Publicado el 27 febrero, 2021

Distrito 7: Macarena Urenda (UDI) y Paola Tapia (indep. PPD) se definen sobre seguridad, sistema electoral y descentralización con miras a la Convención

Autor:

Pilar Molina

Las candidatas a constituyentes explican cuáles deben ser las facultades del Ejecutivo para asegurar el orden público y el Estado de Derecho, a raíz de la violencia en La Araucanía. Tapia plantea que “el Presidente tiene atribuciones legales y constitucionales (…) no estoy de acuerdo con darle más atribuciones “. Urenda señala, en tanto, que “esta situación refleja un conflicto en el que se han enfrentado el Congreso con el poder Ejecutivo”.

 

Autor:

Pilar Molina

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

En medio del debate sobre cómo enfrentar la violencia en la macrozona sur, dos candidatas a la Convención Constitucional por el Distrito 7 (Algarrobo, Cartagena, Casablanca, Concón, El Quisco, El Tabo, Isla de Pascua, Juan Fernández, San Antonio, Santo Domingo, Valparaíso y Viña del Mar), marcan sus posturas sobre el rol del Estado en la materia y cómo se debería enfrentar en la Convención Constitucional. 

Paola Tapia (independinete en cupo PPD), abogada y ex ministra de Transportes y Telecomunicaciones, y Macarena Urenda (UDI), académica y ex concejal de Viña del Mar abordaron este y otros temas como el sistema electoral y la descentralización en Mirada Líbero en Agricultura.

-Hoy la actual Constitución asegura el derecho a la libertad personal y a la seguridad individual, pero vemos problemas serios de seguridad en la zona sur. Concretamente la Constitución le da herramientas al gobierno para mantener el orden público. ¿Son partidarias de que el Estado use todas las herramientas que tiene para reinstalar el orden público?

-Paola Tapia: Soy partidaria de que el Estado ejerza su rol a través del gobierno, en este caso del gobierno actual del Presidente Piñera. Ese es el llamado que hace la Constitución, que no hace un llamado a usar la fuerza pública a priori, sino más bien a que el gobierno ejerza su rol. Esto está establecido en la Constitución en el artículo 24, en el que consagra que el Presidente es el jefe de gobierno y el jefe de la administración pública. Como tal, tiene todas las herramientas legales, reglamentarias disponibles para buscar esas soluciones y ese diálogo, y eso es lo que creo que ha faltado. Porque cuando uno propone acuerdos no basta con decir el titular, porque si es por proponer acuerdos los proponemos todos los días y todos tenemos ese espíritu colaborativo.

Lo que hay que hacer es retomar el diálogo, y muy importante en la nueva Constitución discutir aquel trabajo que quedó pendiente, que se hizo en el gobierno anterior, en orden a buscar una solución real, intrínseca al problema de La Araucanía”, señala Paola Tapia.

El diálogo se produce cuando tú realmente estás dispuesto a sentarte en una misma mesa, cuando estás dispuesto a ceder y a entregar, y esas tres palabras aún no se encuentran. No hay escuchas, no hay la posibilidad de ceder, ni tampoco la disponibilidad a entregar. Esta es una deuda pendiente de todos los gobiernos, no solo del gobierno actual. Los estados de excepción constitucional los decreta, la gran mayoría aplicables en este caso, el Presidente, sin siquiera acuerdo del Congreso, conforme de nuevo a la Constitución actual. Entonces lo que hay que hacer es retomar el diálogo, y muy importante en la nueva Constitución discutir aquel trabajo que quedó pendiente, que se hizo en el gobierno anterior, en orden a buscar una solución real, intrínseca al problema de La Araucanía, que pasa, entre otras cosas, por el reconocimiento de un Estado plurinacional.

-Pero hoy tenemos una emergencia, una crisis de orden público, y la gente está reclamando por seguridad. ¿Hay una disposición a buscar acuerdos y sentarse a conversar? ¿Qué debe hacerse primero, deveolverles la seguridad a las personas?

-Macarena Urenda: Este es un tema crítico, creo que esto pasa, entre otras cosas, por llegar a acuerdos  y acuerdos de verdad. Yo lamento que nosotros, los chilenos, no hayamos sido capaces de priorizar que la paz tiene que ser un objetivo central, y ahí no he visto una actitud de todos condenando la violencia de manera explícita, y sin ningún tipo de concesiones ni de justificaciones. En la violencia pierde Chile, pierden muchas personas que se ven enfrentadas a situaciones muy complejas, y eso es lo que está ocurriendo hoy en La Araucanía. Tengo la impresión de que aquí se están mezclando cuestiones… no me atrevo a afirmar que los que están detrás del conflicto de La Araucanía sean los pueblos originarios, yo tengo dudas en eso, creo que las cuestiones están bien mezcladas.

En la violencia pierde Chile, pierden muchas personas que se ven enfrentadas a situaciones muy complejas, y eso es lo que está ocurriendo hoy en La Araucanía”, sostiene Macarena Urenda.

Efectivamente, como decía Paola, hay un tema a resolver, y lo vamos a resolver en la Constitución y de alguna manera también dimos un paso importante cuando dejamos los escaños reservados, pero aquí hay conflictos mezclados, que se tiene que restaurar el orden, y en ese orden tienen que estar todos. En esa mesa de acuerdo, antes de llegar a decretar otro estado de excepción, que efectivamente la Constitución lo permite, pero antes de eso yo esperaría, así como vimos el 15 de noviembre el acuerdo por la paz, que lo firmaron todos los partidos democráticos de Chile, que lo mismo ocurriera acá. Porque el conflicto ya lleva muchos gobiernos, esta es una cuestión que el Estado no ha resuelto, y que tiene que resolver con la ayuda de todos, con la colaboración y el compromiso de todos.

– ¿Pero el gobierno al final, en esta nueva Constitución tiene que tener facultades fuertes para restituir el orden público, o no? 

-Paola Tapia: La verdad es que, como lo mencionaba recién, hoy día el Presidente tiene atribuciones legales, tiene atribuciones constitucionales, por tanto, creo que aquí no nos tiene que mover al engaño de pensar que esas facultades no existen. Más bien es un tema de gestión, de ejercicio, y de diálogos, a propósito de los acuerdos. Ahora, podríamos enumerarlas, yo mencioné una, la de la calidad de jefe de gobierno y de la administración, y como tal, evidentemente tiene, por ejemplo, la posibilidad de designar y establecer el nombramiento del Consejo de Seguridad Nacional, institución que ha estado ya bastante obsoleta, tanto así que ha sido convocada solo prácticamente en una oportunidad en los últimos años, que fue a propósito del estallido social. 

-¿Usted sería partidaria de que el gobierno, ya que es responsable del orden público y de la seguridad, pudiera decretar estado de sitio sin tener la mayoría en el Congreso? ¿O está bien que tenga restringida esa facultad?

-Paola Tapia: Creo que no es conveniente establecer que decisiones que sean relevantes, no solo en los casos excepcionales de estado de excepción, por ejemplo por catástrofe, el Presidente lo puede hacer de forma autónoma, de hecho así lo ha decretado y lo ha alargado respecto a la pandemia, y en ese estamos todos de acuerdo. Entonces creo que extremar aquellas atribuciones del Presidente no hacen sino hacer lo que hemos tenido hasta ahora, que es un hiperpresidencialismo, que es lago que queremos revertir. Soy mas bien partidaria de que exista una concordancia entre los órganos del Estado. De hecho, el Presidente convocó a una reunión con los tres poderes del Estado, para buscar la alternativa de este diálogo, y creo que por ahí va el camino, más que por estar modificando la Constitución, no estoy de acuerdo con darle más atribuciones al Presidente.

El Presidente tiene todas las atribuciones, pero yo esperaría, en un país democrático, que llegaran a un acuerdo, y que exista un rechazo cerrado a la violencia, venga de donde venga”, dice Urenda

-Macarena Urenda: Yo pienso que esta situación refleja lo que ha venido pasando en el país. Esto refleja el conflicto en el cual se han ido enfrentando, en una cuestión creciente, el Congreso con el Poder Ejecutivo. Y siento, aún cuando no tengo la respuesta muy clara, que tiene que ver con que el régimen presidencial -que no me disgusta-, pero creo que en este momento en Chile, lo he visto mucho en Piñera 2 y también Bachelet 2, empieza una lucha de poder entre el Ejecutivo y el Congreso. Y tal vez, en este gobierno se ha visto mucho más dramáticamente esa incapacidad de entenderse que tiene el Congreso con el Ejecutivo. Yo habría esperado que frente a una crisis enorme como la de la pandemia todos nos hubiésemos alineado. Afortunadamente ocurrió el acuerdo por la paz el 15 de noviembre de 2019. Veo esto radicado más bien en la incapacidad de entenderse de los poderes, y me resulta sorprendente, porque el conflicto en La Araucanía lleva años, recordemos el asesinato de la familia Luchsinger. Es un conflicto que se ha ido ignorando sistemáticamente, y es grave que lo sigamos ignorando. El Presidente tiene todas las atribuciones, pero yo esperaría, en un país democrático, que el Congreso y el Ejecutivo fuesen capaces de llegar a un acuerdo, y esperaría un rechazo cerrado a la violencia, venga de donde venga.

-Hablemos del sistema de gobierno presidencial, sobre todo con el nuevo actual sistema electoral. Hoy tenemos 17 partidos con representación parlamentaria, con  gran fragmentación y dispersión política, y una incapacidad para llegar a acuerdos. ¿Cuál es su propuesta? ¿Cambiar el sistema de gobierno, o también el sistema electoral?

-Paola Tapia: Hay que distinguir varias cosas, no solo tiene que ver con una reforma al sistema electoral, esto es un amarre que viene desde la Constitución de 1980, que es la que nos rige hoy, y esto pasa también por los quórum de aprobación de las leyes. Yo fui funcionaria pública y nuestro principal obstáculo era el quórum de aprobación de las leyes. No nos engañemos, la traba principal en el Congreso tiene que ver con los quórum de aprobación, para modificar el sistema de pensiones, el sistema de salud y educación, etc.

-¿Bajar los quórum le habría permitido a este gobierno sacar adelante reformas que no ha podido hacer? Estamos hablando de la reforma previsional, la reforma a la salud, a las isapres, todas las que tienen materia de seguridad publica. ¿Cree que hay un tema de quórum, más que de un sistema que no está funcionando?

-Paola Tapia: El sistema es complejo, es integral. Esto es un puzzle en el que cada pieza juega su rol. Y lo que he afirmado es que una pieza transcendental son los quórum. ¿Cuáles son las otras piezas? El sistema de gobierno, sin lugar a dudas. ¿Cuál es el sistema de gobierno actual? Dicho por todos los especialistas, yo además soy profesora de Derecho Constitucional, por lo tanto, lo tenemos claro, que es un hiperpresidencialismo, que quiere decir que el Presidente es quien ejerce las urgencias, quien ejerce la atribución exclusiva en distintas materias, quien tiene la posibilidad de veto. El régimen imperante es otra pieza del puzzle, y ahí hay que cambiarlo sin lugar a dudas, ejerciendo más contrapesos desde el punto de vista parlamentario, como ocurre en la gran mayoría de los países, para que de esa forma haya un mejor equilibrio y una mejor constancia en el diálogo que se produzca para aprobar las leyes que el país necesita.

-Macarena Urenda: No estoy contenta en cómo está el sistema electoral. Creo que no solamente tiene efectos en esta dispersión, en esta cantidad de partidos, con efectos muy fuertes en conflicto que se genera con el Ejecutivo, sino que también tiene efectos en los territorios. Antes conocíamos a nuestros senadores, a nuestros diputados. Con la Paola estamos haciendo trabajo maratónico, en cinco semanas tenemos que recorrer 12 comunas, ese es el trabajo que hoy hacen los disputados, cierto.

-Porque el sistema agrandó los distritos…

-Macarena Urenda: Agrandó los distritos y se produjo una dispersión. Y, además, hay algo que es lo que la mayoría critica, que hay muchos que llegaron al Parlamento con una cantidad de votos mínima, entonces las posibilidades de acuerdo, de colaboración y de diálogo francamente disminuyen.. Yo intervendría, esta idea de juntar las eleciones pudo haber sonado muy racional, pero en la práctica siento que ha resultado un desastre. Lo que hemos visto en el Congreso, a los congresistas con pancartas, a los congresistas disfrazados bailando… Yo estoy absolutamente a favor de las marchas, de una señora que no tiene ninguna opción de ser escuchada. Pero un congresista que tiene la posibilidad de votar, la posibilidad de ejercer su opinión, que tiene llegada a medios, que tiene un sueldo asegurado, no puede asumir el papel de alguien en una marcha. Hay una distorsión que se ha producido que creo en parte es efecto de esta nueva ley electoral, y esa distancia de la ciudadanía con el Congreso, que lamentablemente pagan muchos justos por pecadores, porque yo estoy a favor de la política y del Congreso.

-En materia de descentralización. ¿Qué cambios introducirían ustedes a la actual Constitución para asegurar mínimamente la descentralización de los recursos y decisiones?

-Macarena Urenda: Yo llamaría a una Constitución localista. Una de mis banderas es la descentralización, siento que en Chile llevamos años hablando de descentralización, pero en la práctica el 90% de las decisiones se toman en Santiago, gran parte de la población vive en Santiago, entonces hay un país que no muestra su diversidad, su riqueza, su capacidad de innovación, y las oportunidades son muy diferentes cuando uno está en Santiago o en regiones. Yo soy de regiones, y como muchos, yo voy a llevar esa bandera. Yo apunto a una Constitución localista.

-¿Qué decisiones debieran radicarse a nivel local? ¿Qué decisiones le quitaría al nivel central para localizarlas  a nivel regional?

-Macarena Urenda: Permitiría que el poder bajara hacia las regiones, las provincias, las comunas e incluso a los barrios. Hoy los municipios son meros administradores. Yo le daría mucha mayor cantidad de recursos y capacidad de tomar decisiones, para que estos puedan, a su vez, bajar hacia la mirada territorial. Creo que la elección popular del gobernador, que va a ser por primera vez en Chile este 11 de abril, es un avance, pero ese gobernador no solamente tiene que tener un cargo, tiene que tener recursos y poder de decisiones. Tiene que estar consignado esto en la Constitución de una vez por todas.

-Paola Tapia: El tema de la equidad territorial debe ser el pilar fundamental de los cambios de la nueva Constitución, sin esa equidad territorial no vamos a poder hablar de descentralización. Si analizamos el PIB, un 50% hoy está radicado en la Región Metropolitana y en la zona oriente, versus, por ejemplo, lo que ocurre en nuestra región, en que menos del 10% está acá en la Región de Valparaíso, en circunstancias en que se produce más, ¿pero qué sucede? En la práctica se tributa y todos los ingresos van a la RM, entonces necesitamos generar una propuesta muy concreta, que la repartición de los recursos esté asociada a la tributación, y que la tributación esté asociada a la fuente donde se producen ese ingreso. En el puerto en Valparaíso, en el puerto en San Antonio, y distintas actividades como por por ejemplo para la región de Antofagasta es la minería.

-¿Entonces todo lo del cobre se quedaría en Antofagasta?

-Paola Tapia: Hay que buscar un mecanismo, evidentemente que no ha sido suficiente hasta ahora, como es el FNDR (Fondo Nacional de Desarrollo Regional) que incorpora la variable de identidad territorial, pero no es una forma suficiente. Lo que estoy diciendo es que eso sí tiene que estar reflejado hoy en una variable que permita que el producto per cápita sea distribuido de una forma más equitativa, en relación a la cantidad de la población, pero también en relación a las condiciones socioeconómicas, y que eso no sea un 20% de los ingresos, que sea por lo menos un 80% de los ingresos. Cuando vas a pavimentar un camino en una zona rural, no puedes financiarlo con recursos propios, tiene que ir a pedirle al Ministerio de Obras Públicas, encargado de los caminos públicos, que te financie ese proyecto. Eso no tiene ninguna justificación, y genera esta iniquidad territorial. Obviamente es complejo, hay que buscar el mejor equilibrio, pero evidentemente en la Constitución, al consagrarlo, vamos a lograr avanzar, y no solo en eso, también en brechas como telecomunicaciones. Esto lo asocio a las garantías sociales, si consagramos un internet como derecho humano que garantice la tecnología para hacer uso de ella, pero también el acceso universal a la infraestructura, eso le asegurauna persona en un sector segregado, una posibilidad de conectarse y de poder acceder sin distinciones ni discriminación.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO