Publicado el 31 de marzo, 2017

Gerente general de la Asociación de AFP: “Si administramos el 5% adicional tendría costo cero para los afiliados”

Autor:

Uziel Gomez

Fernando Larraín cuestiona a la ministra del Trabajo por decir que ni un peso de dicho incremento iría a las AFP, y que cualquier otra institución que administre el 5% adicional, sea del Estado o del Banco Central, tendría que cobrar comisión. También rechaza que los fondos adicionales no sean heredables, como propone el gobierno, pero coincide en equiparar la edad de jubilación entre hombres y mujeres.
Autor:

Uziel Gomez

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El debate de las pensiones se ha reinstalado en el escenario actual debido principalmente a las filtraciones del borrador de proyecto de ley del gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet que busca modificar el sistema de capitalización individual.

Han trascendido un par de propuestas que han generado amplia polémica: que la mitad del aporte adicional del 5% para las pensiones que quiere cobrarle el Ejecutivo a las empresas no sea heredable, y subir la edad de jubilación de las mujeres.

Varios abogados advirtieron que la primera idea del gobierno será inconstitucional porque los ahorros previsionales son derechos de propiedad, según establece el artículo 19, número 24 de la Constitución.

En medio del debate, “El Líbero” conversó con Fernando Larraín, gerente general de la Asociación de AFP. El profesional fue cercano al ministro Nicolás Eyzaguirre, con quien trabajó en el Ministerio de Hacienda durante un año y medio en 2002 como asesor en importantes reformas como el Auge, el programa Chile Solidario y el postnatal. Luego pasó a integrar el segundo piso de La Moneda, entonces dirigido por Ernesto Ottone.

Tras su paso por el gobierno laboró en la Organización de Estados Americanos (OEA) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en Washington, donde se vinculó a temas relacionados con modernización del Estado, corrupción, gestión pública y economía política.

– ¿Cuál es el análisis de la Asociación de AFP sobre el debate de pensiones que se ha instalado en el país?

– Nos parece interesante lo que ha ocurrido en términos sociales, porque hay una demanda, más allá de las consignas, en que el trasfondo tiene que ver con cómo somos capaces de tener mejores pensiones. Y esto se ha dado con un debate con temas ideológicos, pero con una ciudadanía más ávida de información. Con todo lo que ha salido en los medios, las personas se dan cuenta que para mejorar las pensiones no se da por arte de magia, sino que tiene que ver con el ahorro y el trabajo. Antiguamente no se sabía muy bien, pero hoy hay mucha más sensación de los deberes que tiene un cotizante para mejorar su pensión. Eso es algo positivo. En campañas electorales ad portas van a aparecer muchos esloganes y cosas falsas. Algunos tratan a las AFP de ladrones, cuando no ha habido ninguna pérdida de los fondos de los trabajadores. Hay discusiones en esa línea que son políticas, pero el debate se ha ido encaminando y ojalá hubiéramos tenido una discusión seria de esto un par de años atrás porque el sistema requiere cambios.

Fernando Larraín: «En campañas electorales ad portas van a aparecer muchos esloganes y cosas falsas. Algunos tratan a las AFP de ladrones, cuando no ha habido ninguna pérdida de los fondos de los trabajadores»

– ¿Qué cambios al sistema proponen las AFP?

– En el mediano y largo plazo este sistema se debe fortalecer en sus tres pilares. Dejando de lado el pilar voluntario, que por los sueldos es difícil sumar, en el pilar solidario el Estado entrega pensiones de $100 mil a poco más de un millón de personas, con un costo del 0,7% del PIB. Eso en términos comparativos es bastante bajo. Y se abre una discusión de cómo se financia ese pilar para poder aumentar la cobertura del 60% al 80% más vulnerable.

– ¿Cuánto cuesta aumentar la pensión solidaria de $100 mil?

– Si aspiramos a tener una pensión básica solidaria en torno a los $200 mil significa duplicar los recursos del pilar solidario, pasar del 0,7% del PIB  1,4% o 1,5%. Eso significa agregar US$1.800 millones al año. El problema es de dónde salen los recursos. Cuando uno mira los sistemas de pensiones nórdicos o el sistema holandés, que son los mejores, tienen un primer pilar bien grueso, porque ponen el 6% del PIB.

– ¿Cuál es su propuesta respecto del pilar contributivo?

– Hay varias cosas que hacer, quizás el más obvio tiene que ver con que cuando empezó el ahorro del 10% de los trabajadores en los años 80’, se financiaba un peso de pensión al mes. Hoy con mayor esperanza de vida, para financiar ese mismo peso mensual se requiere un 14%. Hemos dejado ajustados parámetros a una realidad de Chile del 80’, completamente distinta a la realidad de hoy. En su momento muy poca gente estaba sobre el tope imponible, pero hoy no poca gente lo supera. Hay que hacer ajustes respecto de eso. Mirando la experiencia internacional, uno debe esperar que las empresas contribuyan al ahorro y pensión de sus trabajadores. Por eso nos parece acertado que los empleadores puedan contribuir también.

– ¿Se debería subir la edad de jubilación?

– En Chile la jubilación es voluntaria, pero tenemos un mercado laboral que le cuesta absorber personas que buscan trabajo a los 65 años. No se puede extender la edad de jubilación si no hay un mercado disponible, tienen que ir de la mano. Respecto de la mujer, debemos avanzar hacia igualar la edad de jubilación de los hombres y las mujeres. Las mujeres que jubilan a los 60 años viven hasta los 90 años. Entonces, la pensión tiene que cubrir 30 años, pero la cotización promedio es de 15 años. Las matemáticas no dan. Hay que nivelar las jubilaciones de los hombres y mujeres, y hay un rol de las empresas y el Estado para generar incentivos para postergar la jubilación.

Fernando Larraín: «debemos avanzar hacia igualar la edad de jubilación de los hombres y las mujeres. Las mujeres que jubilan a los 60 años viven hasta los 90 años. Entonces, la pensión tiene que cubrir 30 años, pero la cotización promedio es de 15 años. Las matemáticas no dan»

–  Respecto de quién administrará el 5% adicional, la ministra del Trabajo, Alejandra Kraus, dijo “ni un peso más a las AFP”. ¿Qué le responde?

– En un contexto en que la Presidenta Bachelet instruyó hacer un acuerdo nacional, me parece que dejar un actor ex ante fuera de cualquier discusión no ayuda a construir confianza. ¿Cuál es la razón para dejar a las AFP fuera? ¿La razón es que hubo una marcha ciudadana cuyo eslogan es no más AFP? Técnicamente no hay ninguna razón. Las AFP han rentado los fondos de manera eficiente y segura. No hay ninguna razón técnica para dejarlas fuera. Ahora, si las están dejando fuera por un tema de legitimidad que lo digan públicamente. ¿Pero si mañana la calle lanza el eslogan de ‘no más políticos’, vamos a quedarnos sin democracia? Creo que los políticos son muy importantes en la construcción del país, así como creo que las AFP son importantes para hacer rentar el ahorro de los trabajadores. Hoy legalmente las AFP cobran comisión sobre la renta imponible. Por tanto, si las AFP tuvieran que administrar ese 5% no podrían cobrar una segunda comisión. Para el afiliado sería costo cero. Cualquier otra institución, del Estado o de quien sea, tiene que cobrar esa administración. Si tenemos algo que funciona y funciona bien, cuál es la razón técnica de dejarlo fuera por que sí. Esto es muy importante porque no da lo mismo quién administre el 5%, porque un punto de rentabilidad en un período de 35-40 años significa un 25% más de pensión. Por tanto, si la administración de ese 5% es poco rentable, va a repercutir en la pensión.

– ¿En caso de que el Estado o el Banco Central administre deben cobrar comisión?

– Imagino que sí, porque cómo van a administrar gratis. Tiene que haber una expertise respecto de la inversión, quizás requieran subcontratar servicios, y debería  haber algún subsidio para la generación de burocracia, en el buen sentido de burocracia, o en temas de inversiones. Es difícil que una institucionalidad pueda hacer esto a costo cero.

Fernando Larraín: «Las AFP han rentado los fondos de manera eficiente y segura. No hay ninguna razón técnica para dejarlas fuera. Ahora, si las están dejando fuera por un tema de legitimidad que lo digan públicamente. ¿Pero si mañana la calle lanza el eslogan de ‘no más políticos’, vamos a quedarnos sin democracia? Creo que los políticos son muy importantes en la construcción del país, así como creo que las AFP son importantes para hacer rentar el ahorro de los trabajadores»

– El gobierno propone que parte del 5% no sea heredable

– El problema que tiene eso es que rompe uno de los principios de nuestro sistema, que es la propiedad de los fondos. Un trabajador que con esfuerzo se compró su auto o su casa, si fallece el auto o la casa lo heredan sus hijos y familias. En el caso de los fondos es lo mismo, si alguien fallece esos fondos son heredables. Nos parece del todo relevante la discusión respecto de no poner en juicio la propiedad de los fondos. Ese es un tema bastante relevante.  Si esto no es heredable, no serán mis recursos, entonces cuáles serán los incentivos para la formalización del trabajo. Será mucho más fácil para un trabajador estar en el mercado informal, por cuenta propia o hacer acuerdo con sus empleadores para que no le coticen por un porcentaje. Eso se vería exacerbado. Pone una presión mayor en el sistema de pensiones, que funcionan con un mercado formal del trabajo.

– ¿Qué opinan de que la mitad de ese aporte vaya a un fondo común y no a la cuenta individual del trabajador?

– Creemos que si ese 5% va a las cuentas individuales, el incremento sobre la pensión de los trabajadores será bastante relevante. Pero la restricción política del Gobierno es cómo sube las pensiones hoy, y eso no se hace con magia, alguien debe financiarlas. Y la discusión es de dónde sacará el Estado los recursos. El Gobierno podría sacarlo de las arcas fiscales, a través de tributos, o de reasignación de recursos, y lo que apuesta es sacarlo del ingreso de los trabajadores. Alguien que gana $700 mil contribuirá a subir las  pensiones, hoy pero un empresario dueño de una gran empresa que no tiene renta por trabajo no contribuirá nada para eso. Creo que hay una discusión que hacer.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

Suscríbete