Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 01 de noviembre, 2019

El promisorio debut de Blumel como nuevo jefe político del gobierno

Autor:

Mariela Herrera y Javiera Barrueto

El ministro del Interior lideró ayer su primera reunión formal con la oposición para comenzar una etapa de búsqueda de acuerdos, particularmente para las reformas tributaria y previsional. «Creíble» y con «disposición para acoger planteamientos», son algunos de los juicios que realizaron sobre su desempeño desde la centroizquierda. A diferencia de la convocatoria de la semana pasada a La Moneda, esta vez se sumaron representantes del PS y de partidos del Frente Amplio.

Autor:

Mariela Herrera y Javiera Barrueto

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Cerca del mediodía de hoy, el ministro de Interior, Gonzalo Blumel, encabezará una reunión en la Intendencia con los alcaldes de la Región Metropolitana. En la ocasión, acompañado de la autoridad regional, Felipe Guevara, el jefe de gabinete buscará generar un diálogo con los gobiernos locales. Este contacto con los jefes de municipio se suma al que ayer sostuvo con los partidos de la oposición y de Chile Vamos con lo que marcó su debut como jefe de gabinete.

La cita en La Moneda se extendió por más de dos horas. Blumel estuvo acompañado por el ministro secretario general de la Presidencia, Felipe Ward; la vocera de Gobierno, Karla Rubilar; el ministro de Hacienda, Ignacio Briones; y la titular de Trabajo y Previsión Social, María José Zaldívar.

Por parte de la oposición, a diferencia de la reunión convocada por el Presidente Sebastián Piñera la semana pasada, hubo una representación más amplia. A los presidentes de la DC, Fuad Chahín; del PPD, Heraldo Muñoz; y del PR, Carlos Maldonado, se sumaron esta vez Álvaro Elizalde (PS), Catalina Pérez (Revolución Democrática), Luis Felipe Ramos (Partido Liberal) y Jaime Mulet (Federación Regionalista Verde Social).

Si bien Blumel mantuvo por casi dos años diálogos con todas las colectividades en su rol de ex ministro Secretario General de la Presidencia, ahora el desafío como titular de Interior es mayor. No solo por el cargo que implica ser el jefe de gobierno, sino por la crisis generada desde el 18 de octubre tras los ataques a las estaciones de Metro y las posteriores manifestaciones en las calles.

Es así como ayer el nuevo «rostro» del nuevo gabinete enfrentaba su prueba de fuego. Y según las expresiones de los presentes, logró pasarla de buena forma.

La cita la comenzó el titular de Interior con una introducción en su rol de jefe de gabinete. Les pidió avanzar «con urgencia» en la Agenda Social propuesta por el Presidente Piñera y les planteó que el Ejecutivo buscaba lograr el mayor nivel de acuerdo para la reforma tributaria y la previsional. Como una muestra de apertura al diálogo, les pidió que desde ya les hicieran llegar sus propuestas a los ministros encargados de los respectivos proyectos.

Luego fue el turno de los presidentes de partido. Allí cada uno expuso su punto de vista sobre las materias e hicieron especial énfasis en que La Moneda abordara el camino para una nueva Constitución. Tras ello, Blumel retomó la palabra para darles el paso a los ministros Briones y Zaldívar. Tras dos horas de conversación, el titular de Interior volvió a dirigirse a los presentes para cerrar el encuentro.

«Lo vimos con muy buena disposición a dialogar, a escuchar y sobre todo a acoger algunos de los planteamientos que hicimos. Esperamos que eso no solo se una actitud sino que además se transforme en actos, en acciones», señala a El Líbero Fuad Chahin, presidente de la DC.

Desde otras colectividades que estuvieron presentes en la cita destacan el tono «conciliador» del ministro; subrayan que Blumel «construye con propiedad y con lógica su exposición, esa es la fortaleza. Es una persona que se ve creíble». Y si bien desde la centroizquierda dicen que estaban acostumbrados a tratar en Interior con alguien «de más envergadura», con más «muñeca política», hacen ver que el perfil del debutante jefe de gabinete puede ayudar a sacar la agenda adelante. De hecho, en su cargo de Segpres fue él quien lideró los acuerdos que permitieron que el Ejecutivo avanzara en sus reformas en el Congreso. Eso, hasta que comenzó la crisis y prácticamente se debió hacer «borrón y cuenta nueva».

Y esa fue la apuesta que hizo el Presidente Piñera al nominar a su hombre de confianza, desde la época de la campaña en sus oficinas en Apoquindo 3000, como su brazo derecho en La Moneda. Perfil cercano, joven, con buena llegada hacia la oposición, que ayer marcó su primer hito político. Y la imagen ayer en La Moneda de Blumel, acompañado de Ward, Zaldívar y Briones, iba en esa dirección. Según los presentes, los otros ministros estaban disciplinadamente ordenados detrás de Blumel, quien logró transmitir la imagen de que es el nuevo jefe político del gobierno. Es posible que este «empoderamiento» del ministro del Interior se haya facilitado también dada la ausencia en la reunión del Presidente Piñera. El miércoles se definió que no estaría presente.

Tras la cita el ministro del Interior señaló que se propusieron mecanismos para trabajar las «reformas fundamentales», en particular, la reforma tributaria y previsional. «Lo que planteamos es una invitación abierta a los presidentes de partidos para que trabajen dichos proyectos con los ministros del Trabajo y de Hacienda, y podamos hacer un esfuerzo y producir marcos de entendimientos».

Un punto clave para la oposición fue que el gobierno se mostró dispuesto a revisar el mecanismo de integración tributaria. Algo que profundizó el titular de Hacienda. «El gobierno, luego de esta reunión, declara oficialmente que se abre a revisar la integración tributaria entendiendo que esta era una piedra de tope en la discusión». Y agregó Briones: «Se desecha en los términos en que fue planteada por el gobierno y se revisará cómo nos hacemos cargo de las pymes».

El senador Jorge Pizarro (DC) integrante de la comisión de Hacienda, señala a El Líbero: «Creo que hay un avance por lo expresado por el ministro que puede ayudar a que rápidamente tengamos un acuerdo, durante la próxima semana”. Agrega: «Me parece bien que definitivamente el gobierno haya dado por muerta la reintegración. Como dijimos hace un tiempo, es un acto de realismo, por lo tanto, hay que abocarse a tener una reforma tributaria que sea funcional a la implementación de una nueva agenda social. Eso implica que se tiene que pensar cómo recaudar más y ahí está la propuesta de un impuesto especial a los súper ricos».

La inquietud de la oposición sobre cambios constitucionales también tuvo respuesta por parte de Blumel. Junto con recordar que el Presidente Piñera había señalado que no «descartaba» ninguna reforma estructural, agregó: «Hoy tenemos en marcha un proceso de diálogo. Es importante poder realizar ese proceso antes de hacer propuestas definitivas, porque aquí lo primero es escuchar a la gente para tomar soluciones».

 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: