Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 09 de abril, 2019

Juan Pablo Letelier, el «patrón» de la VI Región

Autor:

Javiera Barrueto

El senador socialista ha representado la zona en el Congreso durante 30 años: en 1989 fue electo por primera vez diputado y en 2005 dio el salto al Senado. En este período se ha posicionado como líder con un amplia red de contactos e influencia en la zona. Hoy está cuestionado por presuntas gestiones para defender a tres jueces de la Corte de Apelaciones de Rancagua, investigados por tráfico de influencias. No es primera vez que a Letelier se le relaciona con este tipo de polémicas. El caso Coimas, Caval y ser el principal defensor de Carlos Cardoen, son parte de su historial.

 

Autor:

Javiera Barrueto

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Hace menos de un mes el nombre de Juan Pablo Letelier se vinculó a los ministros -hoy suspendidos- de la Corte de Apelaciones de Rancagua: Emilio Elgueta, Marcelo Vásquez y Marcelo Albornoz, investigados por tráfico de influencias y pagos indebidos, según constató Ciper el 26 de marzo.

El senador, que representa a la zona en el Congreso desde el año 90, sostuvo una audiencia con el Fiscal Nacional, Jorge Abbott, en noviembre del año pasado. Allí le manifestó su preocupación «por la situación que afecta a la Región de O’Higgins, por las públicas diferencias que han mantenido algunos ministros de la Ilustrísima Corte de Apelaciones de Rancagua con el Fiscal Regional de la misma región (Emiliano Arias)». Según reveló Ciper, Letelier agregó que ello «podría afectar la confianza de la ciudadanía en las instituciones». Y horas después de esa cita, desde el Ministerio Público, cambiaron al persecutor que investigaba a Elgueta y a Vásquez.

Ante esto, el socialista se defendió en Twitter: “Quiero aclarar que no es cierto que haya hecho gestiones ante fiscal nacional para ‘defender’ a jueces de Rancagua hoy cuestionados, solo manifesté mi preocupación por el desorden que había. El mismo Jorge Abbott lo dice: ‘Creo que hay una lectura de mala fe de esa reunión’”.

Postura que ayer reiteró en La Segunda“Quiero dejar claro, es inverosímil que le solicitara el año pasado al Fiscal que aligere el escrutinio de una investigación que recién he conocido por publicación de Ciper este año. Igualmente sería absurdo pedirle que no haga su trabajo”. Ello, luego que el domingo el rector de la UDP, Carlos Peña escribiera en El Mercurio la columna: “Jueces venales”, donde plantea: «es grave que, según se acaba de revelar, un senador de la República, Juan Pablo Letelier, solicitara, de manera más o menos eufemística, que se aligerara el escrutinio sobre esos jueces cuando se comenzó a investigar algunas de sus irregularidades”.

En medio de los cuestionamientos a Letelier, el presidente del PS, Álvaro Elizalde, salió a defenderlo: «El senador Letelier ha señalado que no tiene nada que ver con estos hechos, y espero respecto al tema de fondo, que esto se investigue y se aclare completamente», señaló.

Pero ambos senadores no solo están unidos por su militancia socialista, sino que además son de la misma corriente interna: el tercerismo. De hecho, al interior del partido, hasta hace algunas semanas, se barajaba la opción de que en caso que Elizalde no quisiera repostularse a la presidencia de la colectividad, la posible carta para reemplazarlo era precisamente Letelier. Aunque esa opción no era percibida con «buenos ojos», puesto que señalaban que el senador por Rancagua no lograba aunar las diferentes ideas que se congregan en el PS. Pero sí se le reconoce su capacidad de trabajo territorial, y sus redes de contacto producto de tres décadas como parlamentario.

El hijo del asesinado canciller Orlando Letelier, tiene una vasta trayectoria en la VI Región. Tal es así, que por primera vez aterrizó en la zona como diputado hace 30 años, escaño que ostentó hasta el 2004. Y un año después fue electo senador con el 41,50% de los votos y en 2013 fue a la reelección, superando ampliamente a su contrincante de Chile Vamos, Alejandro García-Huidobro, por más del 20%.

Precisamente esa trayectoria le valió para que el 2017 fuera el jefe territorial de la campaña presidencial de Alejandro Guillier. Por esos días se convirtió en uno de los políticos cercanos al senador por Antofagasta y tuvo la misión de liderar el proceso de recolección de las 33 mil firmas que necesitaba Guillier para inscribir su candidatura.

Pero su trayectoria también incluye su vinculación con renombrados casos donde la política se ha mezclad con la justicia.

Caso Coimas y sus 13 días en Capuchinos

Trece días estuvo detenido en el anexo cárcel Capuchinos -en 2003- el entonces diputado del PS, por orden del ministro en visita Carlos Aránguiz, quien investigaba el caso Coimas. Por esos días, Letelier era indagado por cohecho y negociación incompatible. Se le vinculaba a la Escuela de Conductores Siglo XXI, empresa denunciada por una serie de irregularidades, entre ellas, un presunto fraude tributario. Esta era una arista del caso Coimas que luego derivó en MOP-Gate, uno de los mayores escándalos donde se mezcló el dinero y la política.

En esos años se investigó que Letelier recibió para su campaña de reelección de 2011, $18 millones de Siglo XXI -que a su vez le fueron entregados a ésta por el dueño de planta de revisión técnica de la zona, Carlos Filippi (quien también terminó en Capuchinos)- y, según la información del juez, habría hecho gestiones para impedir que la empresa fuera sancionada por la Subsecretaría de Transportes. Según constató La Tercera en 2003, la tesis del ministro se basaba en que el entonces diputado, como presidente de la comisión de Transportes de la Cámara, podía tener influencias en el rubro ya que podía manejar las iniciativas que le interesaban al Ministerio de Transportes, organismo encargado de fiscalizar tanto a Filippi como a Siglo XXI.

Sin embargo, el 17 de julio ese mismo año, la Sala Penal de la Corte Suprema absolvió, en fallo dividido, al durante nueve meses desaforado diputado Letelier de los delitos de cohecho y negociación incompatible. Y un mes después, el Consejo de Defensa del Estado manifestó su conformidad con el cierre de los dos sumarios instruidos contra el parlamentario. De este modo, el organismo dejaba la vía libre para sobreseer al parlamentario del caso Coimas. Letelier, así, lograba salir «ileso» de la causa.

La cruzada por Carlos Cardoen

La repatriación de capitales se transformó en uno de los principales objetivos de Juan Pablo Letelier en 2011. Tal es así, que durante el primer gobierno de Sebastián Piñera, se reunió con el ministro de Hacienda Felipe Larraín para mostrarle el apoyo transversal que suscitaba el proyecto. De hecho, en mayo de ese año aseguró que estaba «satisfecho de saber que hay voluntad y que estamos próximos a que efectivamente se presente el proyecto de ley dentro de las próximas semanas».

Y si bien en La Moneda ya se había despertado la idea de poner en marcha la repatriación de capitales tras el estudio de fórmulas de financiamiento para la reconstrucción post terremoto de 2011, el entusiasmo de Letelier generaba sospechas en algunos círculos, puesto que apuntaban a que tendría cercanos en el mundo empresarial a quienes beneficiaba esta ley. Las principales sospechas se dirigían a un “viejo conocido” en la zona del senador, el empresario Carlos Cardoen.

En entrevista con la revista Capital en 2011, el senador descartó esa idea: “Yo no sé si él tiene plata afuera. No tengo idea. No tengo razón para decir de antemano que no, pero intuyo que si tuviera capitales afuera le habrían congelado los fondos. Yo no he tenido contacto con ningún empresario que tenga capitales afuera y me diga ‘hazme este favor’”.

Sin embargo, es conocida su cercanía con el empresario, incluso, en el libro “Poderoso caballero. El peso del dinero en la política chilena” del periodista Daniel Matamala, se señala que Letelier ha sido uno de los principales apoyos de Cardoen en el Congreso. Además, se relata que incluso en 2004 Letelier viajó -junto al ex diputado y ex subsecretario de Hacienda, Rodrigo Álvarez (UDI)- a Washington para interceder por Cardoen, tal como lo reproduce Ciper en su artículo «La historia de los US$50 millones que le quedó debiendo Saddam Hussein a Cardoen por las bombas de racimo».

Y el respaldo de Letelier también quedó demostrado hace algunos días, cuando Estados Unidos solicitó la extradición del empresario. El legislador sostuvo en Radio Duna: “No cabe duda que EE.UU. lo utilizó de chivo expiatorio, era de conveniencia pero cuando cambiaron su política exterior decidieron acusarlo”.

En  paralelo a su constante defensa por el hombre de Santa Cruz, Letelier logró concretar en 2014 lo que cuatro años antes se había convertido en una de sus principales banderas: la repatriación de capitales. Durante la segunda administración de Michelle Bachelet la medida calificada por algunos como el “perdonazo” se incorporó como un elemento más de la reforma tributaria, luego de una moción impulsada por el senador por Rancagua.

La vinculación de Letelier con Caval y su defensa a Dávalos

El senador por la VI región también se vio salpicado por el caso Caval en 2015, tras haber aparecido mencionado en un correo del arquitecto chileno radicado en México, Álvaro Covacevich, quien manifestó su intención de participar en el negocio de Machalí a nombre de algunos inversionistas mexicanos. El senador nunca quiso acudir a la comisión de la Cámara que investigaba el caso.

Y en febrero de ese mismo año, Letelier salió en defensa del hijo de la ex Mandataria y ex director sociocultural de la Presidencia, Sebastián Dávalos. “Lo que ha ocurrido no es porque haya habido ilegalidad según lo ha expresado el mismo fiscal de la Región de O´Higgins, sino por la imprudencia de uno de los actores de la empresa, que tiene que ver con una persona que tiene connotación pública. Y esto, evidentemente, lo buscaron y lo expusieron porque tiene esta connotación pública, que nadie se engañe”, dijo Letelier a El Mercurio en 2015.  Y remató: «La investigación va a demostrar la inocencia de todos». 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: