Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 11 de mayo, 2015

Contador de Caval no justificó ante la Fiscalía millonarios gastos en asesorías que permitieron reducir impuestos

Autor:

Uziel Gomez

La nuera de la Presidenta también dijo desconocer a quién y por qué se pagaron los honorarios. Indagación tributaria y contable es clave para la Fiscalía.
Autor:

Uziel Gomez

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Nula fue la información que entregó al fiscal regional de Rancagua, Luis Toledo, el contador y gerente de finanzas de la empresa Caval, Marcelo Carreño Salgado, al declarar como testigo en la investigación judicial sobre querellas por tráfico de influencia, cohecho, enriquecimiento ilícito, negociación incompatible y violación de secretos en contra de la sociedad de la nuera de la Presidenta Michelle Bachelet, Natalia Compagnon, y de su cónyuge Sebastián Dávalos.

El interrogatorio se realizó el pasado jueves 7 de mayo en las oficinas de la fiscalía, duró una hora y media, y dejó más dudas que respuestas ante la negativa de Carreño de responder varias  consultas sobre la contabilidad de la empresa.

El contador se negó a aclarar por qué y a qué personas  o empresas Caval pagó, durante 2012,  boletas y facturas por $1.132 millones –de los cuales $1.070 millones fueron por asesorías-, que declaró como gastos y le permitieron reducir su base imponible en la declaración de renta y, por tanto, pagar $48 millones en impuestos. La legislación establece que para descontar gastos de impuestos con asesorías, deben justificarse y estar respaldadas por informes técnicos, de los que se desconoce su existencia.

Los únicos gastos que justificó Carreño fueron los que decían relación con el pago de arriendos de oficinas, y de algunos contratos con servicios a empresas externas. Cuando se le pidió más detalles, se excusó en que no recordaba nada.

Las anomalías en las declaraciones de renta

La declaración del gerente de finanzas era clave para entender la madeja tributaria de Caval, que recibió ingresos por $1.500 millones en 2012, el mismo año de su fundación, de los cuales el 90% fueron pagos por  diferentes servicios prestados a empresas de Gonzalo Vial Concha, hijo del dueño de Agrosuper, y quien le prestó una parcela para que la pareja Dávalos-Compagnon se casara.

La actitud evasiva del contador de Caval sólo acrecentó las dudas de la Fiscalía, que investiga, además de los gastos, una auditoría de la unidad anticorrupción que detectó varias “inconsistencias en los datos declarados del patrimonio financiero y el capital propio tributario, debido a que ambos presentan el mismo valor y son negativos, lo cual no es concordante con el ingreso de $1.531 millones, ni el resultado tributario (utilidad), ni el total de pasivos y activos”.

Ello significa que los socios de la empresa, Natalia Compagnon y Mauricio Valero, sacaron las utilidades devengadas por la sociedad y se las repartieron o gastaron, dejando a la empresa en una precaria situación financiera.

Al siguiente año, 2013, la misma auditoría reveló que la empresa tuvo ingresos por $83 millones, con una pérdida operacional de $277 millones, lo que arrojó una pérdida tributaria por $88 millones. Por ello la fiscalía investiga cómo fue posible que el Banco de Chile le prestara $6.500 millones a Caval, para lo cual ha realizado diversos interrogatorios, incautado correos, computadores y es una de sus principales líneas de investigación.

Natalia Compagnon también dijo desconocer detalle de los gastos

A la negativa del contador se suma la desinformación que alegó tener la nuera de la Presidenta Bachelet sobre la situación tributaria y contable de la empresa, y en qué se gastaron los casi $1.200 millones, cuando fue citada a declarar ante la Fiscalía en abril pasado. Compagnon argumentó que quienes tenían esa información eran precisamente el gerente de finanzas, Marcelo Carreño, y su socio Mauricio Valero.

Pero como Carreño no aportó ningún antecedente relevante, las esperanzas del órgano persecutor se colocan en Valero, quien aún no ha declarado ante el fiscal.

Ambos son  muy cercanos desde que comenzaron a trabajar juntos en la empresa fundada con un capital de $6 millones, y que recibió un préstamo por $6.500 millones del Banco de Chile, que le permitió comprar 44 hectáreas en Machalí y luego revenderlas en $9.500 millones al empresario de Rancagua, Hugo Silva, quien luego se querelló contra Caval por sentirse estafado y engañado con la venta.

Según quienes han trabajado con Carreño, lo describen como alguien que conocía al detalle todas las operaciones financieras y los negocios de Caval, tiene un importante estatus dada su cercanía y amistad con Valero, e incluso recibía ingresos adicionales por diferentes servicios que conseguía el asesor comercial Victorino Arrepol.

El rol clave que deberá jugar el SII ante Caval

Pese a toda la investigación sobre la situación contable y tributaria en que avanza la Fiscalía, no podrá presentar ninguna denuncia o querella en contra de Caval en materia tributaria ante la justicia, porque ello sólo es resorte del Servicio de Impuestos Internos, que es el único organismo público en Chile que tiene esa facultad exclusiva, otorgada por la ley.

El SII, por ahora, se ha limitado a entregar la información que le va requiriendo la fiscalía, en la medida que avanza la investigación, y que está directamente relacionada con el préstamo del Banco de Chile, para lo cual se están realizando diferentes cruces de datos y recopilación de información.

FOTO: RENE MERIÑO/AGENCIA UNO

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: