Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 15 de octubre, 2014

Consulta ciudadana de Santiago permite suplantar identidades y la votación de niños

Autor:

Uziel Gomez

Por las anomalías detectadas, concejales de oposición impugnarán hoy el proceso que busca cambiarle el nombre al cerro Santa Lucía.
Autor:

Uziel Gomez

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse
consulta ciudadana de Municipalidad de Santiago

La papeleta del voto de una niña de ocho años en la consulta ciudadana de Santiago.

Olivia es una niña de ocho años que vive y estudia en Las Condes, y es una de las más de 15.500  personas que ha votado en la consulta ciudadana de la alcaldesa de Santiago, Carolina Tohá, para decidir si se mantendrá el nombre del cerro Santa Lucía o se  cambiará por Welén; o si se prohibirá el uso de las bolsas plásticas no biodegradables en el comercio.

El problema es que Olivia no tiene 16 años, nunca ha vivido ni estudiado ni ha sido usuario de ningún servicio de la municipalidad de Santiago, como establece la consulta para poder participar, ni tampoco votó, sino que lo hizo su papá Esteban.

Precisamente, la suplantación de identidad y la votación de niños son dos de las graves anomalías que detectó “El Líbero” en la consulta que lanzó la alcaldesa Tohá el sábado pasado, y que estará abierta hasta el próximo domingo en la página web de Santiago, en 80 locales de votación y en 600 edificios residenciales.

La votación sin carné de identidad es otra falencia que denunció el locatario de la plaza Yungay, David Solís, quien vio sufragar a tres personas sin sus carnés de identidad, licencia o pasaporte, como también regula la consulta.

La iniciativa de la municipalidad también contempla que los vecinos puedan decidir si retiran con grúa los vehículos mal estacionados en la vía pública, restringir el horario de cierre de las botillerías e instalar contenedores de residuos domiciliarios en las calles.

Concejales impugnarán la consulta

El concejal de RN, Felipe Alessandri, anuncia que junto a otros colegas opositores impugnará en el concejo de hoy a las 16 horas la consulta ciudadana porque “está completamente viciada. No le doy credibilidad a los resultados porque no son confiables”.

Alessandri también señala que ha recibido varios correos de personas que dijeron votar más de una vez con el mismo rut, y que no hay forma de verificar que quienes voten residan en Santiago o hayan recibido algún beneficio de la municipalidad.

Sin embargo, Gabriela Elgueta, directora de Secplan de la comuna y coordinadora de la consulta,  dice que el proceso “está validado, es transparente y abierto. Efectivamente, tenemos toda la confianza en la capacitación de los funcionarios, en los sistemas informativos y soportes que se han generado para implementar la consulta, que pueda ser auditada por quien quiera”.

Elgueta afirma que de las 15.500 votaciones realizadas hasta ayer, el 85% ha sido presencial  y el 15% a través de la web, y que han tenido ministros de fe en los  lugares de votación que “validan día a día el proceso de consulta, que está reglamentado”.

La funcionaria asegura que nadie puede votar dos veces con el mismo rut, y que el sistema informático tiene las bases de datos del Servel, del municipio y de consultas previas, que se usan como filtros para saber si la persona puede votar o no. Los electores, además, deben acreditar su dirección con una boleta de servicios o mediante una declaración jurada.

Las falencias técnicas del proceso

Tania Gallardo, directora de la Escuela de Tecnología de la Universidad de Las Américas, explica que toda votación por internet debe cumplir con tres principios: disponibilidad, que dice relación con garantizar el acceso a todos los que deseen participar; confidencialidad, que debe garantizar que una persona no vote más de una vez y que no haya duplicidad del voto o suplantación de identidad; e integridad, que garantice que lo que se eligió no pueda ser modificado y se incluya en el conteo final.

Sobre el uso de los ruts como validación de la encuesta, Gallardo señala que tienen el grave problema de que pueden ser suplantados por otra persona.

“Es de conocimiento público que todos los rut están disponibles en la web. Por tanto, cualquiera podría votar por otras personas, un profesor por sus alumnos, una persona por sus compañeros de trabajo o por sus familiares, o incluso por desconocidos”, sostiene.

¿Qué sería lo 100% seguro? «Usar una clave digital, como hace el Servicio de Impuestos Internos para la factura electrónica, o el Registro Civil con la clave única, que permite acceder a todos los beneficios del Estado. Dichas claves permiten autenticar e identificar a la persona, y  garantizar que quien vota es ella y no otra”, afirma.

En la misma línea, Roberto Izikson, gerente de asuntos públicos de la encuestadora Cadem, agrega que las consultas por internet deben ser certificadas por empresas o instituciones externas a quien las realiza, para “validar el proceso, asegurar la calidad, evitar la doble respuesta, las suplantaciones y asegurar la rigurosidad metodológica. Las consultas deben velar por la confiabilidad de la información”.

Izikson valora que se usen los mecanismos de consultas porque aumentan la participación ciudadana, pero advierte que hay riesgos que deben ser considerados y alertados y que se deben establecer mecanismos que aseguren que el sistema no pueda ser vulnerado.

Foto:  Mara Daruich/Ilustre Municipalidad de Santiago

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: