Publicado el 30 mayo, 2021

El día en que Cayetano Brulé hizo “el que baila, pasa” y lloró

Autor:

Roberto Ampuero

“Demonio”, la más reciente novela de Roberto Ampuero, se desarolla en pleno estallido social. El famoso detective porteño debe resolver un asesinato, todo en medio del caos que sobrevino a las manifestaciones del 18 de octubre y que derivaron en actos de violencia. Aquí uno de los capítulos más emotivos.

Autor:

Roberto Ampuero

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El Lada avanzó tosiendo a lo largo del Pacífico, se unió al torrente de vehículos que sube al estadio Elías Figueroa y desembocó frente a la Universidad de Playa Ancha.

Más que universidad, aquello era una ciudadela en rebeldía, pensó Cayetano. Lo demostraban la proliferación de consignas en los muros suscritas con la A del anarquismo, el fusil del MIR, y la hoz y el martillo, y las postas de enmascarados que controlaban el tránsito.

Al doblar hacia la playa de Las Torpederas, se encontró de sopetón con una decena de jóvenes que le cerraban el paso. Tuvo que detener el Lada en seco.

—Si quieres pasar, tienes que bailar —le advirtió un enmascarado.

La masa cantaba a voz en cuello una canción sobre el Che Guevara y marcaba el ritmo con un kultrún que azotaba un calvo con bandana.

—¿Cómo? —preguntó Cayetano, irritado. En el Departamento de Castellano lo esperaba el profesor Zille y estaba sobre la hora de la cita.

—El que baila, pasa. El que baila, pasa —gritaba la turba, febril.

—Si querís pasar, tenís que bailar primero, cegatón —le advirtió un encapuchado—. Los hermanos aquí lo exigen —agregó extendiendo un brazo hacia el coro.

—El que baila, pasa. El que baila, pasa —retumbaba en la calle.

Comprendió que, si quería continuar, no le quedaba más que aceptar. Soltó un resoplido y se bajó del auto bajo una lluvia de manotazos y empujones que estuvieron a punto de derribarlo. Rojo de impotencia, intimidado por la turba enardecida, y ansioso por librarse de ella, se mordió los labios en lugar de responder a los improperios.

Los encapuchados comenzaron a cantar «La batea».

Cerró los ojos, alzó los brazos mientras las voces aumentaban de volumen y simplemente empezó a bailar.

Oyó insultos y alusiones a sus bigotes, seguidos de carcajadas y chiflidos, pero siguió bailando al ritmo de la canción con la cabeza gacha y los párpados entornados para que nadie viera que lloraba.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO