Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 12 de octubre, 2014

El guión del “apocalipsis climático”, según uno de sus más ácidos detractores

Autor:

Renato Gaggero

Para El Líbero, Paul Knappenberger del CATO Institute, uno de los protagonistas del debate sobre el cambio climático, rebate el último informe de la ONU sobre el tema.
Autor:

Renato Gaggero

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

“No se compre una casa en la playa”. Este fue el titular de una de las noticias más leídas de la semana en Emol esta semana. La advertencia, que venía nada menos que de un experto de la NASA, explicaba que el llamado “cambio climático” le puede jugar a usted una mala pasada y dejar su flamante propiedad sumergida en el océano.

No es el único con tono de alarma.

La semana pasada el tema volvió a tomar fuerza en Estados Unidos con motivo de la Cumbre Climática 2014 de las Naciones Unidas, que estuvo acompañada de una marcha de apoyo que se realizó en paralelo en 162 países y que sólo en Nueva York juntó más de 100.000 personas en las calles, incluyendo el apoyo de personalidades como Ban ki-moon y Emma Thompson (imágenes en www.peoplesclimate.org). La manifestación se puso como meta “presionar a los gobiernos” a tomar acciones más fuertes para frenar lo que ellos llaman el problema más grave de la humanidad.

Entre las fuentes más citadas para justificar esta alarma está un informe de 2013 redactado por el Panel Intergubernamental de Cambio Climático de las Naciones Unidas, conocido como IPCC por sus siglas en inglés y que fue firmado por 100 países (http://www.ipcc.ch). En él se asegura que los peligros por el cambio climático sólo van empeorar. En 2007, el nivel más alto de riesgo existente al minuto de calificar las zonas geográficas era «alto» y en esta última versión se añade un nuevo nivel, «muy alto”. Uno de los coautores del informe, Maarten van Aals, fue más allá y dijo a la prensa que «lo horrible es algo bastante probable, y no podremos hacer nada al respecto».

El problema está en que esta “apocalipsis climática” estaría lejos de ser tal, según expertos que por estos días en Estados Unidos volvieron a levantar la voz en el marco de la cumbre. Acusan a este informe de contribuir a un mito que se ha ido asentando con fuerza en las últimas décadas, presionando a países en desarrollo como el nuestro a combatir -a costa del desarrollo- lo que ellos consideran un “fantasma”.

Paul Knappenberger, protagonista de este debate en Estados Unidos y uno de los más ácidos detractores del cambio climático (acá el link a una polémica columna en Fox News, http://www.cato.org/publications/commentary/un-climate-summit-dirty-little-secret-about-global-warming-obama-doesnt-want y en una entrevista en la BBC http://www.cato.org/multimedia/media-highlights-tv/paul-c-chip-knappenberger-discusses-un-climate-summit-bbc-news-24) ha marcado pauta interpelando a las Naciones Unidas y hasta al presidente Obama para que sinceren la discusión.

Desde Washington, el director adjunto del Instituto para la Ciencia del prestigioso Cato Institute, asegura a “El Líbero” que el informe de las Naciones Unidas le baja el perfil a toda la ciencia nueva respecto de cuán rápido la superficie de la tierra sube su temperatura debido a la creciente concentración de gases invernadero: “Crece la evidencia que los modelos usados en dicho reporte para hacer proyecciones de las futuras condiciones climáticas (y sus impactos relacionados) dan como resultado mucho calentamiento, por lo tanto, sus impactos también están sobreestimados”.

Frente a las declaraciones de los autores del informe y al pesimismo que reinó en el marco del reciente encuentro, Knappenberger advierte del riesgo que “las proyecciones no robustas de los modelos climáticos son una mala base para tomar decisiones de políticas públicas”.

Hay regulaciones que se elaboran en base a las recomendaciones de las Naciones Unidas y hay presión de parte de la opinión pública, ya que se ha instalado que el calentamiento global es una gran amenaza. ¿Qué otras fuentes se pueden usar para entrar a este debate?

– El informe del IPCC cuenta una historia entera, pero hay mucha ciencia que no está incluida o cuya significancia fue disminuida por los autores del reporte. El objetivo de este documento es armar un caso para que los gobiernos tomen acción en el cambio climático y los reportes considerados por ellos tienden a ser pesimistas.

Sin embargo, hay un fuerte punto a favor del optimismo en este tema: las sociedades humanas pueden adaptarse y “florecer” en condiciones cambiantes. Bjorn Lomborg (http://www.lomborg.com/) y Matt Ridley (http://www.rationaloptimist.com/) han hecho fuertes casos a favor de esta última mirada y desde el Centro para el Estudio del Cato hemos hecho el punto y recolectado abundante ciencia que no respalda la posición de la IPCC (http://www.cato.org/centers/center-study-science).

– Siguiendo la línea de ellos, el impacto de tomar decisiones costosas a la luz de la idea de un calentamiento global peligroso y creciente es especialmente complejo para los países en desarrollo, como Chile. ¿Cómo deben enfrentar los países este tema a la luz de esta información nueva?

– Tienen que tener en cuenta la amplitud de la ciencia al respecto y las incertidumbres que existen en las proyecciones climáticas. También es necesario reconocer las certezas que hay en la producción energética del futuro cercano, eso es, que la que se genera en base a los combustibles fósiles es la más barata y confiable. Y finalmente, que los esfuerzos que se realicen en adaptación serán medibles, mientras que los realizados en mitigación no lo serán.

Hay un fuerte tema comunicacional en este debate. Años atrás se hablaba de “calentamiento global” y hoy se mutó el concepto a “cambio climático”. ¿Qué hay detrás de esto?

– Como el mundo no se “calentó” como se esperaba, cambiaron el foco hacia el concepto de cambio climático, enfatizando especialmente aquellas variaciones en los tiempos extremos. El tiempo es más sensible desde el punto de vista de las personas que el clima. Entonces, la trama fue culpar de todos los eventos de tiempo malos a los humanos. Y, la verdad es que una mirada cercana y profunda de la ciencia no respalda estas afirmaciones extravagantes.

 

Foto: Francisco Negroni/ www.southpressagency.com

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: