Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 20 de junio, 2019

Figuras de la Concertación y del gobierno militar se reencuentran después de 30 años para entregar su experiencia a la oposición venezolana

Autor:

Javiera Barrueto y Emily Avendaño

Enrique Correa, Carlos Cáceres, Alejandro Foxley y el general (r) Óscar Izurieta son algunas de las figuras que compartirán con líderes de distintos partidos de la oposición a Maduro entre el 23 y 25 de junio, en Santiago. El encuentro, donde se intercambiarán visiones sobre la transición y el proceso venezolano, recuerda a otro seminario realizado en 1996. En esa ocasión, El Escorial en España, fue la sede que reunió a socialistas como Ricardo Lagos y al mundo militar, entre ellos, Juan Emilio Cheyre.

Autor:

Javiera Barrueto y Emily Avendaño

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

A principios de 1989, el ex Presidente Patricio Aylwin llegó hasta La Moneda -por esos días en calidad de interlocutor de los partidos de la Concertación- para reunirse con el entonces ministro del Interior, Carlos Cáceres. Esa cita, fue la primera de muchas que tuvieron durante cuatro meses y que tenían como objetivo conciliar posiciones en torno a la transición, tras el plebiscito del 5 de octubre del año anterior. 

A 30 años de que comenzara ese camino, los protagonistas de ese período se volverán a encontrar entre el 23 y 25 de junio en el seminario «Transición pacífica a la democracia: el caso de Chile». Pero esta vez el objetivo será Venezuela. La instancia comenzó a gestarse a mediados del año pasado por el ex ministro de Relaciones Exteriores, Roberto Ampuero. Ya en enero, estaba entre sus planes convocar un encuentro liderado por una «amplia gama del espectro político nacional» para debatir sobre el proceso de la transición con líderes venezolanos.

Fue a través de llamadas telefónicas que se comenzó a sondear la disposición de algunos personeros de la Concertación para que participaran en el encuentro. Finalmente, ese anhelo comenzó a concretarse hace cerca de 10 días. Desde la Cancillería se les envió un borrador con el programa de las exposiciones a los dirigentes, y se selló la fecha final.

La lista incluye figuras que participaron en la Concertación, en la oposición de entonces y en el régimen militar. Entre ellos: el ex ministro Segpres, José Antonio Viera-Gallo (PS); el senador Andrés Allamand (RN); el ex ministro de Educación, y es senador, Sergio Bitar (PPD); el senador Juan Antonio Coloma (UDI); el ex ministro de Hacienda y ex senador, Alejandro Foxley (DC); el ex subsecretario de Interior, Jorge Correa Sutil (DC); el ex comandante en jefe del Ejército, y ex subsecretario de Defensa, el general (r) Óscar Izurieta; el ex ministro Segegob, Enrique Correa; la ex ministra de Educación, Mariana Aylwin; el ex embajador de Chile en Venezuela, Pedro Felipe Ramírez y el ex ministro de Interior, Carlos Cáceres.

Este es un espacio que debe servir a la oposición venezolana para conversar sus distintas posturas, analizar los diversos escenarios de futuro y prepararse para navegar por aguas que son cambiantes, manteniendo la unidad», señala a El Líbero, Sergio Bitar.

Según comentan los mismos participantes y los organizadores, las expectativas son altas. En el ambiente existe la percepción de que la experiencia chilena podría servirle a los dirigentes venezolanos como un «punto de partida» para iniciar su propio camino a la democracia. Eso sí, advierten, que son procesos diferentes.

Sergio Bitar plantea que la «unidad» de la oposición a Nicolás Maduro se transforma en un factor central del proceso de Venezuela. «Este es un espacio que debe servir a la oposición venezolana para conversar sus distintas posturas, analizar los diversos escenarios de futuro y prepararse para navegar por aguas que son cambiantes, manteniendo la unidad. En la medida en que los chilenos proporcionemos espacios para esa deliberación entre los venezolanos, hacemos una contribución”, afirma a El Líbero.

Durante el seminario José Antonio Viera-Gallo compartirá la mesa con el ex ministro de Interior durante el gobierno militar, Carlos Cáceres. El dirigente de PS valora la transversalidad que logró la convocatoria de los asistentes de Chile y Venezuela. «Cada uno tiene su punto de vista y espero que sea de alguna utilidad para los propios venezolanos», señala. Y agrega: «Creo que es muy positivo que vengan de la oposición venezolana y que se interesen en que distintas personas y actores de la transición chilena expliquen aspectos de nuestro proceso».

En el segundo día del seminario, será el turno de quien fuera uno de los líderes en materia económica durante el gobierno de Patricio Aylwin: Alejandro Foxley. En la instancia compartirá mesa con el senador Andrés Allamand. Dentro de las expectativas del economista y cerebro de Cieplan está la “humildad de los dirigentes”. «Tenemos que tratar de no decir qué es lo que tienen que hacer ellos, porque eso lo tienen que determinar los propios venezolanos, no tratar de imponer. Y nosotros con mucha modestia tratar de explicar lo que nos tocó vivir».

En tanto, los dirigentes invitados en representación de la oposición venezolana también abarca un amplio espectro político: el representante de la Asamblea Nacional ante el Grupo de Lima, Julio Borges; la gerente de los países de los Departamentos de Países de Centroamérica, Gina Montiel; la ex Fiscal General de Venezuela, Luisa Ortega; integrantes del Plan País, entre otros.

Tenemos que tratar de no decir qué es lo que tienen que hacer ellos, porque eso lo tienen que determinar los propios venezolanos. Y nosotros, con mucha modestia, tratar de explicar lo que nos tocó vivir», explica a El Líbero, Alejandro Foxley.

La representante diplomática de la Asamblea Nacional en Chile, Guarequena Gutiérrez asegura que Venezuela «ya comenzó el proceso de transición». «Lo que espero de este seminario es que entendamos que, lamentablemente, en estos momentos históricos hay que ser un poco flexibles. Hay sed de justicia por todo lo que han hecho Hugo Chávez, Nicolás Maduro, Diosdado Cabello. Han violado sistemáticamente los derechos humanos de todos los que viven en Venezuela, pero tenemos que entender que así como Chile incluyó a Pinochet en su transición, pues en Venezuela habrá que hacer algo similar con alguna figura que uno no quiera”.

El ex ministro de Venezuela, Héctor Navarro, se cuenta entre aquellos que se consideran chavistas, pero no maduristas. Entre otros cargos, ocupó la cartera de Educación en Venezuela en los tiempos de Hugo Chávez, y lo primero que hace es distinguir entre el «chavismo» y el «madurismo».

Aplaude que desde las instancias internacionales se aborde el tema de Venezuela y se privilegie el diálogo y la negociación, de lo contrario “esto terminaría en una guerra civil o una posible intervención”, pero hace la salvedad de que esas instancias, por ejemplo, las reuniones en Oslo, o un seminario como el planteado en Chile deben darse dentro de Venezuela. «El tema de la situación venezolana, de la necesaria y obligatoria transición, debe ser discutido por los venezolanos; que le encontremos nosotros una solución a nuestros problemas y que no sea impuesta desde afuera», sentencia.

El Escorial 1996, el comienzo de la amistad Lagos-Cheyre

Este seminario recuerda a otro encuentro realizado a mediados de los 90. «Las Fuerzas Armadas y la transición a la democracia: Los casos de España y Chile», fue el nombre de la cita que organizó el entonces embajador de Chile en España, el socialista Álvaro Briones. Junto a él, tuvo un rol clave el entonces agregado militar en esa nación, Juan Emilio Cheyre. Al encuentro, realizado en el Hotel Victoria Plaza de El Escorial, en Madrid, asistieron figuras del PS, del régimen militar y uniformados.

Fue en esa reunión donde comenzó a cimentarse la confianza entre Ricardo Lagos, entonces Ministro de Obras Públicas, y Cheyre. Y donde se buscó «derribar los reparos» que tenía el mundo castrense ante la posible llegada de un socialista a La Moneda, pues sería el primero en hacerlo tras Salvador Allende. «Fue una potente señal, la primera de normalización y vocación de subordinación de los militares a la política democrática. El comienzo del fin del tutelaje castrense en los destinos de la República», describió en 2013, el ex ministro Enrique Correa, quien también asistió en esa oportunidad.

También participaron los oficiales del Ejército Carlos Molina Johnson, José Miguel Piuzzi y Jaime García Covarrubias. Entre los políticos, además de Lagos y Correa, estuvieron Jaime Gazmuri y Camilo Escalona. Y desde la centroderecha, el ex canciller Hernán Felipe Errázuriz, Sergio Rillón y el ex diputado Luis Valentín Ferrada.

Cómo se gesta el seminario para la transición venezolana

El seminario «Transición Pacífica a la Democracia» es la cristalización del trabajo que empezó en una reunión mantenida en la sede de la ONU por los cancilleres de Canadá, Chile y Perú -en representación del Grupo Lima– y la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, y los titulares de Exteriores de Uruguay y Portugal, en nombre del Grupo Internacional de Contacto (GIC).

En una declaración conjunta emitida por ambos bloques, el 3 de junio -día del encuentro-, confirmaron su «compromiso con una transición pacífica que lleve a elecciones libres y justas» y entregaron su respaldo a «todos los esfuerzos en curso» que tienen como fin lograrlo. E insistieron en que si bien la solución debe ser de los venezolanos, la región y la comunidad internacional tienen que tener un «papel más activo para apoyar el pronto retorno de la democracia».

Al encuentro, ocurrido en Nueva York, se le considera un punto de inflexión. Aunque desde comienzos de marzo hubo puntos de encuentro entre Chile, en representación del Grupo de Lima- y la coalición europea.

De hecho, el entonces canciller Roberto Ampuero participó como invitado en Quito, Ecuador, de una reunión del GIC realizada el 28 de marzo. En la ocasión, el entonces ministro destacó que Chile cree que se ha llegado a una etapa «en que debemos buscar convergencias con todos los actores internacionales que quieran colaborar para que Venezuela recupere su libertad y democracia». También subrayó sobre ese encuentro: «Chile está actuando como puente diplomático de la comunidad internacional que quiere trabajar por una salida pacífica a la crisis en Venezuela». Todo esto luego de que fracasaran las gestiones del 23 de febrero en Cúcuta para lograr el ingreso de la ayuda humanitaria, que obligó a un cambio de enfoque sobre la forma de abordar la crisis en Venezuela, al constatar que no se ha podido lograr el apoyo de las fuerzas armadas, instancia por la que Juan Guaidó ha solicitado el reconocimiento desde que asumió como Presidente Encargado de Venezuela, el 23 de enero, y que aún no se concreta.

 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: