Publicado el 20 diciembre, 2020

Jaime Mañalich y el momento actual de la pandemia: “Soy más optimista que el Minsal”

Autor:

Maolis Castro

El ex ministro de Salud considera que se está experimentando un desgaste de los estrictos confinamientos y propone alternativas ante un rebrote de coronavirus. “Creo que tenemos que dar un paso adelante en el sentido de ser mucho más agresivos y masivos en el testeo”, dice en entrevista con El Líbero. Sobre el comienzo de la vacunación contra la Covid-19 avizora que la población acudirá a vacunarse, especialmente aquellos grupos de riesgo y críticos, y destaca: “El Gobierno tiene contratos porque se negoció rápidamente con muchos proveedores”.

Autor:

Maolis Castro

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Hace seis meses que el doctor Jaime Mañalich decidió renunciar como ministro de Salud. De ese período ha atravesado por una acusación constitucional y declaró ante un juzgado sobre las muertes por coronavirus, situaciones de las cuales salió airoso. Su atención sigue puesta en la pandemia de Covid-19, a la que nunca dejó de seguir el pulso. Frente al inminente arribo de las primeras dosis de la vacuna de Pfizer y el crecimiento de las cifras de contagios, ofrece un análisis del escenario actual en el país. Hay que aumentar la capacidad de testeos, y hoy hay tecnología para hacerlo, por ejemplo: test de saliva”, afirma en entrevista con El Líbero ante un incremento de los casos de coronavirus.

El ex secretario de Estado considera alternativas diferentes a las cuarentenas totales para contener la pandemia. “En todo el mundo, y por supuesto Chile no es la excepción, las medidas masivas, el confinamiento de una ciudad entera, ya están un poquito gastadas”, señala y ejemplifica con la situación del sur del país.

Sobre el comienzo de la resistencia a la vacunación, el doctor avizora no será un inconveniente en el país. Como un ejemplo expone el resultado de la campaña de inmunización contra la influenza, el cual logró el 95% de la meta prevista. “Nunca en Chile había sido tan bien recibida (una campaña de inmunización). ¿Y por qué la gente se vacunó? Por el temor de la circulación de influenza o Covid”, aseguraConsidera que no serán “necesarios” grandes “esfuerzos” para convencer a la población de ser inyectadas contra el virus porque las dosis, que en principio arribarán en cantidades acotadas, son suficientes para los grupos críticos y de riesgo en el país que, pronostica, “correrán” a vacunarse.   

-¿Desde hace cuánto tiempo se comenzó a gestionar la adquisición de vacunas contra el coronavirus en el Minsal?

-Las negociaciones de reservas de vacunas empezaron como una iniciativa del Presidente de la República, en abril o mayo. Esto se hizo directamente con muchos laboratorios cuando empezaron a anunciar que iban a fabricar vacunas contra el coronavirus, y que tenían un tiempo determinado para lograrlo. Después, en julio, Chile se incorporó al Covax para la repartición equitativa de vacunas. Hoy, el Gobierno tiene contratos porque se negoció rápidamente con muchos proveedores, pensando en que no se sabía en ese tiempo quién iba a avanzar más en el proceso de desarrollar la vacuna. Las plataformas eran nuevas. Se establecieron precontratos y después garantías de contratos, es decir prepagos parciales, de las vacunas que Chile necesitaba con varios laboratorios, incluso con dos vacunas que están siendo más fáciles que lleguen al país, como Pfizer y Sinovac. Chile es uno de los países que tiene más alto compromiso de los contratos de vacunas firmados y pre-pagados del mundo.    

Hay que aumentar la capacidad de testeos y hoy día hay tecnología para hacerlo, por ejemplo: test de saliva”.

¿Se generó desconfianza ante la inexistencia de certificados o documentos a considerar de la vacuna rusa?

-Voy a decirlo de esta manera: Si usted acepta una invitación de alguien a una cena, tiene que tener cierta confianza de que no le pasará algo malo en esa cena. De la misma manera, cuando se trata de esas cosas, uno dice: ¿Qué tenemos a la vista? En ese contexto ha habido oferentes que han ofrecido toda la información. La vacuna rusa que, hasta aquí parece que anda bien y dicen que tiene una eficacia de 94%. Sin embargo, todos esos estudios no han sido revisados por una agencia en la cual nosotros confiemos, como la FDA (Administración de Medicamentos y Alimentos) o la agencia europea (EMA), y tampoco se han publicado en revistas científicas como sí ocurrió con la vacuna de Pfizer o Moderna, o la de Oxford que sí se publicaban en revistas para que todo el mundo viera cuáles son los datos. 

-¿La vacuna debería ser obligatoria?

-No es necesario que esta vacuna sea obligatoria porque el Covid, por sí solo, es tan serio, grave, sobre todo en adultos mayores para quienes representa un riesgo de morir. Dígale usted a una persona que tiene 66 años: “¿Prefiere sufrir el riesgo de una enfermedad y eventualmente (una probabilidad) del 30% de quedar hospitalizado, con respirador, y 10% de morir? ¿O prefiere que lo vacunemos y tenga un poquito de fiebre?”. 

Yo le diría: “Vacúnese, por favor”. Es una decisión fácil, a nivel individual. Si aparece un diputado joven y dice: “Yo no me vacunaría, porque un médico me dijo”. ¡Qué no se vacune! Si él se enferma, no será grave de ninguna manera, en términos probabilísticos, por supuesto.              

-En el contexto de la aprobación de una vacuna contra el coronavirus, pero también de un incremento de los casos. ¿Cómo observa que se tomen medidas más restrictivas para controlar la pandemia?

Creo que estamos viviendo un desgaste de las medidas tomadas en la primera ola de Covid en Chile, sin que esta ola en realidad nunca haya terminado tal vez, como sí ocurrió en Europa, porque nosotros siempre mantuvimos más de 1.000 casos diarios, salvo un día, y estamos como en una suerte de rebrote dentro de la primera ola.

Creo que la situación que estamos viviendo en estos momentos no debería tener la gravedad que el Ministerio de Salud ha señalado”.

Los números después de más de 2 mil del pasado domingo han mejorado los días siguientes, y ojalá que sigamos esa tendencia porque el virus es sensible a la temperatura. Si hace mucho calor, la posibilidad de que haya muchos casos se hace mucho más difícil, y en ese sentido el verano genera una suerte de protección, ya sea porque el virus es más sensible, deja un poco más de virus donde hay radiación ultravioleta, el Sol, y el virus se muere más rápido, y por otra parte porque la gente sale al aire libre y tiene menos posibilidad de estar hacinada y contagiándose.

Creo que la situación que estamos viviendo en estos momentos no debería tener la gravedad que el Ministerio de Salud ha señalado. Yo soy más optimista y creo que deberíamos navegar con un número de casos relativamente discreto. En el invierno nosotros llegamos a tener casi 7 mil casos diarios, digo menos de 2 mil casos con una probabilidad de hospitalización menor que en el invierno, porque en ese tiempo la edad promedio de los contagiados era sobre los 55 años, y ahora es 35 años. Y los de 35 años, la media, tienen una posibilidad de enfermar, que es mucho menor que el caso de los adultos mayores.    

Deberíamos navegar con un número de casos relativamente discreto, de menos de 2 mil casos diarios, con una probabilidad de hospitalización menor que en el invierno, porque en ese tiempo la edad media de los contagiados era sobre los 55 años y ahora la edad media es 35 años. Y los de 35 años tienen una posibilidad de enfermar mucho menor que los adultos mayores”.

-¿Hay otra alternativa distinta a las cuarentenas para frenar el ascenso de las cifras del coronavirus?

-Hay que aumentar la capacidad de testeos y hoy día hay tecnología para hacerlo, por ejemplo: test de saliva. Lo otro son los exámenes de antígenos. Buscamos por PCR la existencia del virus, pero ya hay exámenes en gotitas de sangre muy efectivo, autorizado por el Instituto de Salud Pública, de venta amplia en el comercio mundial. Existe, y lo que se identifica es si usted tiene una parte del virus en su sangre, no si tiene anticuerpos, si tiene el virus dando vueltas en usted, y si es así, estimamos que está asintomático o sintomático con riesgo de enfermar a otros, y por tanto: aislamiento. Creo que tenemos que dar un paso adelante en el sentido de ser mucho más agresivos y masivos en el testeo. Porque la trazabilidad con PCR, tomado en faringe hoy día, casi 50 mil exámenes diarios que es una cantidad enorme, el esfuerzo detrás de eso para 156 laboratorios, con sus químicos, con sus reactivos, es gigantesco, muy pocos países han podido. Pero ahora podemos dar un paso más, hay formas más fáciles, estos exámenes que estamos hablando, los antígenos demoran 30 minutos, o sea se pinchan el dedo.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO