Actualidad Deportiva es presentado por:
Publicado el 28 de octubre, 2019

Comentario: Final de la Copa Libertadores en Santiago

Autor:

Gonzalo Mingo Ortega

En estos momentos puede sonar una frivolidad, pero el próximo 23 de noviembre se definirá al campeón de América en nuestro Estadio Nacional. Un encuentro que puede ser un bálsamo para Chile, dadas las difíciles circunstancias que vivimos.

Autor:

Gonzalo Mingo Ortega

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Decidí suspender -con permiso del director de El Líbero, obviamente- estos comentarios deportivos-futbolísticos que semanalmente escribo, pues consideraba frívolo realizarlos en momentos de tanta convulsión social. Sin embargo, en los próximos cuarenta días, y si las condiciones lo permiten, se realizarán en Chile algunos encuentros de relevancia mundial: está, por una parte, la Cumbre de la APEC (16 y 17 de noviembre en Santiago) y, por otra, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático COP25 (entre el 2 y el 13 de diciembre).

También Chile tiene otro compromiso internacional: la final de la sexagésima edición de la Copa Libertadores de América que se disputarará el sábado 23 de noviembre en el Estadio Nacional. Este encuentro es el más importante a nivel de clubes en Sudamérica y el campeón se mide luego con su equivalente europeo, el ganador de la UEFA. El año pasado en esta final de finales River Plate fue derrotado por Real Madrid.

La final de Santiago la disputarán River Plate de Argentina y Flamengo de Brasil. A los millonarios o los de la banda, como llaman a los riverplatenses, el Estadio Nacional no les trae muy buenos recuerdos, ya que han perdido dos finales en Chile. Una de ellas, memorable (equivalente a un Maracanazo): fue el año 1966 y River enfrentaba a Peñarol de Uruguay. El equipo argentino ganaba 2 x 0 en un partido que tenían totalmente controlado. Pero ocurrió un episodio que cambió el trámite del pleito. Amadeo Carrizo, arquero de River, detiene una pelota con el pecho ante un potente disparo de Alberto Spencer; esta «canchereada» del argentino provocó una reacción en los uruguayos similar a la de un león herido; los aurinegros sacaron a relucir su garra charrúa, y terminaron derrotando 4 x 2 a River en el tiempo suplementario. De este encuentro salió el apodo de gallinas para los riverplatenses. Después, el año 1976 en el mismo Estadio Nacional, River Plate cayó derrotado 2 x 3 por Cruzeiro de Brasil.

Esta final que reúne a los dos mejores equipos del continente tiene, al mismo tiempo, los planteles más valorizados. Por un lado, River, con una cotización de USD $169.711.034, y Flamengo de USD $139.769.908. En contraposición, los 16 clubes que compiten en el torneo chileno de primera división están valorizados en USD $167.633.455. Esto explica porqué muchas veces tenemos magros resultados y nos ayuda a comprender nuestra realidad futbolística.

Es de esperar que se lleven a efecto estas Conferencias y/o Cumbres que son importantísimas para nuestro país. En un tono menor, la final de la Libertadores sería un bálsamo para Chile. El fútbol es lo más importante dentro de las cosas que no son importantes. Vamos todos en este barco que se llama Chile, nadie se puede restar para sacarlo a flote.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: