«No soy partidario de un Estado intervencionista, emprendedor, omnipresente en la vida de los ciudadanos. Soy mucho más partidario de lo que se define en el libro como un Estado-facilitador», señaló el expresidente del Gobierno de España, José María Aznar, durante su participación como presentador del más reciente libro de Ediciones El Líbero, Un decálogo para que Chile vuelva a progresar, Lecciones internacionales sobre el Estado y el desarrollo. «Todas las teorías sobre un intervencionismo desmesurado son extremadamente peligrosas para aquellos que defienden la libertad de las personas», agregó.

Sus autores, el historiador Mauricio Rojas y el economista Hernán Cheyre, analizan en la obra -presentada anoche en la Universidad del Desarrollo- si lo más conveniente es un «Estado-emprendedor», encargado de “comandar” el desarrollo económico del país, o si más bien este debe generar las condiciones institucionales y materiales esenciales para el despliegue de la iniciativa privada, sin sustituirla, y adoptar el papel de un “Estado-facilitador”.

El Estado-facilitador, aseveró Aznar, es el que establece marcos donde las libertades individuales se desarrollan. Y es en el ámbito de la libertad «donde se puede encontrar mayor prosperidad para las personas y los países».

«Los países que tienen más fortaleza institucional son más fuertes que otros y Chile ha sido más fuerte que otros países porque ha demostrado durante muchos años que ha tenido esa fortaleza que afortunadamente le permitió ejercer ese rechazo ante los peligros que se venían sobre Chile», agregó Aznar a propósito del resultado del plebiscito del pasado 4 de septiembre.

En criterio del ex Jefe de Estado español, la publicación, que se puede adquirir en el sitio web de El Líbero, así como en librerías, es digna de ser tenida en cuenta y elogiada porque representa, en las circunstancias actuales, plantear una serie de propuestas para el debate, justamente cuando es necesario encontrar puntos en común y sujetos constituyentes que hagan posible la creación de un nuevo marco político.

Advirtió que lo anterior no implica dejar de defender lo que uno piensa. «Significa saber que de la confrontación, el deseo de revancha, de venganza y del fraccionamiento total de una sociedad no nacen países viables».

«La oferta del libro es tremendamente interesante en el contexto actual y no solamente para Chile, sino para todos los demás países (…) En el caso de Chile, espero que encuentren objetivos comunes y políticas exitosas que se puedan hacer», agregó.

Ignacio Briones, ex ministro de Hacienda del presidente Sebastián Piñera, también participó de la presentación de la publicación. «Es una prosa neutral que trata de proponer, y eso es muy valioso para la discusión chilena, que carece en este momento de la posibilidad de conversar con argumentos para poder avanzar», indicó.

En criterio de Briones, la capacidad de lograr consenso que tienen algunos países con modelos de desarrollo exitosos tienen tras de sí una razón de fondo: las reglas que tienen y que les permiten llegar a esos acuerdos. «Nuestra falta de consenso responde a las reglas que tenemos y si las mantenemos no podemos lograr otras resultados», dijo.

Punto en común de países exitosos: «la capacidad de encontrar acuerdos»

Rojas y Cheyre abordan en la publicación una serie de casos exitosos de desarrollo que pueden servir como puntos de referencia para el debate planteado en Chile: Suecia, Dinamarca, Noruega, Finlandia, Australia, Nueva Zelanda, Corea del Sur, Taiwán e Irlanda y sus historias político-económicas.

«Lo clave en estos países fue la capacidad que tuvieron de encontrar acuerdos, de llegar a estrategias que les permitieron dar este salto», sostuvo Cheyre, quien es además presidente del Consejo del Centro de Investigación de Empresa y Sociedad, CIES UDD.

La participación de Rojas, también académico de la UDD, fue remota, desde Suecia, país de cuyo parlamento forma parte y que precisamente ayer celebraba elecciones presidenciales. «Tal vez lo más interesante de todo no son los éxitos, sino los fracasos y los momentos difíciles que tuvieron esas naciones y cómo pudieron superarlos. Ningún país ni ninguna persona lleva el éxito o el fracaso escrito en la frente. Lo digo pensando en Chile, porque pensando en Chile escribimos este libro», dijo Rojas, Doctor en Historia Económica y docente de la Universidad de Lund en Suecia. 

«Hoy, aquí y ahora, nuestro país está viviendo uno de esos momentos cruciales que marcarán por mucho tiempo su futuro y espero que este libro sea un aporte para que juntos hagamos posible que Chile vuelva a progresar», agregó.

Amplios márgenes de libertad económica, economías pro mercado y pro competencia, apertura comercial, mercados laborales dinámicos e instituciones fuertes forman parte del decálogo propuesto por los autores.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta