Publicado el 17 octubre, 2020

Juan Sutil: “Hay una inacción del Estado respecto de La Araucanía y se lo hemos hecho ver a la autoridad”

Autor:

Pilar Molina

El presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio relata que se ha reunido con todos los poderes del Estado para abordar la crisis que se vive en el sur. “Hay control territorial, hay narcotráfico, hay enfrentamientos”. Agrega que como empresarios “estamos poniendo esto arriba de la mesa, estamos develando la realidad con las autoridades y con la opinión pública”.

Autor:

Pilar Molina

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

En conversación con la periodista Pilar Molina, en el programa Mirada Líbero en Agricultura, el  presidente de la CPC Juan Sutil se refiere a la situación económica del país, a un año del estallido del 18-O y en medio de la pandemia del coronavirus, y habla también sobre los hechos de violencia que se han producido en el sur del país y específicamente en la región de La Araucanía y en Arauco.

-Fitch rebajó la clasificación de riesgo de Chile producto de las protestas del 18 de octubre y por la pandemia, y considera que se ve complicado volver a tener cuentas fiscales ordenadas en medio de un calendario de elecciones. ¿Cómo ve usted este proceso? ¿Coincide con este diagnóstico? ¿Se dificultará la creación de los dos millones de empleos que se han perdido?

-Creo que la situación de la clasificación de riesgo es evidente. No es una clasificación inmediata en términos de que sea una sorpresa, sino que esto es un continuo, donde ya venimos desde el 2017, en que hemos bajado dos peldaños de nuestra clasificación, y eso significa que hoy quedamos con A-, teníamos A, y antes teníamos A+. En la práctica, eso significa menos capacidad de endeudamiento, significa mayor costo del dinero, no solo para el Estado, sino que también para los privados, porque nos desenvolvemos en un país que va cambiando sus condiciones y sus riesgos, y esto sin duda es una mala noticia. Parte de los ingresos fiscales que ya son mermados por la pandemia van a ser mermados ahora por el mayor costo de los intereses futuros que tenemos que pagar. En lo inmediato no, porque tenemos nuestras tasas de interés pactadas, pero en los nuevos endeudamiento o negociaciones Chile va a tener que enfrentar costos muchísimos más altos, y esa es una muy mala noticia. Y lo otro, también evidente, es la incertidumbre que se provoca por el proceso constitucional, y eso obviamente agravado por la situación de violencia, crispación del diálogo social, la forma en la que está actuando especialmente la Cámara de Diputados, que de alguna manera, para un organismo como Fitch o cualquier otro organismo internacional, se ve como una situación bien curiosa en un país en que nos hemos destacado por hacer las cosas bien.

-¿Está pensando en el segundo retiro que pretenden hacer de las AFP?

-O cualquiera de las acciones que están tomando en materia legislativa, en la forma en la cual están llevando de facto acusaciones constitucionales, están entrando en el ámbito que le corresponde a la institucionalidad y al Ejecutivo, y finalmente no hay una actitud constructiva de cómo mirar la construcción de la legislatura que el país necesita para el futuro… Al final esta polarización o este tema de crispación, fruto de la situación que estamos viviendo políticamente hoy día, que además viene con un estallido social en Chile, acompañado de una violencia absolutamente extrema que no se condice con las demandas sociales, sino que se condice con narcotráfico, con anarquía, con extrema izquierda, con una parte de la sociedad que no condena la violencia… y al final todos esos elementos van permitiendo que las clasificadoras tomen un juicio de cuál es la situación del país, la inestabilidad que va a tener, y por lo tanto le bajan su calificación, así de simple.

Para evitar esos riesgos la política tiene que actuar a la altura de los acontecimientos, buscando los acuerdos que eso significa, tratar de encontrar cómo reforzar la democracia y las instituciones del país”.

-¿Y qué pondera usted que es lo más importante para la recuperación económica y de los empleos? ¿Son los planes de reactivación del gobierno, que se instaure un clima de violencia permanente, o la incertidumbre que crea el proceso constituyente ¿Cómo ordena esos ingredientes como receta para salir de la actual situación económica?

-La inversión de los países la hacen los inversionistas, que muchas veces son empresas estatales. Hay empresas noruegas que son estatales y que tiene inversiones en obras de infraestructura eléctrica en Chile, hay empresas como Suez, que el 36% de esa compañía es del gobierno Francés, y por mucha fraternidad, democracia, y todas las cosas que tiene la Constitución francesa, tampoco les gusta que haya inestabilidad en aquellos países donde invierten los recursos de sus ciudadanos. Al final las empresas requieren de estabilidad, de un terreno fértil. El inversionista que está dispuesto a correr los riesgos para generar una riqueza de valor sustentable que le permita al país avanzar y generar empleos, si no tiene un clima y no tiene una condición de estabilidad, por supuesto que desaparece. Y eso se ve en países no tan extremos, vamos a Argentina, que a mi juicio es un país fallido, que tiene más del 50% según las cifras de la UNICEF en pobreza, según las cifras oficiales argentinas, que muchas veces tampoco se les puede creer mucho, hablan de sobre el 40%; donde hoy no hay inversión, no hay capacidad de ir al mercado internacional a conseguir recursos. Finalmente se ajustan a través de la inflación y eso lo paga la gente más modesta y vulnerable del país, y genera un círculo vicioso negativo de pobreza y no crecimiento…

Para evitar esos riesgos la política tiene que actuar a la altura de los acontecimientos, buscando los acuerdos que eso significa, tratar de encontrar cómo reforzar la democracia y las instituciones del país, reafirmar los valores que significa la Declaración Universal de Derechos Humanos, reforzar la propiedad privada, no solamente anunciarla, porque tú la puedes debilitar como ocurrió con la reforma agraria cuando te entregaron un bono, y finalmente tuviste que empapelar las paredes o usarlo casi de papel higiénico, porque no tenía ningún valor.

-¿Pero cómo se explica usted que toda esta incertidumbre política se esté dando justamente bajo un gobierno de derecha?

-Es bien compleja la situación. Para ser bien justos en el análisis, y precisos, la derecha, en la última elección parlamentaria sacó algo cercano al 38% de los votos. Sin embargo, fue unida y logró estratégicamente sacar aproximadamente un 44% de la Cámara. Eso significa que ya eres minoría, y segundo, significa también que parte de esa minoría ha actuado de alguna forma, que no se condice con los valores y principios, o aquellas cosas que este sector político representa. Esto ha ocurrido con algunas leyes, y especialmente con el retiro de los fondos de las AFP, que me parece que es malo e incorrecto porque atenta contra las futuras pensiones de todos los ciudadanos. Y le lleva un costo adicional al Estado por las personas que han retirado sus fondos y los que son más vulnerables que en algunos casos han retirado todos sus fondos, por tanto, esas personas son parte de un problema que el Estado de Chile, que somos todos los chilenos, nos vamos a tener que hacer cargo a futuro. 

-¿Por qué sucede esto en un gobierno de derecha?

-Tú puedes tener todas las mejores intenciones, y en esto yo no quiero defender al gobierno, pero puedes tener las mejores intenciones de hacer las cosas, pero no tienes la mayoría. Entonces al final tienes un gobierno de administración, no de ejecución. Y esa es una realidad, y hay que reconocerla.

Al final, siendo bien realista, un gobierno, sea el que sea, que tiene minoría, le es muy difícil hacer gobierno”.

-¿En eso se convirtió el gobierno de Sebastián Piñera, en un gobierno de administración?

-Quiero ser realista. Para un gobierno que tiene el 43% del Congreso, donde no siempre sus diputados mantienen lealtad con el gobierno, le es muy difícil hacer acciones políticas que le permitan avanzar. Y por otro lado, hay un sector de la Cámara de Diputados que no quiere ningún entendimiento de ninguna naturaleza incluso con sus sector, imagínate con el gobierno… que es parte del FA y del PC. Al final, siendo bien realista, un gobierno, sea el que sea, que tiene minoría, le es muy difícil hacer gobierno, en el término de poder avanzar con políticas públicas que consagren sus idearios o pensamientos. Y eso hoy se ha transformado en un gobierno de negociación o de transacción, o donde se intenta evitar lo más malo para tratar de buscar el bien común. Hay una falta de palanca política en términos del entendimiento, y esto no solo del gobierno, también del Parlamento, de la oposición, yo creo que hay poca negociación política, poco acuerdo político, o poca conversación política.

-La violencia en La Araucanía lo llevó a viajar en septiembre junto a la SNA y la CChC. Usted tiene emprendimientos con comunidades mapuches de berries y ha hecho propuesta concretas, como por ejemplo darles más autonomía. ¿Ve que la violencia se esté mezclando hoy con el narcotráfico en el conflicto mapuche?

-Visitamos con el presidente de la SNA y el la CChC la región, visitamos prácticamente toda las organizaciones de la sociedad civil, mapuches, no mapuches, eclesiásticas, evangélicas, políticas, incluso tuvimos reunión con los cinco senadores de la región, con los diputados de oposición y con los de gobierno, con las organizaciones de víctimas, tanto víctimas mapuches como no mapuches… con todas las organizaciones, incluyendo el Malleco, yo estuve la semana completa. ¿En qué se traduce eso? En que hoy día pudimos profundizar nuestro diagnóstico, que era nuestra gran preocupación. Lo que está ocurriendo en Arauco incluso es más complejo que en La Araucanía y no se menciona tanto. Hoy día hay control territorial, hay narcotráfico, hay enfrentamientos, y ha habido enfrentamientos civiles públicos, como lo que ocurrió en Curacautín, y ha habido otros, y algunos que muchas veces no se saben. Hoy tenemos un 99% de los casos de violencia que han llegado a los tribunales y que no han sido juzgados, tenemos una situación de incumplimiento de la agenda indígena o de pueblos originarios de los últimos 30 años desde que llegó el candidato Patricio Aylwin con el acuerdo Nueva Imperial hasta la fecha, donde todas las propuestas han sido de alguna forma incumplidas. Tenemos una ley indígena propuesta en el 93 por Patricio Aylwin, que es una buena ley en algunas cosas y una muy mala ley en otras, y creo que estamos en un cuadro de absoluto riesgo.

-¿Es comparable con lo que fueron las FARC?

-Puede ser… También ha pasado que han caído presos con 870 kilos de cocaína, ¿sabes lo que significa eso? También hay producción de droga en la región. Al final tienes un control territorial o un semi control territorial desde la costa hasta la frontera con Argentina y es de mucha gravedad esta situación.

Hay una inacción de la sociedad en su conjunto, en este caso del Estado, los poderes legislativo, judicial y ejecutivo, y se los hemos hecho ver”.

-¿Por qué bajo un gobierno de derecha esta organización se ha ido haciendo más violenta?

-Lo que nosotros vemos ahí es que hay una situación de extrema gravedad, que el diagnóstico es relativamente común, tanto de un sector político como de otro. Para mí hay una inacción de la sociedad en su conjunto, en este caso del Estado, los poderes legislativo, judicial y ejecutivo, y se lo hemos hecho ver. Nos reunimos con el Presidente y sus ministros, nos reunimos también con la presidenta del Senado y la mesa, y con el señor presidente de la Cámara de Diputados y la mesa, y le hicimos ver nuestra preocupación con hechos, testimonios y realidades de lo que está aconteciendo en la región.

-¿Se reunió con todos los poderes del Estado juntos, o se reunió con el Presidente por separado?

-Por separado.

-¿Y qué le respondió el Presidente cuando le dijo que hay control territorial y que no hay estado de derecho en la zona?

-No te voy a contestar lo que me dijo el Presidente, pero lo que sí te puedo decir es que en algunos casos hay diagnósticos que son compartidos, me refiero a los diferentes poderes con los que nos hemos juntado, o representantes de los diferentes poderes del Estado, y en algunos otros casos ha sido realmente una sorpresa, porque de alguna forma lo que ocurre en La Araucanía o en Arauco, muchas veces la política en Santiago, ya sea el Legislativo o el Ejecutivo, no tienen un conocimiento cabal de eso. Tanto es así que durante muchos gobiernos desde el retorno a la democracia, han fracasado en la implementación de las políticas. Hoy esto se ha ido radicalizando, agudizando, y se ha transformado en guerrillas. Y eso es una realidad, porque la gente anda vestida uniformada, son las personas que han asesinado a un colaborador o trabajador de una operación agrícola, como ocurrió con Marcelo, o han herido a una niñita, como ocurrió en una cabina de un camión, o han atacado a sus propios hermanos mapuches que no comparten sus opiniones.

-¿Y qué pueden hacer los empresarios en esta materia si el tema le quedó grande al gobierno que es el llamado a cautelar el orden público?

-Creo que los empresarios que a mí me toca representar estamos poniendo esto arriba de la mesa, estamos develando la realidad con las autoridades y con la opinión pública. Vamos a trabajar en un comité de acción que permita poner esto como objetivo como una política pública del país, porque nosotros somos permanente, tú eres una persona permanente, yo soy una empresa o un empresario permanente, un ciudadano permanente, los gobiernos son transitorios, y acá no hay una política de Estado que permita avanzar en los temas de seguridad, que son fundamentales, porque de otra manera es imposible atacar y hacerse cargo de un problema tan grave como lo que está ocurriendo en la región con respecto a la guerrilla, porque hoy es una guerrilla o un terrorismo. Hoy hay usurpación, hay extorsión, hay actos violentos contra las personas. Yo estuve con empresarios mapuches que han sido atentados por ellos mismos, muchos de ellos están siendo utilizados por esta mal llamada causa, que está siendo utilizada por otras fuerzas que no tienen nada que ver con las reivindicaciones que tiene ese sector o ese pueblo.

Y es lo mismo que pasa con las demandas sociales, que no tiene nada que ver lo que ocurre en la Plaza Baquedano y la violencia diaria que hay ahí respecto a las demandas sociales que la sociedad está exigiendo, y cambios que están pidiendo para mejor salud, educación, pensiones. Al final no nos podemos confundir de cuáles son los grandes problemas, y nosotros como empresarios o empresas lo que vamos a hacer es trabajar incansablemente para colaborar con las personas de la región, con nuestros talentos, capacidades y recursos para que ellos puedan lograr un entendimiento, y que la sociedad en su conjunto pueda permitirles salir de este problema, incluyendo la derrota de la violencia, el narcotráfico y el terrorismo. 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete