Publicado el 15 mayo, 2021

Juan José Santa Cruz: “Ojalá repliquemos un sistema como el alemán, con una fuerte alianza del centro y la centroderecha”

Autor:

Pilar Molina

El coordinador político de la campaña presidencial de Sebastián Sichel reflexiona sobre lo que debe hacer la derecha tras conocerse los resultados de las elecciones de este fin de semana. “Me gustaría tener una coalición con vocación de mayoría, no vocación de trincheras”, subraya.

Autor:

Pilar Molina

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Juan José Santa Cruz, coordinador político de la campaña presidencial de Sebastián Sichel, insiste en que la coalición oficialista debe dejar el “temor” de lado. En ese sentido, dice que en necesario “un gobierno que haga lo que tiene que hacer y ejerza el liderazgo que tiene que ejercer”.

El empresario, en conversación con el programa Mirada Líbero en Agricultura, plantea que de cara a las elecciones que empiezan hoy y en las que hay que definir alcaldes, gobernadores, concejales y los representantes de la Convención Constitucional, sí es posible que la derecha logre al menos un tercio de representación en la instancia que tendrá la responsabilidad de redactar la nueva Carta Magna.

“Me gustaría una coalición que tenga vocación de mayoría, no de trinchera. En este mar de populismo, uno tiene que escoger. Lo que se juega en la presidencial no es quién es más popular, sino el liderazgo que queremos para adelante”, destaca.

-La derecha no va a lograr el tercio; a la Unidad Constituyente le irá mejor, y el FA va a mejorar su posición con respecto a las parlamentarias. ¿Está de acuerdo con estos diagnósticos?

-No tanto. Primero, esta es una elección atípica, hay mucha más incertidumbre que certezas en los análisis electorales. No sabemos cuánta gente va a votar; tiendo a creer, pero es una percepción, que va a votar bastante gente. Segundo, si uno mira las encuestas, todavía hay un porcentaje que no sabe por quién va a votar y esto tiene mucho que ver con la cantidad de candidatos, la cantidad de votos, etc. Más que decir que ‘yo creo que va a pasar tal cosa o tal otra’; estamos en uno de los escenarios electorales con mayor grado de incertidumbre de los últimos años. 

-Es posible que la gente se pierda entre los 18 pactos buscando por quién votar. ¿Qué riesgo hay de que tengamos un resultado inesperado?

-Ese riesgo existe, puede que haya mucha gente que sufrague en algunos votos, y en otros ni siquiera vote. No lo sabemos, es decir, no tenemos claridad ni antecedentes de cuál va a ser el comportamiento. Ahora, por feeling, por olfato político, tiendo a creer que Chile Vamos va a sacar una votación que debiera rondar el 30 y tanto por ciento y que este tema del tercio, lo va a sacar. Esa es mi impresión. 

Creo que hoy día enfrentamos probablemente el Parlamento más débil desde la vuelta a la democracia”.

-Va a salvar la casa, como quien dice. 

-Sí y allí hay un tema mucho más de fondo. Como coordinador político de la campaña de Sichel, quiero decir una cosa: a mi de verdad me preocupa una coalición que se para desde el porche. Todo lo que oigo en esa coalición, incluido al gobierno, es desde el porche. Cómo salvo la casa, cómo me atrinchero, cómo me paro frente a la parlamentaria y a la presidencial. Esas visiones son de nicho. Desde mi punto de vista, o desde el punto de vista de la campaña que nosotros queremos hacer con Sichel, hacemos un esfuerzo real para tener mayoría en este país, para hacer crecer la coalición. La mayoría de la gente es sensata, somos capaces de convencerlos de que nuestras ideas son lo mejor, olvidémonos de la política, de esa actitud temerosa de que nos van pasar por arriba. No veo a dónde conduce y creo que el gobierno ha colaborado mucho en eso.

-¿Qué otra alternativa hay cuando el gobierno para enfrentar estas elecciones está dispuesto a negociaciones de mínimos comunes, y ni siquiera le ofrecen a cambio terminar con los proyectos inconstitucionales en el Congreso? 

-Comparto ese juicio y voy a ir más atrás. Creo que este gobierno nunca supo leer el estallido social y reaccionó mal y tarde. Voy a dar dos ejemplos, cuando el gobierno tuvo su mejor evaluación, por decirlo así, fue cuando sacó las cajas de alimentos, ustedes me podrán decir que era intrascendente lo de las cajas, sacó el IFE. Pero sacó las cajas y subió al 29%, es decir, tomó la iniciativa. Luego, salvo esa excepción, ha bailado al ritmo de la gente de la izquierda y ha sido un gobierno de reacción. Si el gobierno iba a gastar, estando de acuerdo o en desacuerdo con la cantidad de plata, lo pudo definir hace dos meses y haber llegado a tiempo, debió haber sido su iniciativa y, en el fondo, ha sido de reacción. 

Cuando uno habla de la oposición pasan dos cosas, primero creer que la oposición es una. Yo te voy a decir que cuando tú llegas a un acuerdo hasta con la Presidenta del Senado y no tienes certeza de que tengas los votos… Cada vez que llegas a acuerdo con la oposición, se paran frente a las cámaras y dicen que lo que se logró es gracias a ellos, pero que fue poco porque este es un gobierno miserable. Luego, propone el obsceno milésimo retiro de las AFP y otras medidas. Yo me pregunto: ¿cuál es esa ansiedad de los acuerdos? Preferiría un gobierno que determina los montos que va a gastar, lidera y sale frente al país diciendo ‘estas son las medidas’. En cambio tenemos un gobierno que reacciona frente a lo que le propone la izquierda y aparece obviamente siempre ofreciendo menos de lo que plantea la izquierda. 

Si nos quedamos con las soluciones y miradas antiguas de lo que funcionó en el pasado, nos vamos a equivocar”.

-¿Cómo hemos llegado a estar en una situación en donde quien más popular es, es quien más pide? Además se corre el peligro de que tampoco se logre subsanar después porque entramos en un tren de elecciones. 

-Una, no tengo idea de si Yasna Provoste es presidenciable o no, pero si hay alguien que la ha potenciado para ser potencial presidenciable ha sido el gobierno. Lo segundo, medios que de alguna manera bailan al son de esa música. Personalmente, en materia ideológica no puedo tener más diferencias con Yasna Provoste. Entre ella, el señor Jadue, y todos ellos, no veo diferencia alguna. Es decir, no sean ingenuos, basta con ver los proyectos de ley que ha presentado la senadora Provoste y hoy día aparece en una posición de tratar de llegar a acuerdos, es de una ingenuidad infinita. 

Venden su gobernabilidad en base a las amenazas. “Este país se va a incendiar”, “va a haber un nuevo estallido social y el gobierno va a caer”, ese es el tenor de la conversación. Entonces yo lo que quiero es un gobierno que haga lo que tiene que hacer y ejerza el liderazgo que tiene que ejercer y que no se maneje desde el temor. Creo que lo que viene para adelante puede ser incierto. 

“Desde la trinchera no vamos a lograr nada”

-¿Cree que el gobierno tiene que tener la entereza de soportar ese desmorone de la institucionalidad? 

-La pregunta que uno se tiene que hacer es si con eso, con un gobierno que toma una actitud activa, que determina bien lo que va a gastar, capaz de explicárselo a la población, capaz de salir con las soluciones en tiempo y en forma, enfrentaremos cuatro escenarios. Vuelvo a decir aquí: siempre vamos detrás, la coalición y el gobierno siempre han ido detrás y eso evidentemente tiene costos políticos. Ahora va a terminar la elección, este lunes vamos a tener otro escenario, se le van a abrir las presidenciales y las parlamentarias, a mi lo que me gustaría es tener una coalición que tiene vocación de mayoría, no vocación de trincheras, que quiere crecer y quiere convencer a los chilenos. Vuelvo a insistir, la mayoría de los chilenos son sensatos. Ahora, este mar de populismo, uno tiene que escoger si se va a elegir en la próxima elección quién es el más popular, ¿es el liderazgo que queremos? Crear hacia adelante y esa carrera está abierta y depende de nosotros cómo nos va. Hay que asumir que nosotros tenemos que tener una actitud, que no es la misma que ha tenido la coalición hasta hoy día. 

Entre Provoste y Jadue no veo diferencia. Venden gobernabilidad en base a amenazas. ‘Este país se va a incendiar’, ese es el tenor del diálogo. Quiero gobierno que no se maneje desde el temor. Lo que viene puede ser incierto”.

-¿Hay suficiente preocupación por reactivar y recuperar los 1,8 millones de empleos que se perdieron?

-No creo que haya una respuesta categórica frente a esa pregunta. Al final van a mandar los estados de ánimo y en esto tenemos que ver de qué lado nos paramos: o nos paramos en un lado colaborativo con una oferta al país que sea atractiva, que tenga mirada de futuro, que sea esperanzadora o no tenemos destino. Vuelvo a insistir en el temor, desde la trinchera no vamos a lograr nada. Entonces, al final del día, hay que mirar la situación de la economía. Hay que mirar cuál es la oferta de la izquierda. Cuando a mi me hablan de la Concertación, ese mundo ya no existe, no es el mismo. Hoy el FA y el PC representan el 20% y la centroizquierda para ganar una elección requiere de ellos. Ellos no son capaces de ganar una elección de forma autónoma, entonces esa histórica centroizquierda va a ir siempre en una alianza con la otra izquierda porque sino no le dan los números y, no seamos ingenuos, van a tener que unirse en algún minuto.

-¿Crees que la desafección con el Gobierno, por estas idas y vuelta, influya en que la gente que votó por el oficialismo, deje de ir a votar este fin de semana?   

-Efectivamente, no tenemos una certeza de quiénes van a ir a votar. Tampoco tenemos una certeza de qué tanto cruce de votos se pueden producir, estoy hablando de gente que vote por una lista en la Constituyente y otra distinta en gobernadores. Creo que se va a producir un cruce.

-El tema es cómo se resuelve eso.

-Uno de los puntos que nosotros debiéramos tratar de mirar es de qué se tratan las elecciones que vienen. Y las elecciones que vienen se tratan de los próximos 20 años, no sobre los últimos 30 años. O nosotros sabemos interpretar qué es lo que se define en el futuro o vamos a cometer un error estratégico inmenso. En parte, yo de alguna manera estoy donde estoy, o en una candidatura, porque esa va a ser la diferencia. Qué es lo que le planteamos a los chilenos sobre qué debemos hacer con los próximos 20 años. Si nos quedamos con las soluciones y miradas antiguas de lo que funcionó en el pasado, nos vamos a equivocar. 

Segundo punto, diré algo en términos generales, la centroderecha ha ganado dos elecciones, y en eso tenemos un tremendo mérito del Presidente Piñera. Pero también ha habido una particularidad, en la primera elección el Presidente Frei no era un buen candidato, sí lo fue un en la primera candidatura. En la elección con Guillier, Guillier era un pésimo candidato. Cuando ganó Piñera, y uno saca la cuenta que ganó con 55% de los votos, tuvo mayoría electoral, no cultural, y la forma en que este Gobierno encaró la situación, yo creo que se equivocó, no hizo algo para crecer y obtener mayoría cultural. Eso es lo que está en juego desde finales del año pasado.

Este gobierno nunca supo leer el estallido social y reaccionó mal y peor. Su mejor evaluación fue debido a las cajas. Salvo esa excepción, ha bailado al ritmo de la agenda de la izquierda y ha sido un gobierno de reacción”.

-Usted está entre los que cree que de esta Convención Constituyente va a surgir un nuevo pacto social o un período de mayor estabilidad. ¿El Congreso va a tratar de seguir marcando el parlamentarismo de facto que viola la Constitución?

-Soy estructuralmente optimista. Mientras no sepamos cómo se constituye y cuáles son sus procedimientos tampoco vamos a saber cómo va a funcionar. Lo que sí creo que va a ocurrir de todas maneras es que la discusión de los temas constituyentes, por más que haya algunas sesiones secretas, todo se va a filtrar y buena parte de la asamblea constituyente va a querer que la calle participe en las discusiones. 

-En la medida que sigamos con el eslogan de que no queremos cocina, que es el eslogan del Partido Comunista y el Frente Amplio, va a ser muy difícil llegar a acuerdos en la nueva convención.   

-Efectivamente, la mayor probabilidad es que tengamos, si es que tenemos, una Constitución bien corta.             

-¿Cree que el parlamentarismo de facto se va a inhibir y le va a dejar el espacio a la nueva convención?

-Tenemos elecciones a finales de año. Evidentemente el parlamentarismo de facto y populismo va a seguir a finales de año de todas maneras, porque los parlamentarios están enfrentado elecciones. Creo que aquí hay otras cosas que se juegan, si hay un Presidente que sale elegido por una buena mayoría y que ejerce la autoridad, de alguna manera, va a imponer agenda. Eso es determinante que ocurra, porque si no ocurre eso el cuadro es realmente malo. Lamentablemente las parlamentarias son al mismo tiempo que las presidenciales. Lo óptimo es que fueran después de las presidenciales.

Cuando uno ve el desempeño de este Congreso, lo mínimo que tiene es escepticismo frente al sistema parlamentario. Creo que hoy día enfrentamos probablemente el Parlamento más débil desde la vuelta a la democracia, uno de los ejemplos es que hoy vemos lo del feriado irrenunciable, los dos días, entonces uno dice: ¿En manos de quiénes estamos?   

“Sichel tiene liderazgo y capacidad de ampliar la coalición”

-Ahora, el anuncio de Matthei de no ir a las primarias de Chile Vamos es algo que le conviene a Sebastián Sichel para quedar posicionado mejor en las primarias dentro de la coalición.

-Voy a decir algo políticamente correcto. Primero, las definiciones que toman los partidos son cosa de ellos, no puedo hacer juicios al respecto de si la UDI resuelve algo de una manera u otra, si Evópoli nominó a Briones, si RN a Desbordes, resuelvan su tema, no tengo ningún juicio al respecto. Ella dice que no va a ir porque lo que tiene entendido es que en el consejo general de la UDI no la van a elegir. Yo sí tengo claro que Sebastián puede ganar las primarias perfectamente, y si es contra Lavín, la va a ganar.  

Me preocupa que una coalición se para desde el temor. Nosotros hacemos un esfuerzo real para mantener mayoría en el país, pero actitud temerosa no conduce a nada. El gobierno ha elaborado mucho en esa actitud”.

-¿Es el mejor escenario?

-No sé si es el mejor escenario. Creo que Sebastián tiene dos virtudes que son claves: uno es el liderazgo, y lo segundo que creo es un liderazgo convocante. Adicionalmente creo que tiene la capacidad de ampliar la coalición, y eso va a definir la elección primaria. Y, adicionalmente, según las cifras que nosotros manejamos de Sebastián él va ganando las primarias, y lo digo seriamente, no de la imaginación.

-Pero eso va a depender de los resultados de los candidatos de Lavín de este fin de semana. ¿Qué virtud ves en Sichel que no la tiene hoy Piñera? 

-Creo en los liderazgos del futuro. De hecho, cuando me dicen Sichel tiene 43 años y Macron también, aquí no consiste en una candidatura para posicionar en unos 4 años más, eso ya no existe. La política es muy dinámica, tú no haces algo para posicionarte a futuro, lo haces para ahora. Sebastián tiene condiciones específicas y muy distintas a las de Piñera, porque él ganó, pero al final terminó siendo un gobierno en que parecían compañeros de curso y repitió el mismo esquema de Piñera 1, se equivocó. Ojalá repliquemos un sistema como el alemán con una fuerte alianza del centro y la centroderecha, y haya un gobierno de centroderecha cultural y con una oferta clara de un futuro hacia este país, y creo que eso lo representa muy bien Sebastián Sichel.   

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO