Publicado el 23 octubre, 2020

Espiral del silencio: el factor sorpresa que podría estrechar distancias en el resultado del plebiscito

Autor:

Maolis Castro

No ser asociados con la opción que va perdiendo, o no ir en contra de lo “políticamente correcto”. Son algunas de las razones del por qué un porcentaje del electorado espera el secreto del voto para expresar su preferencia. Según diversos analistas, tal como pasó en Colombia, el Brexit o con Donald Trump -donde los sondeos, previamente, no reflejaron el sentir de la gente-, este domingo la brecha entre el Apruebo y el Rechazo podría ser menor a la que se ha dicho hasta hoy.

Autor:

Maolis Castro

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

En 2016, el resultado del plebiscito para refrendar un acuerdo entre el gobierno de Colombia y la guerrilla fue inesperado. Días antes, las encuestas indicaron una ventaja de la opción del “Sí”, favorable a la negociación, con unos 30 puntos por encima del “No”. Pero, en las urnas, los votantes se inclinaron por rechazar cualquier pacto entre el Ejecutivo y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

El analista político Mauricio Morales se refiere al fenómeno: espiral del silencio. “Se produce cuando, en las encuestas de opinión, la ciudadanía esconde la preferencia percibida como perdedora y se inclina, por ejemplo, por responder opciones como ‘no sabe, no contesta’, y se declara como indeciso o vota nulo o blanco”, explica a El Líbero.

Se trata solo de una posibilidad en sufragios que han estado marcados por la polarización. En Chile, a dos días de un plebiscito para definir el rumbo de la Constitución, existe expectación; pese a que todos los sondeos de opinión, salvo la firma Numen, vaticinan un amplio triunfo del Apruebo respecto al “Rechazo”. Los porcentajes de esta eventual victoria oscilarían entre el 70 y 80 por ciento, según varias mediciones. Pero hay factores que podrían cambiar esos números.

Para Kenneth Bunker, fundador de Tres Quintos, la participación en el sufragio podría ser un factor determinante. “La participación es favorable al ‘Rechazo’, mientras que la abstención podría beneficiar al Apruebo”. Y detalla: “Mucha participación beneficia al Rechazo porque las personas que decidieron votar por el Apruebo lo decidieron en noviembre del año pasado”.   

Morales coinciden en que la participación será clave en esta jornada, aunque considera que la abstención de sectores con menos ingresos económicos podría ser desfavorables para escribir una nueva Constitución y, además, analiza otro factor inédito que podría influir: el temor a acudir a los centros de votación por la pandemia del Covid-19 y episodios de violencia callejera. “El resultado, si es sorpresivo, va a depender única y exclusivamente del volumen de participación. En un escenario que hay dos miedos cruzados: el miedo a contagiarse, producto de la pandemia, y el miedo a ser víctima de violencia. Eso podría deprimir los niveles de participación, particularmente en los segmentos populares donde asumimos que el Apruebo tiene más fuerza, en contraste con aquellos más acomodados”, afirma. De acuerdo con el cientista político, estos temores podrían influir en los niveles de asistencia a las urnas e, incluso, “acortar la distancia” entre cada opción.

Las encuestas le dan 80% al Apruebo. Los analistas dicen 70%. Y en la interna, escucho mucho un 60%. Nadie sabe. Ese es el problema, que ésta es una elección sin antecedentes recientes”, señala Kenneth Bunker, fundador de Tres Quintos.

El académico de la Universidad de Los Andes Ricardo Leiva dice que efectuar un pronóstico del plebiscito del 25 de octubre es como “jugar a la lotería”. De ahí que no se atreve a proyectar un posible escenario en esta consulta. “Se dice que las encuestas no predicen los comportamientos ni las acciones de las personas, ni lo que va a pasar en realidad. Las encuestas no son predictivas. Son fotografías de un determinado momento. Son como estrellas fugaces: cuando las vemos ya no están ahí donde las vemos”.

Los 15 días sin encuestas

En Chile no se realizan encuestas unos 15 días antes de las elecciones, una medida vigente desde 2017. “Hay un razonamiento para prohibir encuestas previo a la votación, pero el tiempo que se hace es exagerado. En el caso chileno no parece haber ninguna razón para que sean 15 días antes de las votaciones, parece un número totalmente alejado. No tiene ningún sentido, las personas pueden saber un poco qué es lo que está en juego. Creo que tres días es un número razonable”, reflexiona Bunker, quien aclara que esto no significa que las tendencias electorales “cambian tan fácilmente”. Y añade que no es descartable que el Rechazo obtenga más de lo esperado. “Las encuestas le dan 80% al Apruebo. Los analistas dicen 70%. Y en la interna, escucho mucho un 60%. Nadie sabe. Ese es el problema, que ésta es una elección sin antecedentes recientes”.  

Según Bunker, “el plebiscito tampoco tiene que ver con las líneas de falla normales de la política chilena”, porque “no está dividido en el 40-60, derecha e izquierda”. “Yo veo que es más transversal. Cuando hacen el cálculo que es 80-20 me están diciendo la derecha es 40% y la mitad de la derecha está votando por el Apruebo, y con eso se suma el 20% de la derecha, más todo el resto del 60%”, dice el director de Tres Quintos.  

Experiencias de sondeos desacertados

Según la espiral del silencio, la intención de ocultar una preferencia electoral está en evitar exponerse junto a un sector “minoritario” y, eventualmente, perdedor. “Nadie quiere estar públicamente del lado de la derrota”, dice Morales. A excepción de los votantes más definidos con una causa, existen otros menos politizados que, en ocasiones, prefieren ser silenciosos en las consultas de opinión.

Nadie quiere estar públicamente del lado de la derrota”, explica el analista Mauricio Morales sobre la “espiral del silencio”.

El experto electoral explica que que en el plebiscito por el acuerdo de la paz, en Colombia, influyeron varios factores para el triunfo del “No”: “En primer lugar, el exceso de confianza de quienes estaban por el ‘Sí’, dado que las encuestas demostraba que tenían amplia ventaja. Esto trajo como consecuencia además una desmovilización de la gente o una baja en el interés de ir a votar, porque existían bajos niveles de incertidumbre: el ganador estaba definido, según las encuestas de opinión. Y, en tercer lugar, porque la participación retrocedió significativamente, votó solo el 37% del padrón, y eso provocó que ganara la opción del ‘No”.

También recuerda las encuestas del Centro de Estudios de la Realidad Contemporánea, a propósito del plebiscito de 1988 en Chile, que “predijo casi de manera milimétrica el porcentaje que iba a obtener el ‘No”. “Sin embargo, cuando mostró los resultados del Sí, esta opción mostraba cerca de un 20%, en circunstancias que obtuvo un 43%; pero si uno sumaba al Sí a aquellas personas indecisas, nulos, blancos, entre otras, le daba aproximadamente el 43%; por lo tanto ahí hubo de manera evidente una espiral del silencio. La gente del Sí escondió su preferencia en las encuestas de opinión, se declaró como indeciso de votar o voto nulo o blanco, pero en las urnas hizo otra cosa”, agrega.

El Brexit fue otra experiencia que derrumbó a los primeros pronósticos, en 2016. Contra las expectativas, los votantes del Reino Unido eligieron separarse de la Unión Europea. También en Estados Unidos, en las últimas elecciones presidenciales prevaleció el factor sorpresa. El 18 de octubre de 2016, el diario estadounidense The New York Times le dio a la candidata Hillary Clinton un 91% de posibilidades de vencer a su contrincante: Donald Trump. Cinco días después, ABC News publicó una encuesta de seguimiento que la mostraba por delante de Trump por doce puntos. Así, Leiva recuerda que hay quienes creen que puede haber influido el fenómeno conocido como espiral del silencio, o sea, que Trump tenía muchos más votantes que quienes se atrevían a decirlo públicamente”.

El académico cree que lo mismo podría pasar en esta elección, pese a que Trump está por debajo de Joe Biden en todas las encuestas por márgenes superiores a los dos dígitos. Lo anterior podría pasar porque la gente no necesariamente declara o dice la verdad a la hora de contestar, o no hace lo que dice que va a hacer”, precisa.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO