El viernes el Presidente Gabriel Boric sentenció: «Chile votó de manera clara que quiere una nueva Constitución, pero no votó solo esto, votó que quería una nueva Constitución escrita por un organismo especialmente electo para ese fin (…). Y de ganar la alternativa Rechazo, lo que va a pasar es que vamos a tener que prolongar este proceso por un año y medio más, en donde va a tener que discutirse todo de nuevo, a partir de cero».

No han sido pocos los análisis constitucionales al respecto. No todos los juristas ven el asunto de la misma manera.

Qué hacer en el escenario de que el proyecto de Constitución no fuese aprobado es un asunto que quedó resuelto en la actual Carta Magna: «Si la cuestión planteada a la ciudadanía en el plebiscito ratificatorio fuere rechazada, continuará vigente la presente Constitución».

Así quedó establecido en el último inciso del artículo 142 del texto constitucional en vigencia,

Jorge Correa Sutil: «Solo el Congreso y el Presidente podrían decidir reiniciar el proceso»

En el Especial Mirada Líbero el constitucionalista Jorge Correa Sutil se refiere a este debate.

«El Presidente ha dicho cosas contradictorias. Dijo que si ganaba el Rechazo volvíamos a la Constitución de los cuatro generales, lo que es una falsedad. Luego dijo que si ganaba esa opción había que repetir el proceso, y después que si ganaba el Rechazo no había un plan».

Correa Sutil sostiene que «se estableció un sistema para cambiar la Constitución, esas reglas están vigentes y son permanentes, pero en caso de ganar el Rechazo no obligan a reiniciar el proceso constituyente. Solo el poder constituyente, el Congreso y el Presidente, podrían decidir reiniciar el proceso, y definir las maneras en que esto se haría».

Agrega que «a ese poder constituyente no lo obligan las reglas constitucionales vigentes, y por lo tanto es libre para determinar qué, cuándo y cómo se puede hacer».

En caso de ganar el Rechazo, enfatiza: «Podríamos quedarnos con la Constitución vigente, acordar hacer modificaciones o reiniciar un proceso constituyente. Pero quiénes serían los constituyentes y cómo los elegiríamos es una decisión que tiene que tomar el Congreso y el Presidente».

Propuesta de Correa Sutil: «Tengamos una nueva Convención, pero de 50 o 30 personas, y con una sola elección nacional»

Sobre las alternativas para en caso de ganar el Rechazo, señala. «Tengamos un Congreso Nacional fijando 10 o 15 puntos respecto de las bases de una Constitución, llamemos a expertos para que redacten y tengamos un órgano representativo para que sancione esto, y luego lo llevamos a plebiscito».

O bien, «tengamos una nueva Convención, pero de 50 o 30 personas, con una sola elección nacional, sin distritos. Esa es la opción que a mi más me gusta».

Sobre la Mesa Técnica de 2019 -que «aterrizó» el Acuerdo por la Paz y una nueva Constitución-  en la que se acordó que, si se llegaba a imponer el Rechazo, se establecería más adelante cuál sería el nuevo acuerdo, señaló el también exsubsecretario de Interior. «Alguien podría decir que lo que se debatió en esa oportunidad no es vinculante jurídicamente. A mí me parece que lo definitivo es que son reglas constitucionales, que son disponibles por el poder constituyente, y es obvio que van a tener que revisarse esas reglas».

«Cualquiera sea la forma y el modo que fijemos, es probable que tengamos una Convención muy distinta»

«Tengo la sensación que se trata de instalar la idea de que vamos a volver a la misma Convención que tuvimos, y la gente se imagina a la Tía Pikachu, Rojas Vade y todo de nuevo (…) es una falsa imagen de la realidad, porque la historia nunca se repite, y porque ninguno de esos personajes podría repetirse el plato, ya que están inhabilitados por un año, y los actores serían otros».

Agrega que «se eligieron muchos de los ‘héroes de la protesta’, y el ambiente nacional que en ese momento ensalzaba el uso de la violencia está profundamente cambiado. Por lo tanto, cualquiera sea la forma y el modo que fijemos, es probable que tengamos una Convención muy distinta».

«La inestabilidad viene de todas maneras»

También el constitucionalista sostiene que se requiere un nuevo acuerdo político «si no, nos quedamos con la Constitución vigente. Ahora, hoy ese acuerdo tiene que ser de 2/3, pero si se aprueba la propuesta de los senadores Ximena Rincón y Matías Walker sería de 4/7, por eso es tan importante aprobarla».

Agrega que «el costo lo vamos a tener de todas maneras, se apruebe el Rechazo o el Apruebo». Y ejemplifica: «Si gana el Apruebo, al día siguiente se acaba el estado de excepción en la macrozona sur (…) la inestabilidad viene de todas maneras, usted escoge cuál le parece peor o mejor, pero que nadie le prometa que con una manito de pintura arreglamos las cosas».

«No voy a descalificar a Carlos Peña. Yo no me he olvidado de las reglas»

En su última columna, Carlos Peña señaló: “Quizás sea un síntoma que los abogados, y algunos profesores de Derecho, en vez de interpretar las reglas, se esmeren en interpretar los hechos para que las reglas no existan”.

Ante esto, Correa Sutil es tajante: «No me gusta ese tono de la polémica. No me parece que se descalifique a alguien con una opinión distinta. Yo no voy a descalificar a Carlos Peña. Yo no me he olvidado de las reglas. Solo afirmo enfáticamente, sin temor a equivocarme, que esas reglas no obligan al poder constituyente».

Cómo comenzó el debate a través de la prensa

Correa Sutil protagonizó un debate a través de las páginas de opinión de El Mercurio con el abogado Carlos Peña, rector de la Universidad Diego Portales, que había publicado una columna titulada «El eterno retorno» el pasado domingo, en el que le daba la razón al Presidente Boric.

«¿Se repetirá todo de nuevo si gana el Rechazo? Desde luego, cabe afirmar, sin temor a errar, que ello no es jurídicamente obligatorio. En esto la columna del domingo de Carlos Peña se equivoca», sostuvo Correa Sutil en «Los efectos del Rechazo», texto publicado un día después en ese mismo medio.

«No existe ninguna expresión de voluntad política que haga jurídicamente vinculante la elección de una nueva Convención si gana el Rechazo (…) A mayor abundamiento, los preceptos que regulan la elección de los convencionales están plagados de fechas, lo que deja de manifiesto que fueron diseñados para una sola vez y su vigencia está ya agotada», señaló en su columna.

¿Qué había planteado Peña? Le daba enteramente la razón al Jefe de Estado. «Aunque usted no lo crea, el Presidente tiene, desde el punto de vista legal (no político, legal), toda la razón, y por eso, de ganar el Rechazo la rueda debería comenzar a girar de nuevo», escribió en «El eterno retorno».

El rector volvió a referirse al asunto en El Mercurio ayer, un día después de la publicación del exsubsecretario, en la columna titulado «Análisis constitucional del Rechazo».

Esto dijo -refiriéndose a los dichos de Correa Sutil, pero sin nombrarlo- con respecto a las reglas constitucionales previstas entre los artículos 130 y 142 de la Constitución en vigencia: «No están, como se ha dicho, plagadas de fechas (la única fecha es la del plebiscito, los otros son plazos) ni extinguidas por haber cumplido su fin (…) Son normas permanente y actualmente vigentes».

«Alcanzar esa conclusión -que el Rechazo es derogatorio de esas normas- puede ser conveniente políticamente hablando, pero no es plausible como conclusión jurídica. Aunque quizás sea un síntoma de los tiempos que corren que los abogados, e incluso algunos profesores de Derecho, en vez de interpretar las reglas, se esmeren en interpretar los hechos para que las reglas no existan», sostuvo Peña.

Mesa Técnica de 2019: Se necesita un acuerdo para un nuevo proceso constituyente

El texto de reforma constitucional que aprobó el Poder Legislativo en sus dos cámaras, que posibilitó la puesta en marcha de la Convención, fue redactado por una Mesa Técnica que estuvo conformada por 14 miembros, todos representantes de las distintas fuerzas políticas que concurrieron al Acuerdo por la Paz Social y nueva Constitución, firmado el 15 de noviembre de 2019.

El debate en el que la Mesa discutió y quedó de acuerdo en que la continuación de la vigencia de la Constitución de 1980 sería la solución jurídica que correspondería en caso de un triunfo del Rechazo en el plebiscito de salida se dio en la sesión del 2 de diciembre de 2019.

«Si fracasa todo el proceso, tiene que haber un nuevo acuerdo político (…) Un proceso constituyente, como nos enseña la experiencia comparada, es un acuerdo político que tiene que existir en su momento para gatillarlo», explicó en ese momento la abogada y cientista política Cristina Escudero, representante de la DC, que presidía la sesión.

«Si no hay nueva Constitución, rige la Constitución del 80, si no quedamos en el vacío», agregó.

El debate al respecto se extendió por cerca de ocho minutos, luego de que la cientista política Claudia Heiss (representante de RD), planteó sus dudas sobre el hecho de que un eventual rechazo del proyecto de Carta Magna que entregara la Convención, invalidaba el plebiscito de entrada y dejaba efectivamente en vigencia la Constitución de 1980.

«El camino está bastante claro: Si hay una opción plebiscitaria negativa para la nueva
Constitución, nosotros no somos los llamados a prever normas distintas a las obvias. No podemos prever aquí efectos jurídicos de una legislación de transición, hacia
qué (…) Eso excede mucho nuestro mandato», sostuvo el representante de la UDI en esa instancia, el constitucionalista Arturo Fermandois.

En criterio de Fermandois era claro que las normas que allí se estaban discutiendo aplicaban «para un determinado proceso», que se agotaban con el mismo.

El constitucionalista José Francisco García, de Evópoli, señaló que si bien eran normas permanentes, ante un eventual nuevo proceso: «Se va a requerir un acuerdo 2.0».

Otro de los miembros de la Mesa que intervino en la sesión fue el abogado y académico Sebastián Soto. «Aunque son reglas que si bien están en el capítulo permanente, están asociadas a fechas que son transitorias, por lo tanto, no es que permanezca un modo de modificar la Constitución (…) En ese sentido, mientras no haya dos plebiscitos que aprueben y un acuerdo en la Convención, la norma constitucional que nos rige es la vigente», aseveró.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta