“Para mañana puede ser: Pimentón relleno con verduras y queso azul. Carne al jugo con arroz. Pollo al horno con arroz. Miércoles puede ser: arroz saltado con Pollo y salsa huancaina. Carne al jugo con puré. Pulpa de cerdo al horno con acompañamiento. Pollo al horno con acompañamiento. Jueves puede ser: Papas rellenas con espinaca. Costillar al horno con acompañamiento. Esto a través del primer proveedor. Y del proveedor de hoy (que pide disculpas por los envases pero que mañana puede tener envases más grandes están estas opciones: Risotto champiñón o Pollo con Pimentón asado. Pastas del día con pomodoro o pesto. Pollo a la plancha con verduras salteadas o mix de ensaladas”.

Este es, textual, uno de los mensajes vía WhatsApp que una funcionaria de la Secretaría Administrativa de la Convención Constitucional, del Ministerio Secretaría General de la Presidencia (Segpres) le responde a una asesora de la presidenta de la Convención Constitucional, Elisa Loncón. La petición era de 6 servicios de almuerzo para la presidencia, y esa fue la respuesta desde la Secretaría.

«Sólo la Lamngen Presidenta, desea Pimentón con relleno de verduras y queso azul. Los otros 5 almuerzos, libre elección según menú ofrecido en el día de hoy», responde la asesora.

Como este hay muchos ejemplos de los beneficios a los que tenían acceso la mesa y los convencionales que les eran entregados por la Segpres. Consultados diversos convencionales, lo que cuestionan no es el servicio al que accedía Loncón o el vicepresidente Jaime Bassa, sino el discurso que durante este mes ambos entregaron. En particular, sobre que no existían las mínimas condiciones para trabajar.

Hace unos días, en tono de reclamo, la líder de la testera decía frente a la prensa: “Aquí no hay espacio para almorzar. Los convencionales han tenido que almorzar en las escaleras. Yo estoy trayendo mi comida de mi casa, en un espacio en mi oficina puedo comer, pero esas son condiciones mínimas”. Y añadió: “Aquí la gente ha bajado de peso, es verdad, y ustedes también lo saben, entonces esa es la realidad con la cual ha empezado a trabajar la Convención Constitucional”.

Se lee en el informe de la Segpres (con sus respaldos): «La Mesa de la Convención Constitucional solicitó, a través de sus asesores, un servicio de alimentación adicional durante la segunda y tercera semana de la Convención, mediante la entrega de un promedio de once almuerzos diarios, 6 para la Presidenta y 5 para la Vicepresidencia, que consideraba un sistema de menú de almuerzo calientes a la carta,, entregado en las oficinas del Congreso Nacional Sede Santiago».  Esto se traduce en unos 940 mil pesos en dos semanas si se suma a lo gastado en la primera semana en este ítem: se llega al millón 300 mil pesos, aproximados.

A esto se agrega el servicio que los convencionales de regiones reciben en los hoteles donde se quedan, dispuestos también por el gobierno.

El servicio de alimentación también corría para la totalidad de los convencionales, pero en formato sandwich. Se lee en el reporte: «Entre el martes 13 y el jueves 15 de julio, además del martes 20 al jueves 22 de julio, se entregó en el edificio del Congreso Nacional sede Santiago, un sistema de cafetería de 160 Servicios de: Café de grano, selección de té, aguas minerales con y sin gas, 2 garzones y mantención de servicio por 6 horas. Sistema de almuerzo que entregaba 160 sandwich de pan ciabatta en variedades de pollo al pesto con tomates confitados y lechuga, Roast Beef de filete con tomate y rúcula, plateada deshilachada, vegetariano y bebida”.

Todo lo anterior, es uno de los ítems en que se ha gastado el presupuesto que es de un total de $8.820.282.000. Esto incluye todos los aspectos de instalación y funcionamiento de la Convención. De estos, según informa la Segpres ya se han ejecutado -o comprometidos- más de 3 mil millones, por lo que quedan disponibles $5.466 millones.

El punto es que los mentados almuerzos y el uso de vehículos fueron, en un comienzo, negados o relativizados por parte de la mesa. Por ejemplo, cuando hace unos días se comenzaron a conocer algunos de estos datos, dijo Bassa: «No es verdad que yo haya solicitado una van privada. Eso no es verdad. No es verdad que hayamos gastado $1.600.000 en almuerzos. Porque casi no almorzamos y con suerte llega una ensalada».

Pero el vicepresidente sí hizo uso de esos beneficios y sí solicitó, o sus asesores, algunos de estos servicios. Al menos 15 traslados en una van Hyundai, modelo H1, se registran en las primeras semanas de funcionamiento de la Convención. No solo hotel-Congreso sino también traslados Valparaíso-Santiago, pues Bassa es de la V Región.

Bajo el ítem «Transporte personal Vicepresidente», en el informe se pueden leer solicitudes de una asesora de Bassa escritos a una funcionaria de la Secretaría Administrativa de la Convención. «Traslado a la Quinta Región», se pide un día. En otra ocasión: «Puedo pedirte auto para hoy. A las 6, por fa. Solo Jaime. El resto de los convencionales no lo sé», se lee en un mensaje de WhatsApp. En otra comunicación la asesora de Bassa escribe: «Hoy el auto a Valparaíso. Se van junto con Christian Viera», constitucionalista que también reside en la V Región.

Ayer, Loncón y Bassa reaccionaron al material dado a conocer. «Todos los temas de ejecución presupuestaria que está vigente sigue respondiendo a las licitaciones contratadas antes del 4 de julio. Y esta mesa que se instaló a partir del 5, a medida que fue tomando conocimiento de las condiciones de esas licitaciones y en especial de los costos de los servicios adicionales que esas licitaciones contemplaban, los fuimos cortando y los fuimos suspendiendo uno a uno”, explicó Bassa. Mientras que Loncón agregó: «Lamentablemente Segpres no puso criterio de austeridad y los montos se inflaron sustantivamente y eso no es responsabilidad de esta mesa».

Beneficios para convencional Francisca Linconao: apart hotel y carpa de descanso

En el informe de los gastos de la Segpres, se detallan también los asociados a la convencional Francisca Linconao. Se lee: «La convencional Linconao solicitó el 14 de julio a las 17:40 horas vía correo electrónico a la Secretaría Administrativa, lo siguiente: (i) alojamiento en apart hotel (ii) Espacio independiente al interior del departamento para cocina y a lo menos dos dormitorios. Dicha solicitud, fue derivada a la Presidenta de la Convención, quien autorizó atender dicho requerimiento».  En un mail, Elisa Loncón escribió: «Autorizo requerimiento de nuestra Autoridad, la lamngen Machi».

También se especifica que se le entregó a Linconao, los primeros días, una «carpa de descanso». Se describe: «Espacio pensado originalmente para prensa para el día siguiente a la instalación de la Convención Constitucional. Sin embargo, funcionó como espacio de descanso de la Convencional Francisca Linconao y sus colaboradores, la cual también fue utilizada por otros miembros del pueblo mapuche elegidos Convencionales Constituyentes. La carpa estuvo a disposición y se equipó con calefacción, muebles, televisor y hervidor de agua, entre otras necesidades planteadas a las autoridades en reuniones de coordinación previas».

Tras conocerse esta información, Loncón defendió a Linconao y acusó «racismo y clasismo». Dijo la presidenta de la Convención: «En el caso particular de la machi Francisca, ella es una autoridad, ella llega como machi acá, y ella también tiene su ruta, su forma de trabajar como autoridad, como las tienen todas las de este país. Encuentro que no puede pasar por ese cedazo por lo que se hace, porque ustedes tampoco lo hacen con otras autoridades, con esto quiero decir que hay que bajar ese sesgo racista y clasista con el que se está juzgando a una autoridad mapuche”.

Revisa acá el informe completo elaborado por la Segpres  

Informe Convención Constitu… by El Libero

 

Revisa acá el detalle de los mensajes con los requerimientos de la mesa

Anexo_Respaldo Requerimento… by El Libero

Deja un comentario

Cancelar la respuesta