La presidenta de la Convención Constitucional Elisa Loncón será una de las invitadas del encuentro «Constitución y Migración ¿Hacia dónde ir? O cómo enfrenta Chile en su nueva constitución la situación migratoria regional y las personas migrantes que viven en Chile», organizado por el Servicio Jesuita a Migrantes, al que invitarán a embajadores de la región sudamericana (a quienes se sumarán México, Haití y República Dominicana) y que se realizará el 24 de septiembre.

La relación entre Loncón y el Servicio Jesuita a Migrantes se viene forjando desde antes. El pasado 7 de septiembre Loncón recibió en las instalaciones del ex Congreso a una representación del Fondo Esperanza, Infocap, Espacio Mandela, Servicio Jesuita a Migrantes, Centro Vives de la Universidad Alberto Hurtado, Comunidad Jesuita de Tirúa, Techo, Fundación Vivienda y Hogar de Cristo, quienes le hicieron entrega de un documento sobre pobreza como un aporte al debate constituyente.

En particular desde el Servicio Jesuita a Migrantes tienen en marcha una campaña que busca que la ciudadanía presente propuestas para el proyecto de nueva constitución, a través de la plataforma La Constitución es Nuestra. 

De acuerdo con la carta de invitación enviada por el SJM a los embajadores, el encuentro del 24 de septiembre tiene el objetivo de «conversar sobre la situación migratoria y el proceso constituyente chileno»; y el rol de Loncón será «exponer sobre  el proceso constituyente y la vinculación de este con la migración». Se trata de la primera cita que fija el SJM «en lo que pretende ser un espacio anual permanente con los otros países para conversar sobre la situación migratoria».

La cita representa una alerta para el Servicio Nacional de Migraciones y el trabajo que se viene haciendo desde el año 2018 con la intención de «ordenar la casa». Desde la recién creada oficina advierten que este encuentro constituye una razón de preocupación, pues el SJM «siempre ha asesorado a las organizaciones de izquierda, con especial énfasis en el Frente Amplio y el Partido Comunista».

La posición del Servicio es que «con esta alianza con la Presidenta de la Convención, buscan ampliar su influencia a todos los sectores de izquierda y a aquellos que comparten la necesidad de que en Chile estén prohibidas las expulsiones y favorecer el descontrol migratorio para que cualquier extranjero ingrese a nuestro país como turista, sin hacerse cargo de las consecuencias de que al no sincerar las razones por las cuales vinieron, queden irregulares en nuestro país bajo un alto riesgo de abuso laboral».

Esta semana el mismo Servicio Jesuita a Migrantes, con cifras de la Policía de Investigaciones, hizo público que los ingresos de personas a Chile por pasos clandestinos, llegan a 23.673 en los primeros siete meses de 2021, casi 7.000 más que en todo 2020, cuando el total fue de 16.484. Y en su intento por entrar al país por los pasos no habilitados han muerto, al menos, 11 personas.

Fue el pasado 11 de abril, tras 8 años de tramitación, que el Presidente Sebastián Piñera promulgó la nueva Ley de Migraciones, para buscaba avanzar hacia una migración más ordenada, segura y regular.

«El candidato Boric ha dicho que le va a dar casas, que no va expulsar gente y que no va a haber sanción a quien ingrese clandestinamente. Con esa señales, con ese movimiento, con las criticas en redes sociales a la Corte, por no validar la migración descontrolada, finalmente ellos tomaron esta decisión. Ahora bien hay que ver las señales que se van a dar una vez que la nueva ley entre en vigencia y cuál va a ser la posición de la corte, pero también cuál va a ser la posición de la ciudadanía», advirtió en el programa Mirada Líbero en Agricultura el director del Servicio Nacional de Migraciones, Álvaro Bellolio, el pasado 9 de septiembre.

A esto se suma que en el mes de junio, antes de la instalación de la Convención Constitucional, 34 constituyentes emitieron un pronunciamiento titulado «Vocería de los Pueblos de la revuelta popular a la constituyente», en el que, entre otros puntos señalaron que había que terminar con la expulsión de personas migrantes.

«El Partido Comunista y el Frente Amplio han tratado de volver a lo que era el año 2017 con una migración descontrolada, donde no hubiera necesidad de solicitar una visa o de presentar los antecedentes penales», dijo Bellolio en el programa de radio.

«Va a haber que tomar una posición con respecto a Chile sobre qué sistema o modelo queremos tener sobre la migración. Uno que sea gradual, en que el extranjero entre con visa y con RUT, trabajando con las regiones; o una migración descontrolada donde el ingreso clandestino no tenga ninguna sanción. La segunda claramente está reflejada por lo que ha dicho el candidato Boric, el PC, el FA y la Lista del Pueblo. Entonces la ciudadanía va a tener que tomar una decisión, si ese es el camino que prefieren respecto al la política migratoria», agregó Bellolio.

El riesgo de ser «invisible» ante el Estado

La población extranjera que reside en el país alcanzó 1.462.103 personas, de acuerdo con el Departamento de Extranjería y Migración (DEM) y el Instituto Nacional de Estadísticas (INE). De esa cifra, un 61,9% se concentra en la Región Metropolinata. Es por esto, que será un elemento gravitante el contenido de la nueva Constitución en dicha materia.

El Servicio Nacional de Migraciones considera un riesgo volver a retomar la política migratoria que se aplicaba en el país antes de 2018, porque se «dejó que ingresaran a un flujo de más de 300 mil personas al año sin visa ni carnet de identidad, sin revisar antecedentes penales, donde la gran mayoría quedó irregular, invisibles a la administración del Estado, y con un sobrecargo enorme a los servicios de comunas como Arica, Iquique, Antofagasta, Independencia, Santiago y Estación Central. Esto generó graves problemas de convivencia, abusos laborales, hacinamiento en materias de vivienda, y problemas de cohesión con los nacionales».

Desde el Servicio Nacional de Migraciones apuntan que si llegara a quedar asentado en el proyecto de nueva constitución esta política sin controles resultaría preocupante, pues «una medida con rango constitucional de migración descontrolada, bajo un concepto genérico de derecho a migrar o derecho a entrar a Chile, va a desdibujar la nueva ley migratoria, por lo que tendrá más validez y solo quedará acatar la normativa de que Chile es un país donde no hay control en fronteras y no se puede materializar una expulsión».

Intento de «ordenar la casa»

La migración irregular a nivel global ha disminuido considerablemente, según precisó el director del Servicio Nacional de Migraciones en La Mirada Líbero en la Radio Agricultura. «El año 2017 entraron a Chile como turistas más de 130 mil ciudadanos haitianos y 110 mil ciudadanos venezolanos, la gran mayoría quedó irregular y hubo que realizar procesos de regulación extraordinaria para que pudieran efectivamente tener su cédula de identidad. Ahora bien, el año pasado hubo 16.000 ingresos clandestinos, es decir, cerca de un 5% de la irregularidad que se generaba por por los flujos en los años anteriores», precisó.

Es por esto, dice, que es resulta preocupante que organizaciones e, incluso, candidatos presidenciales «dicen que la solución contra el ingreso clandestino es volver a 2017, volver al turismo laboral, volver a las fronteras abiertas y a la irregularidad migratoria que tanto daño causó y tantas dificultades generó en migrantes que quedaron de forma irregular».

Actualmente, la normativa, dice Bellolio, busca «ordenar la casa» de forma que si una persona ingresa de forma irregular al país, se inicia un proceso de expulsión. Sobre esto, el director del organismo asegura que hubo un cambio en las resoluciones de la Corte Suprema en esta materia. «La evidencia del cambio es latente y está documentada. Históricamente la ley decía que era un delito entrar ilegalmente a Chile pero nunca se hizo un proceso penal, entonces el Ministerio Público hacía una expulsión administrativa. Ahora la Corte está obligando a que se haga esta investigación Penal cuando la nueva ley no lo estipula como delito, por lo que no tiene ningún sentido», describe.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta