Este 29 de marzo se conmemoró el Día del Joven Combatiente, una jornada que dejó graves hechos de violencia a lo largo del país. En la ocasión, la ministra del Interior Izkia Siches, entregó varios gestos de apoyo hacia Carabineros. Además de respaldar públicamente a la institución, se dirigió hasta la Escuela de Suboficiales, en Macul, donde fue recibida por el general director de Carabineros, Ricardo Yáñez, y donde se reunió además con el funcionario agredido el viernes pasado en las manifestaciones en Santiago Centro, marcando, de esta manera, un claro contraste con la actitud de la coalición hoy gobernante.

En un nuevo programa Especial Mirada Líbero el exministro del Interior y de Defensa Jorge Burgos, junto al exsubsecretario del Interior Rodrigo Ubilla, abordaron estas señales entregadas por la nueva administración.

«Hay un cambio de giro en las autoridades de Interior, lo que me parece una buena noticia. Aunque algunos puedan sostener que es táctico, estratégico y no definitivo (…) creo que se empiezan a dar cuenta que la responsabilidad del orden público es de quien gobierna, más allá del signo. No se puede agitar las aguas, ni echar la culpa a otros. Se acabó el recreo agitador. Ahora hay que responder», dijo el exministro Burgos. Y agregó que «ojalá sea un cambio estratégico. Se acabaron los tiempos de conmiseración de la violencia, que nos ha hecho muy mal, y nos está pasando la cuenta».

En tanto, Ubilla complementó: «Yo también agradezco este cambio de giro. Espero que lo que pasó ayer sea la política definitiva del ministerio del Interior«, y luego se preguntó «¿van a utilizar las querellas del ministerio del Interior para los hechos que pasaron ayer?. Ellos construyeron una plataforma donde se criticaba la institucionalidad policial para efecto de generar ciertas empatías. Pero quiero saber ahora cuál va a ser la agenda, en términos de orden y seguridad, que este gobierno tiene»

También, Burgos aseguró que «este gobierno tiene un problema con el tema de la seguridad y el orden público. Lo que no les gustaría a ellos es que sean vistos como represores» y agregó: «Cuando tú llegas al gobierno y te levantas ya no como un agitador, sabes que la seguridad de la gente es tu responsabilidad. Esa nueva posición va a costarles, por eso que en Chile desde la autoridad se ha instalado estos días que en Chile hay personas presas políticamente, del sur y de las ciudades (…) todas esas cosas van a tener que ir cambiando porque, si no cambian, el manejo del orden público se hace imposible».

Sobre los llamados a «refundar» o modernizar Carabineros, el exsubsecretario Ubilla sostuvo que eso «genera en la ciudadanía una imagen de que nuestras fuerzas policiales hay que hacerlas de nuevo, y un concepto de que las policías no son válidas, por lo cual ‘puedo hacer lo que quiero’. Entonces, tienen que hacerse cargo de su discurso de los últimos cuatro años, y no solo del tuiter impulsivo de una ministra, si no que la crítica a las instituciones y al sistema». Por su parte, el exministro del Interior advirtió que «no se puede arrinconar a Carabineros, no se puede hablar de refundación».

Plebiscito de salida: «No nos podemos dejar chantajear»

Sobre los efectos que se podrían generar en términos de orden público un posible triunfo del Rechazo en el plebiscito de salida de la propuesta constitucional, ambos fueron enfáticos. «Es inaceptable que se instale que votar de una manera determinada pueda constituir un vacío de poder o un riesgo para el orden público. No nos podemos dejar chantajear«, señaló Burgos. Ubilla agregó que «desde 2019 se asocian decisiones políticas a cuadros de violencia. Ese es un chantaje que no se puede perdonar. El Presidente Boric tiene que darle garantías al país, a los partidarios del Apruebo y a los del Rechazo, de que ambas posiciones son válidas y que el país sigue en su ruta de normalidad».

Deja un comentario

Cancelar la respuesta