Este domingo 11 de septiembre Santiago vivió una de las peores jornadas de violencia del último tiempo, marcada por desmanes en las calles, barricadas, saqueos y ataques con bombas molotov, que dejaron un saldo de dos carabineros lesionados y ocho locales comerciales saqueados.

Pero este tipo de hechos se venían arrastrando desde la semana pasada, tras la derrota del Apruebo en el plebiscito, con manifestaciones violentas en liceos emblemáticos de la capital, y evasiones masivas de estudiantes en el Metro, que por los disturbios tuvo que interrumpir el servicio en varias estaciones.

En un nuevo «Especial Mirada Líbero«, el arquitecto y autor del libro “Siete Kabezas”, Iván Poduje, analizó estos acontecimientos.

«Hay elementos comunes con lo que vimos antes del 18-O. Vimos evasiones organizadas de Metro, particularmente los días 7 y 8 de septiembre, se vio planificación y coordinación. Y este 11 vimos un fenómeno preocupante, con desmanes en las zonas centrales, el cementerio, romería y en la noche se prendieron los barrios periféricos», sostuvo Poduje.

«La clase política está en deuda con los chilenos»

«Lo que vimos el domingo son barrios que hace tiempo tienen problemas de control del narco o de barras, algunos de ellos siempre el 11 de septiembre han tenido enfrentamientos con las policías, pero ahora se sumaron más, y eso es preocupante, sin duda», aclaró.

El arquitecto dijo además que «el octubrismo tiene varios rostros y cabezas. Hay un cabeza que se aprovecha de la contingencia política para cometer delitos, hay otra cabeza delictual. Y lo que vimos en estos días fue una combinación de esos factores».

A juicio de Poduje, «la clase política está en deuda con los chilenos, porque prometieron un acuerdo de paz y nueva Constitución, pero paz no hemos tenido».

«Hay un malestar social, y si la violencia no se controla, puede ser un cóctel explosivo»

«El estallido tiene un componente de malestar social, relacionado con años de frustraciones y problemas. Lo que hicieron las evasiones fue prender la mecha coordinadamente, desestabilizar la ciudad, y eso activó las protestas que vimos. Hoy no tenemos ese nivel de energía acumulada, pero sí un malestar social que hay que tener mucho cuidado, con inflación y posible recesión. Eso puede generar un malestar, que si la violencia no se controla, puede ser un cóctel explosivo«, explicó.

También se refirió a las declaraciones de la ministra del Interior, Carolina Tohá, quien dijo que “hay adultos que de alguna manera motivan a los estudiantes” y del subsecretario del Interior, Manuel Monsalve, quien dijo que “no puede ser que los estudiantes sirvan de primera línea, de grupo de choque para intereses que no son educacionales y esas personas están escondidas”.

«Siempre adultos han usado a jóvenes para pelear sus guerras»

«Bueno, siempre ha existido. No olvidemos que el ministro Giorgio Jackson cuando era diputado les dio las gracias a los estudiantes enajenados que evadieron estaciones de metro. El Presidente Boric dijo que era una acción de desobediencia civil. Entonces siempre adultos han usado a jóvenes para pelear sus guerras. La primera línea fueron jóvenes, muchos de ellos marginales, que además les prometieron un indulto y nunca les cumplieron», sostuvo.

Agregó que «el uso político de estudiantes tiene larga data. De hecho la presidenta de los apoderados de Santiago Centro no es apoderada, es una persona vinculada al Partido Comunista. La alcaldesa Irací Hassler cuando fue concejala, apoyó a los grupos violentos, y ahora condena la violencia que antes promovió».

«Hay mucho cinismo. El ministro Jackson debiera pedir disculpas públicas por haber celebrado evasiones»

En esa línea, el arquitecto comentó que «hay mucho cinismo acá. El ministro Jackson debiera pedir disculpas públicas por haber celebrado evasiones que generaron un trastorno serio, y que son las mismas que estamos viendo ahora».

«Usan jóvenes que tienen problemas, muchos de ellos marginales. A los que vimos en la romería el fin de semana eran barras bravas, las mismos que veíamos en Baquedano rompiendo todo. Y ahí les hacían homenaje, pero ahora los tratan de violentos. Hay cinismo de las autoridades para tratar en algunos casos como héroes sociales y en otros casos como lumpen a las mismas personas”, sostuvo.

«Hay grupos de apoderados vinculados a partidos políticos que usan a los niños»

Durante la entrevista, Poduje señaló que «hay apoderados radicales, grupos de apoderados vinculados a partidos políticos, que usan a los niños para pelear sus guerras. Esos apoderados debieran hacerse responsables y pagar toda la destrucción que esos niños generan. Y la Defensoría de la Niñez debiera querellarse contra esos apoderados que están usando a niños para enfrentarse contra policías».

También, el autor de “Siete Kabezas» dijo que «los grupos que salieron a la plaza Baquedano dijeron que el Rechazo no tenía validez, que había que hacer un proceso constituyente. Y les hicieron casos, porque efectivamente va a haber un proceso constituyente, así que deben estar muy contentos los muchachos de la primera línea. Vamos a ver si con eso se calman, yo lo pongo en duda».

«El gobierno tiene una responsabilidad política con la violencia que se generó cuando era oposición»

Iván Poduje sostuvo que «el gobierno tiene una responsabilidad política con la violencia que se generó cuando era oposición. Los parlamentarios, incluyendo al Presidente, a los ministro Jackson y Vallejo, se opusieron a una serie de medidas para controlar estos eventos. Y como autoridades partieron su gobierno con un indulto, hablando de presos políticos mapuches y del Wallmapu. Han tenido una actitud de coqueteo permanente con la violencia«, sostuvo.

Agregó que «ahora, cuando esto ha escalado y han cambiado autoridades, y es muy positiva la llegada de la ministra Tohá, hemos visto una actitud más enérgica, pero olvidan que su responsabilidad principal como Estado es proteger a la población de los violentos«.

“El gobierno le pidió ayuda a los 30 años que tanto denostó”

Al ser consultado por el cambio de gabinete del martes pasado, el arquitecto señaló que «lo que hizo el gobierno fue pedirle ayuda a al Concertación, a a los 30 años que tanto denostó. La ministra Tohá trae experiencia pero con poco tiempo. No ha reaccionado con la rapidez suficiente (…). La ministra Tohá tiene que garantizarle a la gente seguridad y paz».

Por último, Poduje se refirió a las conversaciones de los distintos partidos políticos para darle cause a un nuevo proceso constitucional tras el triunfo del Rechazo al texto propuesto por la Convención.

“Me parece improcedente que ChileVamos y la centroizquierda que votó Rechazo haga un acuerdo a puertas cerradas, para definir unilateralmente qué es lo que hay que hacer, con estos hechos de violencia. Es claramente una presión para hacer una Convención Constituyente”, afirmó.

Y aclaró que «no podemos iniciar un proceso constituyente con la violencia en la calle, esa es una presión política para hacer lo que están haciendo hoy».

Deja un comentario

Cancelar la respuesta