Archivo Constituyente es presentado por: Archivo Constituyente
Publicado el 31 marzo, 2021

Francisco Orrego: Chile Vamos ya ofrendó el royalty minero. ¿Y después qué?

Resulta lamentable que, en todos estos casos, nuestra esperanza de que se respete la legalidad vigente descanse en la oportuna y necesaria intervención del Tribunal Constitucional para corregir las malas prácticas de nuestros parlamentarios.

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Se equivocan quienes piensan que asegurar una bancada numerosa de parlamentarios y/o de constituyentes vinculados a partidos políticos es una garantía de que los principios y valores de la centroderecha están a salvo de la izquierda. La mejor demostración es la reciente votación sobre el proyecto que aplica un nuevo royalty a la minería del cobre y del litio, que fue apoyado por 12 parlamentarios de Chile Vamos. Poco les importó la evidencia académica y técnica. A sabiendas optaron por apoyar un proyecto que es irresponsable, populista e inconstitucional. ¿Suena conocido?

Ejemplos recientes abundan. Los partidos de Chile Vamos no solo desahuciaron la Constitución de 1980, entregándola como una ofrenda a los dioses, sino que, además, 35 diputados de la coalición apoyaron el primer retiro de AFP; 48 el segundo retiro; y ahora van por el tercero, nuevamente con el apoyo de parlamentarios de Renovación Nacional. Al igual que en el caso de los proyectos de retiros de fondos previsionales, en el caso del royalty minero también están en juego algunos principios fundamentales en un Estado de Derecho, como es el respeto a la Constitución y a la independencia y separación de los poderes del Estado. Poco o nada les ha importado a algunos parlamentarios de la centroderecha, que la atribución exclusiva para presentar proyectos de ley en materia de tributos esté radicada exclusivamente en el Ejecutivo.

Frente a quienes piensan que no debería existir el Tribunal Constitucional, o que no debiera tener facultades para revisar, de manera preventiva, la constitucionalidad de los proyectos de ley o de reforma constitucional, casos como los de los proyectos de retiros de ahorros previsionales, de royalty minero, de impuestos a los super ricos, de nacionalización de fondos de pensiones y derogación del DL 3.500, de nacionalización del litio, entre tantos otros, dejan en evidencia la necesidad de mantener a dicho órgano jurisdiccional y sus actuales atribuciones, como mecanismo de salvaguardia del Estado de Derecho y de los derechos de las personas. Resulta lamentable que, en todos estos casos, nuestra esperanza de que se respete la legalidad vigente descanse en la oportuna y necesaria intervención del Tribunal Constitucional para corregir las malas prácticas de nuestros parlamentarios.

Habiéndose aplicado para la elección de los constituyentes el mismo sistema electoral utilizado para elegir a los parlamentarios, los riesgos de replicar en la Convención las mismas malas prácticas que vemos en el Congreso hoy son bastante altas. El actual sistema de elecciones sólo ha generado fragmentación y polarización en las fuerzas políticas y en el debate legislativo. Igual cosa sucederá en el trabajo constituyente. ¿Sirvió de algo tener un tercio de los diputados y senadores para defender nuestras ideas y principios, si renunciaron a ellos a favor de la izquierda? El error de los partidos de Chile Vamos de privilegiar la cantidad y no la calidad de los candidatos a parlamentarios y, ahora, a constituyentes, nos habla de su total desconexión con la realidad y una renuncia a los valores y principios que proclamaron defender. Por ello, hoy la desafección y distancia de los ciudadanos hacia ellos es profunda y lapidaria. Por eso afirmo, responsablemente, que haber votado por los parlamentarios de Chile Vamos no ha tenido otro resultado que beneficiar a la izquierda.

Frente a temas, que en mis distintas conversaciones, diálogos e interacciones, he validado que son importantes para el electorado de derecha, ¿qué podemos esperar de los constituyentes vinculados a los partidos de Chile Vamos durante el trabajo en la Convención? ¿Quién puede asegurar que no van a darse vuelta la chaqueta y traicionar a su electorado en plena votación de temas fundamentales, siguiendo el ejemplo de muchos parlamentarios? No podemos olvidar que, en el caso del trabajo de la Convención, no podremos recurrir al Tribunal Constitucional para corregir el populismo e irresponsabilidad de los futuros constituyentes vinculados a Chile Vamos. Por eso, es el momento de votar por personas y principios y dejar la calculadora electoral de lado. Apuesto que ni ustedes ni yo, queremos repetir la lamentable historia, que nos señala, inequívocamente, que votar por los candidatos de Chile Vamos es prácticamente endosar un voto y un nuevo botín a la izquierda. Sólo de ustedes depende el evitar que su voto no termine cobrando una nueva víctima, la nueva Constitución.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

En El Líbero. creemos que construir una sociedad libre es posible. Por esta razón, creamos contenidos que te permiten obtener una vision mas amplia del panorama actual, para que tú mismo puedas crear tus opiniones.

Gracias al aporte de los miembros de la Red Líbero nos es posible cumplir con esta labor, que cada día nos permite llevar contenidos periodísticos de calidad a más personas. Queremos invitarte a que seas parte de la red de personas que apoyan el periodismo libre y que quieren informarse a través de un medio en el cual puedan confiar, te invitamos a que formes parte de la Red Líbero

HAZTE MIEMBRO