Publicado el 15 de enero, 2017

La trágica historia humana tras la multimillonaria demanda contra el Fisco y Enel por impedir el desarrollo de una mina en Taltal

Autor:

Renato Gaggero

El empresario Sergio Weinstein, dueño de Compañía Minera Arbiodo Limitada, pide una indemnización de más de US$2.060 millones por la inversión que realizó en los terrenos donde hoy se ubica el Parque Eólico Taltal. Pero el tema no solo tiene que ver con dinero, sino con la tragedia que golpeó a su familia.
Autor:

Renato Gaggero

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Una extensa demanda de nulidad e indemnización en contra del Fisco, el Sernageomin, el Parque Eólico Taltal S.A. y Enel es la que interpuso el pasado 26 de diciembre el empresario Sergio Weinstein, como representante de la Compañía Minera Arbiodo Limitada y de la sociedad Ingenieros Asesores Limitada.

En el escrito de 128 páginas ingresado en el 12º Juzgado Civil de Santiago, el ingeniero sostiene que sobre los terrenos en los que se ubican las concesiones mineras de Arbiodo, en la Región de Antofagasta, un decreto del Ministerio de Bienes Nacionales permitió que se instalara el Parque Eólico Taltal, perteneciente a Enel (similar al de la foto), imposibilitando la explotación minera de yodo y nitrato que por varios años su empresa estuvo estudiando.

“El Fisco de Chile a través de los Ministerios de Bienes Nacionales, Energía y Minería, junto con el Sernageomin, han actuado e incurrido en omisiones ilegales al incumplir normas de rango legal, dictando en consecuencia actos también ilegales, que configuran un supuesto anulatorio” señala el texto.

En ese sentido, agrega que “con la construcción y operación del parque eólico, la actividad minera de Arbiodo resulta inviable, lo que implica no sólo perder el yacimiento y su consecuente explotación, sino que, además, hundir inversiones realizadas por la sociedad Ingenieros Asesores Limitada y que conducían a la explotación de tales yacimientos, sin ninguna posibilidad de recuperarlas”.

En la demanda, Weinstein pide como indemnización UF 1.012.903 (US$40 millones) por las inversiones que realizaron y UF 50.789.514 (US$2.026 millones) “a título de lucro cesante, que representa el valor de la explotación y venta de las reservas de minerales que Arbiodo se encuentra en la imposibilidad explotar”. Según estudios realizados por la empresa, se llegó a la conclusión que en los terrenos existían 258 millones de toneladas de mineral con valor económico.

En el texto, Weinstein también relata la trágica historia familiar por la que decidió invertir en la minera: “Está constituida por mí y mis tres hijas que, hasta antes de la ocurrencia de los hechos que dan origen a esta demanda, buscaba rescatar el legado de mi antiguo suegro, don Patricio Perelman y de su socio, don Rafael Cañas, quiénes comenzaron con el proyecto de explotación minera. En febrero de 2008 se produce un accidente aéreo en el que mueren Alejandra Perelman, mi ex cónyuge y madre de mis tres hijas; el Sr. Rafael Cañas, y otros dos menores. En tal accidente sólo sobreviven mis dos hijas mellizas. En ese contexto, mi hija mayor me pide que ayude a su abuelo materno -quién había perdido a su hija y a su socio en el accidente- evaluando la posibilidad de invertir en el negocio que seguía llevando adelante mi antiguo suegro. Es así como luego de evaluar la inversión, en septiembre de 2008 adquiero la mitad de los derechos de Arbiodo. Pensando, además, que involucrándome en un negocio con mi antiguo suegro, permitiría reconstituir en parte, las relaciones personales con lo que quedaba de la familia materna de mis hijas. En junio de 2011, don Patricio Perelman fallece, quedándome yo solo a cargo de seguir desarrollando Arbiodo”.

Pueden ver la demanda completa pinchando aquí.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: