Publicado el 4 octubre, 2020

Detenidos con armas, con largo prontuario y apresados en Ercilla: coincidencias de los últimos formalizados con mayor connotación en la Araucanía

Autor:

Emily Avendaño

En 15 días, el Juzgado de Garantía de Collipulli dejó en prisión preventiva primero a Miguel Ángel Torres Toro (el 15 de septiembre) y luego a Carlos Cristopher Muñoz Salamanca (30 de septiembre). Hay información de que el primero es parte de la Resistencia Mapuche Malleco, mismo grupo que se atribuyó el incendio que afectó la propiedad de los padres del presidente de la DC, Fuad Chahín. Por su parte, Muñoz Salamanca, además de tener antecedentes por microtráfico de drogas, fue acusado por el homicidio del werkén Alejandro Treuquil y hallado escondido en la casa de Freddy Marileo, quien también está en prisión por el asesinato de dos mapuche: los hijos del lonco José Cariqueo. 

Autor:

Emily Avendaño

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Ercilla es una de las comunas en las que más hechos de violencia rural ocurren cada año. Allí, en el sector de Pidima, fueron detenidos dos hombres, cuyos delitos a pequeña escala no guardan relación, pero cuyas acciones sí tienen en común que acrecientan el conflicto que desde hace 20 años se vive en la Región de la Araucanía. Los hechos forman parte de una escala mayor, por lo que ambas investigaciones son llevadas en reserva por el Poder Judicial.   

Por un lado está Miguel Ángel Torres Toro (24), formalizado el 15 de septiembre por robo, incendio, atentado contra la autoridad y porte ilegal de municiones; y por el otro Carlos Cristopher Muñoz Salamanca (30) acusado el 30 de septiembre por el homicidio calificado del werkén de la comunidad We Newén Alejandro Treuquil Treuquil. Ninguno de los dos imputados pasa de los 30 años, ambos nacieron en la IX Región y están vinculados con crímenes desde hace una década. En ambos casos los hechos por los que se le imputan están relacionados con armas. 

A Torres Toro se le apunta por un robo que ocurrió en la comuna de Collipulli que involucra a dos adultos mayores. De acuerdo con el relato de la Fiscalía, Torres Toro, junto a un grupo de sujetos ingresó el 10 de julio, alrededor de las 19:30 horas, a una parcela. Portaban armas de fuego y vestían ropas oscuras de diseño militar. Además de golpear con un elemento contundente a una de las víctimas, el grupo se retiró del lugar llevándose un revólver, una escopeta calibre 16, medio centenar de cartuchos de escopeta calibre 12 y calibre 16, $200.000 en dinero efectivo, dos teléfonos celulares, dos motosierras, una motobomba, un serrucho eléctrico y un galletero, entre otras especies. 

Al ser detenido el 14 de septiembre por personal de la PDI, la policía incautó cinco cartuchos de escopeta calibre 12; además del serrucho eléctrico y el galletero sustraídos. Lo apresan en su vivienda, ubicada en la comunidad Antinao, sector Pidima de la comuna de Ercilla.

También en el sector Pidima, pero esta vez en la comunidad Boyén Mapu, fue capturado Muñoz Salamanca el 29 de septiembre. Personal de la Brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones lo sorprendió escondido bajo unas mantas y en el piso del dormitorio se halló una escopeta, una caja de 25 cartuchos de escopeta calibre 16 y una bolsa con 30,60 gramos de marihuana. 

En el domicilio además había dos cañones de arma larga, un cartucho de escopeta calibre 12, tres vainillas de escopeta, un trozo de plástico con 8,91 gramos de marihuana, una balanza digital; además de un invernadero con 377 plantas de marihuana.

Muñoz Salamanca fue encontrado en la vivienda de Freddy Marileo Marileo, quien permanece en prisión preventiva acusado del homicidio de los hermanos Jorge Marimán Loncomilla y Matías Cariqueo Loncomilla, hijos del lonco José Cariqueo, uno de los dirigentes mapuche que ha optado por la paz y el diálogo con el Gobierno. 

Marileo es uno de los ocho presos de la cárcel de Angol que anunciaron el comienzo de una huelga de hambre el pasado 4 de mayo que se prolongó por 123 días.

Con esta detención, dirigentes de la región comienzan a unir los hilos. Las investigaciones por la muerte de los hijos del lonco Cariqueo apuntan a que se trató de una emboscada, aunque en principio Marileo hizo un montaje en la escena del crimen para argumentar legítima defensa, versión que ya fue desestimada por el Ministerio Público.

Las indagatorias determinaron que los dos hermanos fueron asesinados con balas que corresponden a un calibre 5.56, es decir un fusil utilizado como armamento de guerra, que aún no ha sido encontrado, y también indican que los proyectiles llegaron desde distintas direcciones. Por lo tanto, las fuentes -que prefieren el anonimato por seguridad- tienen la teoría de que Muñoz Salamanca pudo ser uno de los que participó en este otro homicidio o pudo ser el proveedor de las armas. Opinan que Marileo y Muñoz más allá de una amistad podrían estar juntos en el modelo del “narco-negocio”, que desde la detención del activista pro mapuche Emilio Berkhoff en junio, durante un operativo en el que se desbarató una red de narcotráfico y se incautaron más de 800 kilos de pasta base de cocaína, instaló el debate sobre los vínculos entre el tráfico de drogas y las organizaciones que promueven la violencia en el sur del país. Una investigación de El Líbero da cuenta de cómo el aumento de los decomisos de cannabis y cocaína, durante los siete primeros meses de 2020, coincide con la exacerbación de episodios violentos en la macrozona sur.

Antecedentes por drogas, al menos, desde 2014

Carlos Muñoz Salamanca tiene al menos 5 condenas por violencia intrafamiliar, y por haber causado lesiones a su pareja Priscila Santander Carrillo, penas que comenzaron en el año 2010 y que entre sus consideraciones incluían la asistencia obligatoria a un tratamiento de control de impulsos y terapia familiar. Sin embargo, también ha sido condenado por robo en lugar no habitado, receptación y ha sido formalizado por tráfico de drogas. 

En 2014 fue formalizado por tráfico ilícito de estupefacientes en pequeñas cantidades, al igual que en 2017 cuando fue acusado, junto a su pareja, porque el 17 de abril de ese año fue detenido en Pidima portando una bolsa de nylon en la que llevaba 29,65 gramos de marihuana. Santander Carrillo tenía una bolsa similar con 26 gramos de marihuana que llevaba, a su vez, en una mochila. En esa oportunidad, ambos quedaron con la cautelar de firma mensual en Carabineros de Collipulli.

El 12 de abril de 2018 volvieron a ser formalizados por microtráfico cuando iban caminando a pie por la ruta R-560 de Ercilla. Carabineros los encontró, de nuevo, con una bolsa de nylón, que tenía “una sustancia vegetal de color verde”, y llevaban dinero en efectivo. Uno cargaba $270.605 y el otro $8.000. La bolsa con la marihuana así como la suma de dinero más alta la llevaba Santander. “La sustancia vegetal de color verde arrojó coloración positiva a la presencia de THC y un peso de 135 gramos, 600 miligramos, peso bruto aproximado”, dicen los documentos de la investigación. 

Por este caso Priscila Santander fue condenada a 541 días de presidio menor en su grado medio y se le concedió la reclusión parcial domiciliaria nocturna. Sin embargo, el tribunal determinó que el delito no era replicable a Carlos Muñoz Salamanca porque a él no se le halló droga, ni elementos destinados a su dosificación o distribución, y fue absuelto. 

Más recientemente a Muñoz Salamanca se le relacionó con la aparición de un lienzo amarrado al puente ferroviario Viaducto del Malleco, en la comuna de Collipulli, el 9 de junio de 2020, con la inscripción: “Libertad a los PPM -presos políticos mapuche- en huelga de hambre en Angol, a la calle lxs presxs de la revuelta”. No obstante, la Fiscalía consideró que estos hechos no constituían delito y no se le investigó. 

Marileo era uno de los presos en huelga en Angol, que será el mismo centro de reclusión al que enviarán a Muñoz Salamanca por el homicidio del werkén Alejandro Treuquil. De acuerdo, con lo planteado por el fiscal de la causa, Nelson Moreno, frente al Juzgado de Garantía de Collipulli este asesinato ocurrió por rencillas anteriores entre ambos hombres y se descartó la hipótesis de que Carabineros tuvo que ver con los acontecimientos, luego de que el propio Treuquil, antes de morir, dijera que se sentía hostigado por la autoridad policial. 

“El imputado el día de los hechos, preparó y coordinó la comisión de este delito junto a otros sujetos que aún estamos en proceso de identificar. Coordinó durante la tarde de ese día la recopilación de armas de fuego, la preparación, la reunión de personas y luego es que abordan a las víctimas, en este caso, a don Alejandro Treuquil Treuquil junto a algunos jóvenes que lo acompañaban… En esas circunstancias y de forma sorpresiva proceden a efectuar disparos en contra de ellos, que causaron la muerte del señor Treuquil y además las lesiones graves de uno de sus acompañantes”, describe el fiscal.

Para el Ministerio Público hubo alevosía, ya que se actuó en horas de la noche y se hizo “una emboscada” -al igual que con los hijos del lonko Cariqueo-. El fiscal agrega que la coordinación para cometer este delito “quedó demostrada con los mensajes de texto que fue posible recuperar del teléfono del imputado… Donde se da cuenta también de las motivaciones que tendría para cometer este homicidio, se trataría de rencillas del imputado, respecto de la víctima y también rencillas del imputado en relación a la comunidad en general a la cual representaba la víctima. La comunidad We Newén”, agregó el persecutor. 

En la audiencia leyó la transcripción de algunos audios encontrados en un teléfono del imputado, que le había pasado a un tercero para que lo destruyera. “Hermano, yo me pitié al Treuquil”, dice uno de esos mensajes. “El finao cu… me lo pitié al viejo perquin ese, que vale callampa, me lo pitié no más, yo soy de una pura línea, fui a devolver las w… que me habían prestado y era (…) ahora en la casa, aguantar lo que se viene no más”, es otro de los mensajes.

De la Resistencia Mapuche Malleco

A Miguel Ángel Torres Toro se le asocia con la Resistencia Mapuche Malleco, una de las cuatro organizaciones que se ha podido determinar promueven la violencia rural. En este listado además aparece la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), liderada por Héctor LLaitul; Weichan Auka Mapu (WAM); y Alianza Territorial Mapuche (ATM). La RMM tendría su origen en la comunidad Temucuicui Autónoma.

La organización se dejó ver por primera vez en 2016, cuando su nombre se relacionó con la quema de iglesias en Victoria y Collipulli; y rechazaron la mesa asesora presidencial, liderada por monseñor Héctor Vargas. 

En 2020 el nombre de este grupo ha estado asociado al atentado contra un tren de carga en Ercilla, ocurrido el 19 de mayo, por el cual el Gobierno invocó la Ley Antiterrorista para perseguir a sus autores. Además del lienzo de RMM, en ese atentado también fueron encontradas pancartas que exigen la libertad de presos mapuches, entre ellos Freddy Marileo. 

Antes, el 8 de mayo, las Comunidades Mapuches en Resistencia de Malleco emitieron un comunicado para solidarizarse con los presos de la cárcel de Angol, que por ese entonces acaban de iniciar la huelga de hambre.

De acuerdo con un reportaje de La Segunda, de los ocho huelguistas en Angol, cinco pertenecen a comunidades miembros de RMM; tres de ellos a Temucuicui Autónoma. 

Este año la RMM también ha ganado protagonismo porque su nombre apareció en un lienzo dejado en Curacautín, tras la quema de cuatro cabañas, una casa, una leñera y una camioneta de propiedad de los Chahín Valenzuela, padres del presidente de la DC, Fuad Chahín, el 27 de agosto. 

A Torres Toro no se le imputa por este hecho. Según lo planteado en el Juzgado de Garantía de Collipulli, el 15 de septiembre, está formalizado por participar en un robo con intimidación ocurrido en julio en el cual, según las víctimas, los encapuchados seguían instrucciones de uno al que llamaban “comandante”. Pero no se ha establecido si él era quien daba las órdenes. Tampoco se sabe si en la RMM hay un comandante ‘tipo Llaitul’, o se le denomina comandante genéricamente al que dirige un grupo específico, por lo que podría haber varios “comandantes”.

En el caso de la quema de la propiedad de los Chahín también hubo un líder, que es quien da por radio las instrucciones de prender fuego a las cabañas.

Por otra parte, Torres Toro sí fue formalizado por un incendio, ocurrido en otro episodio de violencia. De acuerdo con la Fiscalía, la mañana del 4 de agosto de 2020, tras participar en una marcha no autorizada en Collipulli, se concertó con varios sujetos para fracturar los vidrios y prender fuego al primer piso de un inmueble, utilizando líquido acelerante y arrojando elementos combustibles, con moradores al interior.

Torres tiene antecedentes por incendio desde que era menor de edad. En 2014 fue condenado por este delito a tres años de libertad asistida especial. Ha sido formalizado en 2015 por maltrato de obra a carabineros -luego de años la Fiscalía decidió no perseverar-. En 2016 lo formalizan por porte de arma prohibida, caso en el que tampoco se perseveró. En 2018 fue condenado por hurto simple en perjuicio de la Forestal Arauco a una pena de 41 días de prisión en su grado máximo; y se les dio una pena sustitutiva. 

En 2020 ya se le había acusado por ingresar en enero al Fundo Longovilo ubicado en la comuna de Paine para “sustraer con ánimo de lucro y sin la voluntad de su dueño”, 62 kilos de nueces. 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete