Publicado el 1 mayo, 2021

Ignacio Briones (Evópoli): “No hay país que pueda resistir una renta universal permanente”

Autor:

Pilar Molina

El candidato a La Moneda y exministro de Hacienda se refiere a la propuesta de las también presidenciables Ximena Rincón (DC) y Paula Narváez (PS). Opina que en los términos en que fue presentada –600 mil pesos mensuales para todas las familias de Chile hasta diciembre- “son números de fantasía”. Briones subraya que el criterio debiese ser asegurar que “ninguna persona que lo necesite quede fuera de las ayudas fiscales”.

Autor:

Pilar Molina

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Con una agenda de “mínimos comunes” terminó la reunión entre el Presidente Sebastián Piñera y los representantes del Poder Legislativo. En la cita, en la que participaron los ministros del comité político y las mesas de ambas cámaras del Congreso, encabezadas por la senadora Yasna Provoste (DC) y el diputado Diego Paulsen (RN), se acordó desarrollar planes enfocados en la ayuda social y económica a las familias y pymes junto con una mayor recaudación para el Estado.

El encuentro ocurrió tras las recientes diferencias entre el Ejecutivo y el Legislativo a propósito del tercer retiro de fondos previsionales, y con el objetivo de acercar a los poderes del Estado para trabajar en el diálogo y  mejorar la gobernabilidad del período restante del mandato.

Uno de los temas que se abordó fue el de la renta universal de emergencia, una propuesta en la que ha venido insistiendo la oposición. Previo a la reunión, la senadora de la Democracia Cristiana había anunciado la idea de instaurar una “Renta Básica Universal” que llegara al 90% de la población. Sin embargo, tras la conversación con el Mandatario llegaron a un acuerdo de “mínimos comunes”. Frente a ello, la presidenta de la Cámara Alta aseguró: “El sentido de urgencia que tiene para las familias hoy día tener la certeza de que van a poder contar con un instrumento, sea el nombre que se defina, renta básica universal, es lo que ha señalado la oposición, o ingreso solidario”. “Nos da lo mismo el nombre”, agregó Provoste.

Sobre esto conversó el exministro Hacienda y candidato presidencial de Evópoli Ignacio Briones con la periodista Pilar Molina, durante el programa “Mirada Líbero en Agricultura“. “El concepto de renta básica universal significa que es para todos, para usted y para mí, eso es tremendamente injusto, porque cuando a usted y a mí nos llega un cheque, ese cheque que no le llega a quien sí lo necesita”, afirmó Briones.

-Usted dice estar preocupado por la crisis institucional, porque topamos fondo, con un Congreso que se arroga atribuciones que no tiene. ¿La encuesta del CEP le confirma sus aprensiones?

-Sí, de alguna manera me lo confirma. La encuesta CEP vuelve a confirmar, una vez más, el deterioro profundo de todas nuestras instituciones, y las más deterioradas son precisamente las instituciones políticas: el Congreso, la Presidencia, los partidos… y eso es tremendamente preocupante, porque todas esas instituciones son consustanciales a la democracia y a la calidad de la misma. Cuando se debilitan uno entra en una suerte de círculo vicioso. La gran mayoría de los políticos, conscientes de estas baja popularidad, buscan cualquier método para subir, lo que implica saltarse la Constitución, el ordenamiento jurídico básico, las reglas del juego que son fundamentales para la democracia pero, tal cual era predecible, no repuntan.  Es un juego perdido. Estamos en un punto ciego, tremendamente preocupante, donde el problema de fondo es institucional y hay que ponerle alerta, a eso me refería en el video.

Yo confío en que la Presidenta del Senado, el Presidente de la Cámara y las altas autoridades de nuestra democracia puedan hablar por el resto y que la palabra empeñada se cumpla”.

-El Jefe de Estado está negociando con los presidentes del Senado y de la Cámara un acuerdo social, modificaciones tributarias y respeto a la constitucionalidad, ¿tiene sentido que el gobierno siga negociando con la mayoría opositora del Congreso?

-Sí, creo que no hay otra alternativa, honestamente. Aquí hay que recuperar el diálogo de buena fe, honesto, donde la palabra empeñada vuelve a valer. Yo confío en que la Presidenta del Senado, el Presidente de la Cámara y las altas autoridades de nuestra democracia puedan hablar por el resto y que la palabra empeñada se cumpla. Lo fundamental de cualquier acuerdo es un compromiso de las fuerzas políticas, sabemos que no todas se van a comprometer, pero al menos de la mayoría, a no seguir saltándose las reglas, eso es lo fundamental. De seguir este juego se va a autodestruir, y eso sería tremendamente grave. Dejemos de lado los retiros, está lleno de iniciativas que son inconstitucionales y que están siendo impulsada a la diestra y siniestra por los parlamentarios. Esa es la primera condición. Lo segundo es un acuerdo respecto a las ayudas sociales, emulando lo que fue el acuerdo del 14 de junio que a mi me tocó liderar, creo que ese es el camino, compartir responsabilidades, y que sea una señal de unidad y de diálogo.

La tercera, soy de los que creen que sería un error hacer una reforma tributaria hoy día, porque no podemos seguir parchando nuestro sistema tributario. Lo que corresponde es sentarnos, definir principios básicos, que impulse el próximo gobierno para tener un esquema tributario que sea más simple, más justo, más eficiente, que recaude más, pero que también sea pro inversión y pro crecimiento. Eso no se improvisa al calor de la emergencia, con las sensibilidades en alto. Tuvimos un año de estudio con las exenciones, eso está reposado, tuvo una comisión transversal de economistas de distintos sectores políticos. Pensemos en una reforma tributaria que sea un pacto fiscal de mediano y largo plazo. Necesitamos recaudar, pero necesitamos volver a crecer. Y para volver a crecer lo fundamental es entregar certezas respecto a las reglas del juego en un horizonte relativamente amplio, y en eso es que tenemos que ponernos de acuerdo.

Es tan evidente que los retiros son para un beneficio político, esto es un cohecho moderno con recursos de las personas”.

-¿Pero usted cree que la oposición hoy se va a contentar con, por ejemplo, eliminar las ganancias de capital en el mercado bursátil? Cuando están pensando en llevar al 30% del PIB la recaudación tributaria.

-Es viable si somos honestos, si somos deshonestos no es viable. Ser honestos significa reconocer que acá hay grupos de presión en distintos sectores, que cruzan a todo el espectro político. Pero si es así, digámoslo tal cual, “no quiero avanzar en exenciones tributarias o eliminar la renta presunta porque soy representante de la pequeña minería, o de los transportistas”. Digámoslo con todas sus letras, pero nadie puede pretender que la cosa cambie, que podamos recaudar más sin hacer cambios, sino nos quedamos con las alternativas populistas y el slogan, como el impuesto a los super ricos, que sabemos que no recauda, y que en el mejor de los casos va a alcanzar a financiar un mes de IFE. Es una pérdida de tiempo, ¿por qué no discutimos ingresos de verdad? Hemos planteado 10 exenciones que recaudan 3.300 millones hoy y para siempre, eso nos da un aire, y mientras tanto tengamos un compromiso de todas las fuerzas políticas de tener un pacto fiscal de mediano y largo plazo, porque no podemos seguir parchando un sistema tributario en un momento en que necesitamos dar señales para recaudar más, pero también para crecer más. A los empresarios de todos los tamaños y sectores lo que más les importa es la estabilidad de las reglas del juego, cómo no vamos a ser capaces de combinar ambas cosas.

Esto es transversal, de alguna manera esta inmediatez es indistinguible entre izquierda y derecha, están todos con la misma calculadora en la mano”.

-¿Usted ve una preocupación en la mayoría opositora, que domina el Congreso, por el futuro? Porque uno ve que quieren recursos hoy y que todo lo que pueda dar el Estado que lo dé, y todos los impuestos….

-Claro, pero ese problema no lo he visto solo en la oposición, lo he visto también en el oficialismo, eso es lo preocupante. Esto es transversal, esta inmediatez es indistinguible entre izquierda y derecha, están todos con la misma calculadora en la mano.

-¿Qué le parece este acuerdo entre el Gobierno y el Congreso, que renuncia a sus facultades a cambio de paz y de que este país pueda avanzar?

-Necesitamos poner la pelota al piso y volver a dialogar, todo lo que sea diálogo es bienvenido. Si es un diálogo de buena fe, uno tiene que decir “¿sabe qué? No me salto más las reglas del juego”. Es decir, renunciemos a esta inmediatez y empecemos a pensar con una cierta mirada de futuro. No le voy a pedir a 10 o 20 años, ni siquiera a 4 años, hagámosla para el año. Para eso tenemos que preocuparnos de las pegas de las personas, del año escolar perdido, de que al salir de las cuarentenas podamos caminar tranquilos por la calle, seguridad. Esas son las prioridades de las personas. Si usted quiere mirar un poco más allá, al que le toque gobernar, debiera entender que le vienen cuatro años muy difíciles, en que la economía tiene que volver a despegar, y para eso y para dar trabajo tenemos que dar ciertas certezas mínimas, entonces no sigamos improvisando sobre la marcha, porque eso lo único que hace es exacerbar la incertidumbre, en el momento de máxima incertidumbre en el que hoy estamos.

“La propuesta de las candidatas Ximena Rincón y Paula Narváez eran números de fantasía”

-La presidenta del Senado esta hoy detrás del impuesto a los super ricos, una reforma tributaria, y también quiere crear una renta básica universal, ¿cree que es el momento para establecer una renta básica universal?

-Hay que pasar del titular. El concepto de renta básica universal significa que es para todos, para usted y para mí,  eso es tremendamente injusto, porque cuando a usted y a mí nos llega un cheque, ese cheque no le llega a quien sí lo necesita, por la sencilla razón de que los recursos son escasos, no son infinitos. Hoy el IFE es bastante universal, está llegando a 13 millones de chilenos, de los 18. Si le suma personas de clase media se está cubriendo espectro grande. Ahora, el criterio último aquí debiera ser asegurar que ninguna persona que lo necesite quede fuera de las ayudas fiscales, ese es el criterio. Si usted le quiere llamar renta universal, nosotros preferimos llamarlo ingreso solidario de emergencia, pongámosle el nombre que queramos, pero el criterio es que ninguna persona que lo necesite se quede sin estas ayudas, en la medida en que sigamos en esta situación de pandemia. 

-Pero están hablado de renta básica universal permanente, no para la emergencia o la pandemia.

-Si usted me dice una renta básica universal permanente, en los términos que se ha planteado, la verdad es que no hay país que pueda resistirlo. La propuesta de las candidatas Ximena Rincón y Paula Narváez eran números de fantasía literalmente, 600 mil pesos para todas las familias de Chile, eran mas 40 mil millones de dólares a gastar en 8 meses. Para que tengamos una idea, esos son como tres retiros en 8 meses. Es simplemente un volador de luces y es seguir jugando con las expectativas de las personas. Hay que entender que el dinero del Estado viene siempre de las personas, no cae de magia, son los impuestos que los pagan las personas, las empresas y los más vulnerables también, que pagan el IVA. Acá no hay alquimia. Uno tiene que hacer con los recursos que tiene, endeudándonos, porque no tenemos más ingresos, pero ningún país puede endeudarse para siempre, porque el que se endeuda y se sobreendeuda, en algún momento le llega el agua al cuello y termina ahogándose.

No tratemos de hacer reformas de largo plazo al calor de la inmediatez y de la emergencia. Ese es un mal amigo, un mal aliado”.

-O sea, no es el minuto para una renta básica universal.

-Yo quiero entender qué significa, bajo esos términos. La ex Nueva Mayoría en abril del 2020 también propuso algo que le llamó renta básica universal, que en realidad no lo era, era acotado, y tenía un costo como de 800 millones de dólares mensuales, para que vea cómo se han multiplicado los números ahora. Aquí nos están hablando de 40 mil millones de dólares en 8 meses, y lo que el gobierno está gastando en el IFE, más el bono clase media, son más de 2  mil millones de dólares mensuales. Pongamos la pelota al piso, hablemos con honestidad, veamos lo que se ha hecho, reconozcamos lo que se acordó el 14 de junio: 12 mil millones para los próximos dos años, seis mil millones al año. Resulta que hoy día se ha puesto más del doble y hay una oposición que se ha lavado las manos como si nunca hubiera participado de ese acuerdo. Miremos para adelante. Cómo aseguramos este año, cómo damos gobernabilidad y paz; pero no tratemos de hacer reformas de largo plazo al calor de la inmediatez y de la emergencia, porque uno nunca ha hecho reformas de largo plazo en tiempos de emergencia, ese es un mal amigo, un mal aliado.

-Unas de las condiciones que le está poniendo la oposición al gobierno es que haga de inmediato el proyecto necesario para que se apruebe el bono por 200 mil pesos para los 3 millones de personas que quedaron con saldo cero en sus cuentas.

-Creo que no le queda otra, porque ya lo había propuesto. Nuevamente, esto es parte de lo que tiene que acordarse en las discusiones estos días: el criterio último que debiera guiarnos es cómo aseguramos que ninguna persona que lo necesite se quede fuera de las ayuda sociales, ese debiera ser el marco de referencia y no seguir improvisando con compensaciones como esta.

Nosotros hemos planteado, y sé que esto es polémico, volver a la lógica del auto reporte, que confiemos en las personas y en su responsabilidad y libertad (…). Ceo que el camino es creer en las personas, a lo mejor tengamos personas que engañan, otras que se equivocan, pero esa es la manera basada en la libertad y responsabilidad individual de agilizar las ayudas, so riesgo de que puedan haber problemas.

-¿Pero no es un poco ingenuo eso a estas alturas? 

-Por eso el auto reporte o la declaración jurada es una invitación a la responsabilidad individual, donde las personas sean las que digan si les cayó el ingreso o si tienen un problema familiar asociado a la pandemia, y determinen si requieren la plata. El día en que no confiemos en las personas, en su responsabilidad y libertad, cerremos por fuera no más. Yo apelaría a ese criterio, so riesgo de que a uno le digan ingenuo.

Y, vuelvo al criterio que nos debiera guiar, que es no seguir con los retiros, si es tan evidente que esto es para un beneficio personal, un beneficio político, esto es un cohecho moderno con recursos de las personas. La prueba más gráfica es que no estando pagado el tercer retiro ya se ha anunciado el cuarto, el quinto y el sexto, y todos los que vendrán. Más encima lo anuncia la pareja de la diputada Jiles que es candidato a gobernador. Qué más claro que es para el beneficio de los políticos y no de las personas. Hay que dejar eso atrás, con un compromiso de las fuerzas políticas serias de no saltarse más las reglas.

“Muchos políticos están dispuestos a cualquier medio con tal de maximizar sus chances de ser reelectos”

-¿Usted cree que hoy hay más personas a favor de matar el sistema de AFP que de sostenerlo? ¿Usted cree que están muertas las AFP?

-Creo que están bien heridas, todavía hay tiempo de salvar los recursos. Pero hay que distinguir dos cosas: aquellas personas que ven en esto un vehículo de aliviar las necesidades de las personas y otros que de frentón quieren aniquilar el sistema. En mi gestión todos los chilenos pudieron ver que desde el día uno yo fui un acérrimo detractor de esta medida, precisamente porque vamos a desfondar nuestro sistema de pensiones, y lo advertí en el primer retiro. Saltarse las reglas constitucionales es la receta perfecta para llegar a una crisis institucional como la que hoy estamos enfrentando. 

La responsabilidad primera es de los parlamentarios que son capaces de violar la Constitución que juraron respetar (…) Tenemos que llamar a un mínimo sentido de la responsabilidad, paremos de hecharle la culpa al resto”.

-¿Está haciendo lo correcto el Gobierno para atajar las iniciativas parlamentarias en materias donde solo el Ejecutivo tiene facultad?

La responsabilidad primera es de los parlamentarios que son capaces de violar la Constitución que juraron respetar. Los mismos diputados después critican que el gobierno tiene que hacerse parte, porque o si no ellos mismos van a seguir violando la Constitución, por favor, de qué estamos hablando. Tenemos que llamar a un mínimo sentido de la responsabilidad, paremos de echarle la culpa al resto, cuando en realidad la primera responsabilidad es de aquellos que proponen proyectos que son inconstitucionales, es el mundo al revés, yo hago la embarrada y le echo la culpa al otro por no detenerme. Este es el momento de la responsabilidad, tanto para los ciudadanos, pero sobre todo para los políticos. Basta.

Hoy lo que marca la agenda son las elecciones y que muchos políticos están dispuestos a cualquier medio con tal de maximizar sus chances de ser reelectos”.

-¿La derecha se ha descompuesto en esto, siguiendo el ritmo populista de la izquierda, solo por las elecciones, o también porque el gobierno no la ha considerado?

-Es una mezcla de todo, pero hoy lo que marca la agenda son las elecciones y que muchos políticos están dispuestos a cualquier medio con tal de maximizar sus chances de ser reelectos. De izquierda a derecha, todos renunciando a sus convicciones. Por ejemplo, la izquierda renuncia a sus convicciones al decir que los trabajadores, que ellos tanto defienden, se rasquen con sus propias uñas, y que estos retiros además sean libres de impuesto, es el mundo al revés. Eso solo refleja que esto no es por convicción, es una renuncia a las convicciones pensando simplemente en la elección, con calculadora en mano.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO