La creación de una “red iberoamericana de medios de comunicación” es lo que planean Pablo Iglesias y Juan Carlos Monedero de la colectividad de izquierda de España, Podemos. Así lo dio a conocer Vozpópuli, diario de ese país que reveló que ambos dirigentes del partido morado están buscando inversores, principalmente en Argentina, para consolidar su proyecto que busca desarrollar una «plataforma» de coordinación de varios medios ya activos en España y América Latina.

El periodista detrás del reportaje, Luca Costantini, doctor en política e historia, es autor de “Aquí mando yo: Historia íntima de Podemos” y ha seguido su trayectoria desde los inicios del partido en el año 2014. En la nota asegura que Monedero, presidente de la fundación de Podemos, estaría a cargo de buscar la financiación millonaria para lanzar este “nuevo actor mediático que permite juntar los países hispanohablantes creando algo parecido a lo que ya teorizó la consultora Neurona vinculada a Monedero y que ahora investiga la justicia”.

El plan de Neurona, consultora mexicana que Podemos contrató para su campaña electoral e investigada por presunta malversación, era crear una red de 52 medios al mando de una sede instalada en Caracas, Venezuela.

Uno de los primeros pasos de Monedero e Iglesias fue coordinar medios ya existentes en Argentina, como Página12 y Nodal, liderado por Pedro Briegel, quien forma parte de CELAG, el Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica, con sede en Quito. El instituto es manejado por académicos cercanos a Podemos, y es heredero del Centro de Estudios Políticos y Sociales (CEPS) que tuvo que bajar su perfil hasta desaparecer después de las revelaciones de millonarios cobros a los gobiernos de Rafael Correa, en Ecuador, y Hugo Chávez, en Venezuela.

En conversación con El Líbero, Luca Costantini asegura que “la consultora Neurona es la última conexión entre los ‘dos mundos’. En sus papeles se detalla el interés de crear una red de medios iberoamericanos para difundir en España y en los países de América Latina el discurso del socialismo revolucionario”.

El periodista explica que Latinoamérica tiene una doble importancia para Podemos: “De inspiración para buscar una vía hacia el socialismo revolucionario después de la caída del muro de Berlín y el giro liberal de la socialdemocracia europea; y de tablero político en el que busca encontrar contactos y amistades”.

Al respecto, Fernando Wilson, académico de la facultad de Artes Liberales de la Universidad Adolfo Ibáñez, asegura que “poseer medios les entrega la capacidad de llegar a los campos de acción de posicionamiento de ideas a nivel de opinión pública” y “muestra una intención de incremento de la complejidad de la transmisión del mensaje”.

“Desde esa perspectiva es una herramienta poderosa porque les permite ir complejizando la socialización de su mensaje mediante una estandarización de líneas editoriales o redes de coordinación”, agrega el académico de la UAI.

Subraya que el objetivo detrás de este plan es “recuperar posición”, considerando que “Podemos no está pasando por un buen momento en España”.

La visión la comparte Costantini, quien explica que Podemos sabe que a los gobiernos de izquierda de Latinoamérica les beneficia tener un contacto directo en España, por ello “el interés de Pablo Iglesias de aprovechar esos contactos para abrir un nuevo proyecto mediático que actúe en ambos continentes”. Y asegura que “la única esfera de influencia de Podemos a nivel internacional es América Latina, y los dirigentes del partido, como Monedero, luchan para mantener firme esa relación”.

A principios de mayo, tras el fracaso de Unidas Podemos en las elecciones regionales de Madrid, Pablo Iglesias anunció su retiro de la política. Para ese momento trascendió que Iglesias -que ya cuenta con experiencia en medios audiovisuales- estaba negociando con el empresario y productor de Mediapro, Jaume Roures, sumarse en un nuevo proyecto mediático. Diarios españoles aseguran que los medios de Roures, como el diario Público, se han convertido en espacios de referencia para los seguidores del partido de Iglesias.

Nexos entre Podemos y el Frente Amplio chileno

A pesar de que Chile no está entre los objetivos de inversión de los dirigentes de Podemos, las conexiones y el interés del partido morado en la situación política chilena ha sido constante. Tras el triunfo de Gabriel Boric en las primarias presidenciales del 18 de julio, las felicitaciones desde el otro lado del océano, principalmente de los fundadores de Podemos, comenzaron a llegar.

El politólogo Juan Carlos Monedero fue uno de ellos. “¡Gran noticia! El Frente Amplio de Chile tiene ya candidato unitario. Gabriel Boric ha ganado las primarias. Daniel Jadue ha demostrado igualmente su enorme calidad política. Chile, tanto tiempo escaparate del neoliberalismo, continúa dándonos alegrías”, fue el mensaje que le envió al abanderado del Frente Amplio.

Existen una serie de similitudes entre España y Chile que hacen proclive un traspaso de ideales políticos de un país al otro, por lo que las miradas de los líderes de la izquierda española permanecen en Chile. Parte de ellas, guardan relación con los procesos de transición que tuvieron que enfrentar ambas naciones. Esto se explica, según analistas, porque los acuerdos que se lograron con fuerzas generalmente de la socialdemocracia, dejan un espacio para las izquierdas más radicales que ven de forma negativa los pactos del proceso.

De acuerdo con Wilson, la influencia de Podemos en el Frente Amplio “ya existe y se ha notado”. El académico pone como ejemplo distintas reuniones y encuentros que se han llevado a cabo con múltiples representantes del FA, así como en el Alba (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América). “Ya se podía ver que esas redes están instaladas y están operativas”, dice.

En cuanto al financiamiento, Wilson agrega: “Hay un viejo dicho que se le atribuye a un comunista italiano: los podemos ayudar en todo, excepto en dinero”. Es decir, las fuerzas frenteamplistas chilenas podrían estar dispuestas a colaborar con el proyecto de Iglesias y Monedero, al “proveer todo tipo de apoyos y herramientas, salvo recursos económicos que son escasos y están siendo administrados desde una perspectiva de conveniencia partidaria local”.

La razón de mirar hacia Argentina como principal financiador del proyecto, según Wilson, es porque “es el único país de izquierda hoy día en América Latina que dispone de los recursos como para poder pagar una aventura así”. Asegura que por un lado está “la presencia del peronismo y las redes de influencia que éste tiene” y por otro que “el judicialismo K ha construido unas redes de financiamiento y construcción de plataformas de poder formidables”.

Consolidar el proyecto de Neurona y la influencia del CEPS

En la documentación interna de la consultora Neurona, a la que tuvo acceso Vozpópuli, quedaba de manifiesto un listado de 52 medios de comunicación de toda América Latina y España a los que buscarían “coordinar”.

Este proyecto “estará físicamente en Caracas ligado a la producción del Mazo (El Mazo Dando, programa de Diosdado Cabello, transmitido por la televisora estatal venezolana) y será el canal de comunicación a la línea de comandos que disparará las órdenes a cada redacción de los 52 medios”, mencionaba ese documento. Neurona presumía poder «llegar» a cada uno de ellos con «publicaciones estratégicas».

La consultora Neurona -creada por César Hernández, amigo íntimo de Monedero- realizó, antes de llegar a España en 2019, proyectos para los presidentes de México, Bolivia y Venezuela. En España el partido de Pablo Iglesias le entregó al menos 425 mil euros que ahora la justicia analiza por supuesta malversación y delito electoral. En Bolivia, el gobierno de Evo Morales le hizo pagos por 1,8 millones de dólares, de acuerdo con información difundida el 13 de enero por el Banco Central de ese país, dineros que también se investigan.

No solo Neurona ha intentado influir en los movimientos políticos latinoamericanos. El Centro de Estudios Políticos y Sociales (CEPS), descrito como la “semilla” de Podemos, asesoró a Hugo Chávez en su campaña presidencial y también en la redacción de la Constitución que este firmó en 1999. El Centro tuvo una influencia similar en los procesos constituyentes impulsados por Rafael Correa en Ecuador y Evo Morales en Bolivia. Ya el CEPS no existe, desapareció en medio de escándalos por su financiamiento en el año 2016, pero el abogado Rubén Martínez Dalmau, uno de sus fundadores, fue uno de los asesores de la CUT en el proceso de reforma constitucional chilena que apenas empieza.

De ahí, la preocupación por el plan de Iglesias y Monedero de crear una red de medios que influya en América Latina, ya que a lo largo de la historia con centros de pensamiento y consultorías han podido inmiscuirse en los procesos políticos y electorales que se han llevado a cabo en este continente. Ahora el plan se hace explícito en palabras de Costantini: «Difundir en España y en los países de América Latina el discurso del socialismo revolucionario”.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta