Publicado el 16 septiembre, 2020

El rastro que dejó en Chile el ex viceministro de Energía venezolano investigado por corrupción

Autor:

Emily Avendaño y Maolis Castro

De acuerdo con una investigación publicada por el diario español El País, Nervis Villalobos habría cobrado 7,4 millones de euros a la compañía energética vasca Elecnor por conseguir adjudicaciones de la planta de abastecimiento de agua de Souk Tleta en Argelia en 2008 y la línea de transmisión eléctrica Ancoa-Alto Jahuel en Chile 2009. Ese mismo año, Hugo Chávez pactó con un consorcio, en el que también participaba Elecnor, la construcción de una planta de generación termoeléctrica. Eran además tiempos en que los mandatarios Michelle Bachelet y Hugo Chávez mantenían una estrecha relación.

Autor:

Emily Avendaño y Maolis Castro

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Sorpresa causó en el año 2009 el anuncio de que el grupo español Elecnor había ganado la licitación para el desarrollo de la línea de transmisión Ancoa-Alto Jahuel. En el concurso participaron cuatro empresas: Elecnor, Transelec, Abengoa y Alusa; y el asombro se debió a que la propuesta económica de los españoles fue US$ 5 millones inferior a la de Abengoa, que quedó en segundo lugar.

Los diarios de ese año también cuentan que entre los operadores eléctricos llamó la atención que de los competidores, la empresa española era la única sin experiencia en el rubro de la transmisión eléctrica en Chile. 

Esa licitación, ocurrida hace más de una década, volvió a aparecer en los diarios ayer, después de que el períodico El País, de España, reveló que la compañía energética vasca Elecnor presuntamente pagó 7,4 millones de euros al ex viceministro de Energía Eléctrica venezolano Nervis Villalobos por las adjudicaciones tanto de la línea de transmisión eléctrica Ancoa-Alto Jahuel como de la planta de abastecimiento de agua de Souk Tleta, ubicada en Argelia.

Reseña El País que esto se constató gracias a las facturas emitidas entre 2010 y 2012 por Villalobos desde una sociedad que posee en Malta llamada Malta Merol Ganem Developments Limited y la transacción se hizo por supuestos servicios de asesoría. El ex viceministro habría ingresado estos honorarios en una de las 12 cuentas que manejó hasta 2015 en la Banca Privada d’Andorra (BPA), principado en el que se le investiga por el blanqueo de millones de dólares. 

La factura por la asesoría a Elecnor en la línea de transmisión eléctrica chilena fue por 3,5 millones de euros. El costo de este proyecto ascendía a 124,7 millones de euros (US$ 186,6 millones), y preveía la construcción, operación y mantenimiento de los 258 kilómetros de recorrido entre la subestación Ancoa, ubicada en la Región del Maule, y la subestación Alto Jahuel en la Región Metropolitana, en un plazo de 39 meses.

En El Mercurio del 25 de noviembre de 2009 se enumeraba que entre las empresas que competían en la licitación, Transelec operaba varias líneas, mientras que Alusa en ese momento estaba construyendo la línea nueva Charrúa-Nueva Temuco, y Abengoa, ya había fabricado infraestructura de transmisión en suelo nacional, pese a que para el momento no estaba operando ninguna línea en el país. Elecnor, por su parte, recién estaba llegando a Chile con este proyecto. 

Se trata de un nuevo hallazgo en las investigaciones contra Villalobos, quien aparece en las listas de “jerarcas del chavismo” al menos desde 2015. La justicia no tenía en el radar la conexión con Chile. Según fuentes consultadas por El Líbero, el ex viceministro es un experto en conseguir negocios a terceros, lo cual habría hecho a cambio de millones de dólares.  

El aterrizaje de Elecnor en Chile ocurrió el mismo año en que las compañías españolas Iberdrola Ingeniería y Construcción (Iberinco) y Elecnor firmaron un acuerdo en Caracas -en presencia del fallecido Presidente venezolano, Hugo Chávez-, por 2.000 millones de dólares para construir una planta de generación termoeléctrica. Además de Chávez, en este acto estuvo presente el ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos; el presidente de PDVSA Gas, Ricardo Coronado; el presidente de Iberdrola Ingeniería y Construcción, Ramón de Miguel, y el director internacional de Desarrollo Energético de Elecnor, Germán Junquera.

Precisamente, en la investigación que actualmente se lleva a cabo en Andorra aparecen dos documentos que conectan a Villalobos con Elecnor. De acuerdo con El País, se trata de cartas firmadas en 2009 y 2011 por Junquera, donde asegura: “Nervis Villalobos colabora, asesora y gestiona proyectos para Elecnor S. A. y empresas de su grupo, en el mercado eléctrico en Latinoamérica”. Pese a esto, la empresa vasca respondió al diario español desmarcándose de cualquier nexo con el ex ministro venezolano, y dicen que los contratos en Chile y Argelia se lograron “sin contar ni con los servicios ni con la intermediación de ningún agente comercial”.

Tiempos de cambios

El negocio coincide con una relación cordial entre los gobiernos de Michelle Bachelet y Hugo Chávez, en la que ambos mandatarios compartieron en encuentros internacionales. Como Jefa de Estado de Chile visitó Venezuela en abril de 2007, donde instruyó la negociación de un Protocolo de Enmienda al Convenio de Seguridad Social, suscrito en 2001. Fue en marzo de 2009, en Santiago, cuando se efectuó una reunión final para acordar definitivamente un texto; aunque finalmente el protocolo fue firmado por los cancilleres de entonces Mariano Fernández y Nicolás Maduro en la isla venezolana de Margarita. 

En 2009 incluso se había confirmado una visita de Hugo Chávez a Chile, invitado por Bachelet. El venezolano dijo que la Presidenta lo había llamado para pedirle que incluyera a Santiago en su gira a Brasil y Argentina. No obstante, ese viaje no se concretó debido al cambio de sede de la cumbre de la Unasur.

Eran tiempos de cambios. Para el año 2009 el Ministerio de Energía aún no existía. Las bases de la licitación para el primer circuito de la Línea Ancoa-Alto Jahuel las elaboró la Comisión Nacional de Energía (CNE) y el concurso corrió por cuenta de la Dirección de Peajes del Centro de Despacho Económico de Carga (CDEC) del Sistema Interconectado Central (SIC) y se publicaron el 22 de mayo de 2009.

En ese entonces, la Presidencia de la CNE la ejercía Marcelo Tokman (PPD), quien deja el cargo en 2010 para convertirse en el primer Ministro de Energía de Chile, tras concretarse la separación de este gabinete del Ministerio de Minería (Santiago González, del Partido Radical ocupaba esta última cartera). 

Por otra parte, la composición de la mesa directiva de la CDEC -ahora Coordinador Eléctrico Nacional– también estaba experimentando cambios entre 2008 y 2009. A partir de un decreto publicado en agosto de 2008, el Directorio ya no estaría integrado por representantes directos de las empresas de energía; sino que en adelante, pasó a estar constituido por representantes elegidos por cada uno de los cinco segmentos que definía el decreto: propietarios de centrales eléctricas cuya capacidad instalada total fuese inferior a 300 MW (2 directores); propietarios de centrales eléctricas con capacidad instalada igual o superior a 300 MW (3 directores); propietarios de instalaciones de transmisión troncal (2 directores ); propietarios de instalaciones de subtransmisión (2 directores) y clientes libres abastecidos directamente desde instalaciones de un sistema de transmisión (1 director). Marcelo Bobadilla fue el primer presidente del Directorio en esta nueva era.

De esta forma el Directorio pasó a tener a «una función más bien de supervisión y visión estratégica”, según se lee en el libro conmemorativo de los 15 años de existencia de los Centros de Despacho Económico de Carga, publicado en 2014.

Fuentes ligadas al tema energético explican que para el año en el que se decidió la licitación que favoreció a Elecnor, el CDEC tenía la responsabilidad de analizar el sistema eléctrico nacional y sugerir obras en función de las necesidades identificadas. Luego, la CNE decidía si se acogían estas sugerencias, pero finalmente en ese tiempo la responsabilidad de definir las licitaciones recaía en el Gobierno, pues la CDEC estaba sometida a las consideraciones de la autoridad de turno y su rol era más técnico. 

Desde el Ministerio de Energía no emitieron comentarios ya que el tema es anterior a su creación, mientras desde la Comisión Nacional de Energía dijeron que las adjudicaciones de obras de transmisión de aquella época no las hacía la CNE sino el CDEC-SIC de la época.

El 25 de noviembre de 2009 se conoció a través de un comunicado que Elecnor se había adjudicado el desarrollo de la línea de transmisión Ancoa-Alto Jahuel. No obstante, esto no apareció en el Diario Oficial hasta el 13 de abril de 2010, cuando se divulgó una resolución del Ministerio de Energía con fecha del 8 de marzo de 2010.

Una vez publicado esto, Elecnor constituyó el 4 de mayo de 2010 la sociedad anónima abierta Alto Jahuel Transmisora de Energía S.A., a quien el 10 de mayo de ese año le cede todos los derechos, permisos, prerrogativas y obligaciones derivadas del proyecto de la Línea Ancoa-Alto Jahuel, situación que fue reconocida por el Ministerio de Energía en diciembre de 2012. 

Finalmente la Presidenta Michelle Bachelet encabezó la inauguración de la Línea Ancoa-Alto Jahuel el 21 de octubre de 2015, acompañada del entonces ministro de Energía, Máximo Pacheco. «Nos complace como gobierno ver los avances que ha tenido nuestra agenda de energía. En el sector de energía hemos generado un ambiente de diálogo, confianza y certidumbre, hemos relevado el carácter estratégico que tiene este sector y hemos sido capaces de terminar con el frenazo de las inversiones», dijo la Jefa de Estado.

A diferencia de este proyecto en Chile, en Venezuela la construcción y la puesta en marcha de la central, denominada Antonio José de Sucre, no avanzó en los tiempos prometidos (4 años). De acuerdo con la rendición de cuentas del Ministerio de Energía venezolano en el año 2015, la Construcción de la Planta de generación Termoeléctrica Antonio José de Sucre llevaba 45,66% de ejecución en el avance físico del proyecto y 56,26% de avance financiero, pese a que debió ser entregada en su totalidad en el año 2013. Además, una comisión designada por la Asamblea Nacional para estudiar la crisis eléctrica en ese país, concluyó que hubo sobreprecio en la obra, pues el Ejecutivo le asignó a dedo 2 millardos de dólares, cuando según su investigación el costo real de una obra de esa envergadura debió haber sido 1,33 millardos de dólares.

Otra investigación de El País, publicada en el año 2018 da cuenta de que, según los documentos manejados en la investigación en Andorra, la energética vasca firmó un acuerdo con Villalobos que contemplaba una comisión de un 4,5 % del contrato firmado entre Elecnor y Electricidad de Caracas para la construcción de la planta de Ciclo Combinado Juan Manuel Valdez en Güiria. El dato figura en un auto de procesamiento del pasado día 13 de septiembre de 2018 en causa por blanqueo y cobro de comisiones a 28 personas, entre las que figura Villalobos.

El bajo perfil de un asesor

Nacido en el estado occidental de Zulia en 1967, Nervis Villalobos escaló con agilidad en las esferas del poder. Con un bajo perfil político, este ingeniero eléctrico perteneció al círculo cercano de Rafael Ramírez Carreño, ex ministro de Petróleo (2002-2013) y ex presidente de PDVSA (2004-2013), quien ahora está en Italia tras ser solicitado por la justicia venezolana, y a petición del propio Nicolás Maduro, por su presunta participación en hechos de corrupción. “Entiendo que tanto (el ex jefe de seguridad de PDVSA, Rafael) Reiter como Nervis Villalobos están en juicio. No me aventuro a asomar alguna opinión en torno a un caso que se está ventilando en tribunales. Esperemos a ver qué determina la justicia”, dijo en una entrevista concedida a un diario venezolano, en junio, tras ser consultado por casos de corrupción en que estarían involucrados sus colaboradores.

Según Ramírez, el ex Presidente español José Luis Rodríguez Zapatero figuró como una especie de lobista con empresas en España.Esa información me la dio Delcy Rodríguez cuando ella era canciller. Que él estaba intercediendo por capitales españoles, y le ponemos comillas, para ‘ayudar al país”, denunció. 

La ruta del poder de Villalobos comenzó en la estatal Energía Eléctrica de Venezuela (Enelven). En esta empresa alcanzó cargos gerenciales, pero fue en el chavismo que consiguió convertirse en director general de Energía del Ministerio de Energía y Minas y, posteriormente, viceministro de Energía Eléctrica. Estuvo encargado de planes de incremento de la generación eléctrica, incluso en su currículo se definió como “el artífice del plan de desarrollo del sector eléctrico del 2006 de Venezuela”, el cual “sirvió de base” para otras “políticas energéticas en ese país”.

Pero fue denunciado por irregularidades en varios proyectos eléctricos. De ahí que el mismo ex Presidente Chávez pidió destituir de la cartera a Villalobos, en 2007. Lejos de ser procesado penalmente por la justicia de su país, el ex funcionario venezolano expandió sus negocios, autoproclamándose “asesor internacional independiente en materia energética en grandes empresas” y realizando “estudios de mercados energéticos y de planificación energética en América Latina” entre 2006 y 2015. Se desempeñó como director técnico de la compañía Enersia Technology & Innovation.

Su expansión internacional coincidió con el inicio de una interminable crisis eléctrica en Venezuela, producto de la desinversión y malversación de fondos. Hace seis años se instaló, junto a su familia, en Madrid, España, donde compró una casa de casi 7 millones de dólares. Pero la Fiscalía venezolana, dirigida entonces por Luisa Ortega Díaz (actualmente en el exilio por oponerse a Maduro), acusó al ex viceministro por delitos asociados a corrupción y ordenó su arresto. De acuerdo con fuentes vinculadas a esta investigación se estuvo “a punto” de capturarlo, pero escapó de las autoridades. Meses después de esto, un tribunal declaró la nulidad absoluta de las medidas de privación de libertad, y el poderoso ingeniero salió librado de la justicia.  

Tras investigaciones por un plan de sobornos relacionado con PDVSA, Villalobos fue detenido en octubre de 2017, en España, y por una orden de arresto de Estados Unidos. Así, en septiembre de 2018, fue procesado por un juzgado en Andorra por su supuesta participación en blanqueo de capitales. Según la policía del Principado, el ágil asesor movió cerca de 124 millones de euros a través de una decena de depósitos bancarios.  

Además de Elecnor, el ex viceministro asesoró a Técnicas Reunidas y Duro Felguera, y otras empresas internacionales. Villalobos quedó en libertad provisional con medidas cautelares, es decir: presentación cada 15 días ante los tribunales y prohibición de salida del país, según una nota del portal Al Navío.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

Suscríbete