Publicado el 11 febrero, 2021

Israel y Chile: similares estrategias para el comienzo exitoso de una vacunación masiva

Autor:

Maolis Castro

El Estado hebreo consiguió inmunizar a más del 23% de su población y ya se asoman los primeros efectos con las caídas de hospitalizaciones y pacientes críticos. Su campaña estuvo centrada en tempranos acuerdos con farmacéuticas, una avanzada logística, capacitación del personal sanitario, entre otros factores. Chile, que ya vacunó a más de 1 millón de ciudadanos, coincide en varias estrategias con el país del Medio Oriente. Chaim Rafalowski, jefe de Gestión de Desastres del servicio de emergencias israelí Maguen David Adom, advierte que, basado en la experiencia que han tenido, uno de los mayores desafíos es combatir la desinformación. “Estamos luchando contra  las fake news y la campaña de los antivacunas. Es una batalla”, señala a El Líbero.

Autor:

Maolis Castro

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Los ojos del mundo se enfocan en Israel, un país que consiguió vacunar contra el coronavirus a casi 40% de su población con una primera dosis en pocas semanas. Su campaña de inmunización, la cual comenzó el 19 de diciembre, consiguió distribuir dosis para sus habitantes en una tasa superior a cualquier nación, según cifras recopiladas de fuentes gubernamentales en Our World in Data.

De la exitosa fórmula destaca un consolidado sistema sanitario, un reducido número de habitantes en un pequeño territorio, capacitación de personal para inocular, una avanzada logística, intercambio de información por dosis con Pfizer-BioNTech, protocolos de seguridad, como algunos factores determinantes en esta campaña. “Israel podría convertirse en un laboratorio mundial para la inmunidad colectiva o algo que se acerque a la inmunidad colectiva muy rápidamente”, dijo el Primer Ministro Benjamín Netanyahu en su discurso en el Foro Económico Mundial anual en Davos, Suiza.

La administración sanitaria está centralizada en Israel, lo cual concede al Ministerio de Salud la capacidad para manejar el operativo y aplicar decisiones en una forma controlada. El país cerró negociones con AstraZeneca y Oxford en abril, unos meses después con Moderna, y finalmente ennoviembre aseguró 10 millones de dosis con Pfizer-BioNTech. Fue una estrategia parecida a la aplicada por Chile, donde el Ejecutivo concretó acuerdos con farmacéuticas como Sinovac, AstraZeneca, Pfizer-BioNTech, entre otros, para garantizar los primeros envíos el 24 de diciembre y el inicio de un plan de vacunación masiva el 3 de febrero que permitió la inoculación de 1.292.622 personas hasta ayer.

Israel tiene una tasa de 67,3 dosis acumuladas de vacunación contra Covid-19 administradas por 100 personas, mientras que Chile está en el quinto lugar, con 5,6, según Our World in Data. El fundador de este portal, el economista de la Universidad de Oxford Max Roser, calificó como “impresionante” la campaña chilena.

El Estado hebreo tiene un sistema de salud digitalizado que registra el historial de salud de cada persona durante toda su vida. Sus ciudadanos están afiliados a un seguro médico obligatorio por ley, el cual consta de cuatro prestadoras de atención primaria. Dicha red está desplegada por todo el territorio israelí, y cuenta con experiencia en vacunación. Chaim Rafalowski, coordinador nacional de Gestión de Desastres del servicio de emergencias israelí Maguen David Adom (MDA), comenta a El Líbero que todavía tienen “desafíos logísticos”, pero que el país “no empezó desde cero” con la vacunación. “Se tomó un sistema existente, y se le dieron las capacidades adicionales para manejar estas vacunas contra Covid-19”, explica.

Antes de la llegada de los primeros cargamentos, ya toda la logística estaba avanzada. Se comenzó a vacunar a los grupos más vulnerables, lo cual incluyó visitas a hogares de larga estadía de adultos mayores y personas con discapacidades. “No solo se vacunaron a las personas que viven en estos hogares, sino que los funcionarios que atienden a estas personas. Orgullosamente, la semana pasada terminamos la segunda dosis de vacuna para todos los hogares del país, lo que quiere decir que pronto vamos a tener protegidas a 95% de las personas mayores, las cuales son más vulnerable frente al coronavirus”, dice Rafalowski.

Chile también inició su campaña en personal sanitario, adultos mayores y grupos críticos. En el caso de Israel, los adultos mayores fueron inoculados en menos de seis semanas, considerando el intervalo de 21 días entre cada dosis de Pfizer; y un 85% de este grupo ya están vacunados con una dosis y, al menos, 50% con ambas.

La meta impuesta por el Ministerio de Salud de Israel es inocular a cerca de 95% de las personas mayores de 50 años. “Y en eso se está luchando en este momento… Si la gente no entiende que estamos luchando una batalla, vamos a fracasar aunque tengamos las mejores vacunas del mundo”. El Gobierno de esa nación pretende lograr la inmunidad de rebaño entre marzo y mayo, y hasta ahora más de 23% recibió ambas dosis.

El país pactó con Pfizer-BioNTech para recibir masivas cantidades de su vacuna a cambio de compartir información sobre los efectos y reacciones tras la inoculación, las cuales arrojan resultados que demuestran su efectividad en reducir tanto las infecciones como los casos que requieren hospitalización.

Hay más de 3,5 millones de personas vacunadas, de las cuales 1,8 millones pueden considerarse protegidas frente a la Covid-19 porque superaron la semana después de la segunda inyección. “Somos 9,3 millones de habitantes, aproximadamente 600 mil personas son recuperadas de Covid-19, así que ellos no se van a vacunar; y tenemos casi 3 millones de menores de 16 años, y ellos no se pueden vacunar en este momento. Así que tenemos un total de 6 millones de personas que potencialmente podríamos vacunar”, explica Rafalowski.

Israel tiene un reducido número de habitantes, un poco más de la población existente en la Región Metropolitana de Chile (7,1 millones, según el censo de 2017), y esto facilita una vacunación más acelerada. Rafalowski agrega que, a los puntos más lejanos del país, viajando en un vehículo, se llega en pocas horas. “Cuando mis compañeros del SAMU Metropolitano me cuentan que están volando con pacientes durante 4 y 5 horas, yo les digo que 5 horas es volar a España desde Israel”, agrega.

Esta semana, Israel inició una desescalada tras su exitosa campaña de vacunación, donde el gobierno de Netanyahu prevé actuar con cautela para evitar un peak en los contagios. Tras la campaña, los resultados comienzan a surtir efecto con la reducción del ritmo de hospitalizaciones. Según Eran Segal, científico del Instituto Weizmann, en las últimas tres semanas hubo 41% menos casos confirmados de Covid, 31% menos hospitalizaciones y 24% menos pacientes críticos, en personas mayores de 60 años (los primeros en inmunizarse contra el SARS-CoV-2).

La batalla contra las “fake news”

Netanyahu incluyó a residentes extranjeros sin seguro médico en el país, diplomáticos y periodistas extranjeros, en la campaña. Las dosis diarias por cada 100 personas cayeron levemente en los últimos días. De ahí que se intensificó la búsqueda de personas a vacunar.

Según el coordinador de Gestión de Desastre MDA, muchos jóvenes tienen renuencia para ser vacunados, producto de falsas creencias respecto a las fórmulas contra el coronavirus. “Está el tema de las fake news y la campaña de los antivacunación. Es una batalla”, dice Rafalowski.

Manifiesta su preocupación ante la desinformación. Señala que la mayoría de las personas tienen “preocupaciones legítimas” que deben ser respondidas por las autoridades, pero explica que actualmente “estamos luchando contra las falsas creencias, y eso es una lucha que se realiza persona por persona”.

El Estado hebreo está enfocado en convencer a esa población dudosa. Rafalowski recomienda no escatimar en este objetivo, aunque sea necesario llegar individualmente a esas personas.

El país, como muchos en Europa y Medio Oriente, también lidia con la propagación de las variantes británica y sudafricana. “Estamos luchando dos batallas al mismo tiempo, una es vacunar a las personas y la otra es que estamos en la tercera ola de pandemia, y es la peor vista desde que llegó el virus en marzo de 2020. La cantidad de pacientes críticos se observa que disminuye la edad, y tenemos mujeres embarazadas en condición crítica en los hospitales, por primera vez; y ahí vemos el impacto de la variante británica que es más contagiosa”, explica Rafalowski.

Subraya: “Hay un grupo, y creo que Chile también lo verá, que no le tiene confianza a las vacunas. Hay un sentimiento de que ellos creen que el Estado los está obligando a vacunarse. ¿Qué va a pasar en 3 meses más? Obviamente las autoridades están hablando de que las personas vacunadas van a tener más libertad que las no vacunadas. Por ejemplo, se abrirán los eventos deportivos y yo iré a ver un partido de fútbol si estoy vacunado; y si no lo estoy, probablemente no”, indica.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO