Hasta ayer, tanto en el oficialismo como en el Gobierno, reconocían que la acusación constitucional contra el ministro de Desarrollo Social, Giorgio Jackson, tiene un panorama incierto.

Pese al rechazo en la comisión y los descolgados de ChileVamos, en el oficialismo no se relajan. Esto, porque aún no existe claridad del voto de algunos sectores como la DC o la bancada CDU a lo que se suma el riesgo de que parlamentarios oficialistas no asistan a la votación, bajando el quórum requerido para la aprobación del libelo acusatorio.

Para ser aprobada y pasar al Senado, la acusación requiere la mayoría simple de los presentes en la sala.

Este panorama hace que cada voto cuente para el Gobierno, pues existe una profunda preocupación por mostrar a un oficialismo unido y sería un gran golpe para el Ejecutivo que una acusación al ministro más cercano al Presidente Boric no contara con la presencia en sala de todos los parlamentarios afines y el rechazo en bloque de ellos.

De ocurrir eso, creen en el oficialismo, el gobierno quedaría sumamente debilitado y se instalaría un cuadro de deslealtad hacia el Presidente, en un periodo especialmente complejo en donde también debe lidiar con los intentos de una parte del Socialismo Democrático de ir en listas separadas a la elección de consejeros constitucionales.

El despliegue de Uriarte y Cataldo

Por eso en las últimas horas se han intensificado los contactos con los parlamentarios del bloque de Gobierno, ya que el Ejecutivo buscaría no solo que se rechace el libelo acusatorio, sino que evitar a toda costa que el oficialismo se vea dividido.

En esta línea, la ministra de la Segpres, Ana Lya Uriarte, se ha desplegado en el Congreso conversando con distintos parlamentarios del sector para explicarles lo fundamental de esta votación. Pero no ha sido la única.

Parlamentarios del oficialismo señalan a El Líbero que también se ha sumado a esta tarea el Subsecretario de Desarrollo Regional (Subdere), Nicolás Cataldo.

En el sector aseguran que el militante del Partido Comunista es una de las autoridades de Gobierno con más manejo político y llegada a los parlamentarios. Además, los diputados de Gobierno reconocen que debido a su rol como administrador de los recursos regionales, Cataldo ha intensificado esta relación en los últimos meses.

Cataldo llegó a la subsecretaría en reemplazo del RD Miguel Crispi, quien asumió como jefe del segundo piso tras el ajuste ministerial que realizó el Presidente Boric tras el plebiscito del 4 de septiembre.

La importancia de la Subdere

La llegada del militante comunista a la Subsecretaría abrió un flanco de críticas al interior del Gobierno, principalmente desde RD, quienes resintieron que el partido perdiera la poderosa Subdere y esta pasara a manos del PC.

¿La razón? La repartición es considerada en el mundo político como un puesto clave. Esto debido a que maneja un presupuesto de 409 mil 834 millones 789 mil pesos y permite un despliegue territorial que en algunos casos es clave para tener incidencia electoral.

Cataldo, según explican en el Congreso, habría enfocado sus gestiones en el oficialismo para intentar ordenar al bloque. Quienes se han contactado con Uriarte y Cataldo aseguran que el Gobierno les ha transmitido su preocupación por la estabilidad democrática y del Gobierno, en caso que la derecha inicie una arremetida de acusaciones.

En el mensaje se le habría explicado a los parlamentarios que una caída de Jackson y posteriormente de la ministra de Justicia, podía abrir un camino peligroso que podría terminar llegando al propio Presidente, en un contexto de recesión económica y donde la polémica por los indultos sigue latente.

Las gestiones en Chile Vamos

Ayer, en tanto, y hasta esta mañana, en ChileVamos seguían intentando alinear a los descolgados para apoyar el libelo acusatorio. La comisión política de RN -partido que tendría el mayor número de descolgados- emitió ayer un comunicado llamando a votar favorablemente la acusación. «Luego de haber estudiado los antecedentes correspondientes, como Comisión Política de Renovación Nacional, hemos llegado a la convicción tanto jurídica, como política, de que se debe aprobar la Acusación Constitucional contra el actual Ministro de Desarrollo Social y Familia, Giorgio Jackson», dice la declaración, agregando que «por lo anterior y creyendo firmemente en el Estado de Derecho, es que sugerimos a los honorables Diputados del partido que voten a favor».

En la UDI, también se han sucedido las conversaciones para intentar dar vuelta los votos de los diputados Christián Moreira y Joaquín Lavín. Ambos anunciaron que se abstendrían, pero en el partido confiaban en que podrían convencerlos de los méritos de la acusación.

Otros votos que podrían inclinar la balanza son los cuatro con que cuenta de la bancada del Centro Democrático Unido y que conforman Miguel Ángel Calisto, Joanna Pérez, Jorge Saffirio y Erika Olivera. Hasta ayer estaban divididos y esperaban esta mañana zanjar una votación en bloque.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta