el centro con  el resto de los constituyentes, pues es la ocasión para conversar, llegar a acuerdos… o compartir.

Para la convencional Tiare Aguilera (escaño reservado rapanui), la experiencia ha sido un poco más «solitaria». Alojada en el Four Points relata que «por temas de Covid estamos bastante restringidos, no podemos aglomerarnos en la entrada, los salones son pequeños para reunirnos por el aforo, hasta el ascensor tiene una forma especial para usarse» y sostiene que deben cumplir con las medidas sanitarias. «No tenemos la posibilidad de desayunar, almorzar o cenar en el comedor, solamente llegan a las habitaciones», apunta.

En Novotel se encuentra Trinidad Castillo (independiente por la Región de Coquimbo). Cuenta que de a poco se fueron acomodando. «Al principio retirábamos nuestra alimentación, sea desayuno o cena y la servíamos en nuestros dormitorios, pero ya al segundo día nos permitieron cenar en la terraza, en un ambiente abierto, pero resguardando normas protocolares sanitarias». La posibilidad de conversar solo se daba mientras cenaban, pero con muchas restricciones.

Mañana viernes muchos de los convencionales partirán a sus regiones y deberá ser la mesa directiva quien les informe cómo se procederá desde la próxima semana.

 

 

 

Deja un comentario

Cancelar la respuesta