A 15 días de la convocatoria a las urnas, hoy sábado comienza a regir la normativa que prohíbe la difusión de encuestas electorales. Un denominado «blackout» de los sondeos que se aplica en el último tramo de carrera presidencial y que parece no convencer a los encuestadores. En conversación con El Líbero, el decano de la Facultad de Gobierno de la UDD e investigador a cargo de la encuesta Panel Ciudadano, Eugenio Guzmán, critica la medida y asegura que existe un derecho a que «las personas puedan estar informadas».

Tal como se estableció en 2016 tras la modificación a la Ley Orgánica Constitucional sobre Votaciones Populares y Escrutinios (Ley 18.700) “sólo se podrá divulgar resultados de encuestas de opinión pública referidas a preferencias electorales, hasta el décimo quinto día anterior al de la elección o plebiscito inclusive”.

La restricción llega en medio de un escenario marcado por el Covid-19 y la cuarentena de los candidatos. Tras la notificación positiva del abanderado de Apruebo Dignidad, Gabriel Boric (CS), el resto de los aspirantes a La Moneda -con excepción de Franco Parisi- debieron cumplir con una cuarentena y, por tanto, dar un paso al costado en las actividades presenciales de campaña. La participación virtual en los últimos días podría influir en las encuestas que -hasta la fecha- disputan los primeros lugares entre José Antonio Kast (Republicanos) y Boric.

-El blackout -que rige desde 2016- se aplica en un momento «líquido» donde las preferencias han cambiado cada semana, ¿qué consecuencias tiene esta ausencia de sondeos?

-Es un tema de derecho a la información de las personas. Puede que no cambie mucho las preferencias y lo más probable es que en algunos casos puede ser un efecto marginal. Pero, básicamente siempre que hay elecciones empieza este cuestionamiento de las encuestas, aunque previo a eso todos quieren encuestas, todos hacen y publican encuestas. 

Hay un tema de fe pública en el caso de las encuestas que no son serias y, obviamente, eso es lamentable. Para eso, el sistema y los medios de comunicación tienen que sancionar socialmente. Entonces, desde ese punto de vista, no debieran estar prohibidas. Lo que sí, hay mucha exageración al decir que las encuestas van a cambiar los resultados electorales, lo que cambia los resultados electorales son eventos específicos y críticos, lo hemos visto en el caso español, norteamericano, en fin, yo diría que eso en general. 

-¿Por qué se hace el bloqueo y tanto tiempo antes? Chile es uno de los países que aplica esta norma con mayor anticipación.

-Simplemente es una regla proteccionista basada en la presunción de que las encuestas van a cambiar la posición de las personas, cuando lo que cambia la posición de las personas es la posición de los candidatos. Pero, también es una forma que tienen los comandos de evitar ser culpabilizados del desenvolvimiento de la campaña. En todo caso, uno podría poner una norma de solo unos cuantos días.

-¿Cree que pudiese ser una estrategia perjudicial? 

-En cualquier caso me parece que hay un derecho de que las personas puedan estar informadas. Ahora, ese derecho a estar informado significa que tiene que haber algún tipo de sanción social para aquellas que no son encuestas serias, para lo cual los medios de comunicación tienen un rol importante. En ese sentido, me parece que no es sólo un asunto de esta elección, sino que de cualquiera.

Hay mucha exageración al decir que las encuestas van a cambiar los resultados electorales, lo que cambia los resultados electorales son eventos específicos y críticos».

-En medio del blackout, los encuestadores siguen haciendo sondeos, pero sin publicarlos

-Claro que sí, por supuesto que sí y los comandos también lo hacen.

-¿Qué tan certeros han sido estos resultados que no han podido salir a la luz pública en el momento?

-Te puedo hablar del caso mío, nosotros lo usamos con El Mercurio. En la elección del 2017, como no se podía publicar fuimos a la notaría y el resultado fue certero de primera vuelta y segunda vuelta. Pero eso va a depender de la metodología que tengas, o sea, un tamaño de la muestra adecuado, una selección aleatoria de los individuos, un conocimiento adecuado de ello. 

-¿Lo harán para estas elecciones?

-No sé, eso lo tenemos que decidir luego. 

«En los últimos 15 días un 6% o 7% de las personas cambian sus preferencias»

-¿Podría haber cambios importantes en las semanas donde no habrá encuestas?

Lo que te dicen las elecciones es que las últimas dos semanas son tremendamente decisivas. De hecho, existe evidencia de algunos estudios en donde muestran que los últimos 15 días un 6% o 7% de las personas cambian sus preferencias, incluso un 10% o más. Obviamente los comandos van a tratar de generar hechos comunicacionales o aprovechar los errores de los otros para poder afectar a ese votante más indeciso.

Ahora, hay que reconocer que las encuestas pueden alterar las preferencias de ciertos votantes que están todavía indecisos, tanto de ir a votar como de votar por un candidato y, en ese sentido, podrían influir, sobre todo si estamos hablando de votantes estratégicos o más oportunistas si pudiésemos usar ese nombre. Eso es válido siempre y cuando los resultados vayan siendo estrechos, pero a final de cuentas también esas personas se informan y van a ser otros eventos los más relevantes para que tomen su decisión, más que la encuesta misma. 

Existe evidencia de algunos estudios en donde muestran que los últimos 15 días un 6% o 7% de las personas cambian sus preferencias, incluso un 10% o más».

-El alza o baja en las encuestas, por ejemplo, como lo que pasó con Sebastián Sichel quien tuvo una baja considerable, ¿podría perjudicar a los candidatos de forma irreversible?

-Ahí hay una cosa bien curiosa porque los candidatos no suben o bajan por las encuestas, las encuestas reflejaron que había disminuido, entonces atribuirle a la encuesta la caída es un tanto absurdo. El candidato cayó por otras razones, o los candidatos han caído, se estancaron por otras razones, esas tienen que ver con cómo han conducido la campaña. Entonces, lo único que hacen las encuestas, cuando son encuestas bien hechas, bien trabajadas, es reflejar aquello

-Pero, ¿pudiese influir en el voto de esas personas indecisas?.

-Claro, pero es que la pregunta es si esas suspensiones, ese blackout significaba que nadie hace campaña, te creo, pero los candidatos siguen haciendo campaña y si siguen cometiendo errores y bueno, eso obviamente va a incidir en la decisión de las personas de ir a votar por ellos.  Pero las encuestas no van a alterar tan directamente eso, o sea también digo, la encuesta le puede reforzar una idea al indeciso, una noción, una intuición que tiene de si prefiere votar por este o aquel candidato, pero se lo van a reforzar. La decisión va estar tomada en función de lo que hizo o no hizo el candidato y el comando del candidato. 

La encuesta le puede reforzar una idea al indeciso, una noción, una intuición que tiene de si prefiere votar por este o aquel candidato, pero se lo van a reforzar. La decisión va estar tomada en función de lo que hizo o no hizo el candidato».

-El editorial de La Tercera del viernes plantea que la medida  -a estas alturas-  carece de todo sentido, y debería ser eliminada, o cuando menos establecer un umbral mucho más reducido. ¿Comparte la opinión?

–Bueno es lo que planteaba. O sea, no tiene sentido si estamos hablando del derecho a informar y darle información a la gente nunca es malo. Lo que sí tiene que haber mucha celeridad en aquellos que se equivocan y que al menos expliquen por qué se equivocan, las razones de los errores que cometieron, pero no poner en un bolsón a todos los encuestadores porque no tienen los mismos niveles. 

-Según planteó Francisco Covarrubias, la encuesta Feedback muestra el triunfo en segunda vuelta de Kast, lo que sería la sexta encuesta que posiciona a Kast sobre Boric y considera que “es momento de empezar a analizar el fenómeno”. ¿Es un caso de estudio?

-Creo que sí, pero una cosa es ganar en primera vuelta porque se producen aglutinaciones, pero lo concreto es que pasa a segunda vuelta, eso es lo relevante. Dentro de las razones, si uno se pone a pensar, Kast tiene un discurso que es centrado en antipolítica, en ciertas temáticas de alta sensibilidad para la población y que obviamente a cierto sector que les resultan interpelables, los interpela. 

-¿Qué tipo de resultado podría tener Kast?

En primera vuelta de frentón podría estar arriba por unos puntos, podría o al menos estar muy cerca. Pero, la pregunta es qué pasa en segunda vuelta. Como están dadas las cosas me parecería que sí va a pasar a segunda vuelta. Ya lo habíamos visto en otra encuesta que habíamos hecho hace un tiempo atrás en donde planteábamos esto.

 

Deja un comentario

Cancelar la respuesta