Publicado el 7 septiembre, 2020

«¿Cómo puede vivir sin WhatsApp?» La frase que marcó el inicio de la relación Presidente Piñera-Víctor Pérez

Autor:

Mariela Herrera y Maolis Castro

Cuarenta días cumple hoy el ministro del Interior, Víctor Perez, como jefe de gabinete. Terminar con la huelga de hambre del dirigente mapuche Celestino Córdova, llegar a acuerdo con los camioneros que pararon por siete días y restablecer el diálogo con Chile Vamos son algunos de los hitos de este período. En algo más de un mes, Pérez tuvo que subirse al ritmo WhatsApp-24/7 del Mandatario quien mantiene su estilo de “micromanagement” en el gobierno. Como contrapreso, el titular de Interior ha desplegado su modo dialogante que trae desde el Senado. 

Autor:

Mariela Herrera y Maolis Castro

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

La escena ocurrió en una reunión entre el Presidente Sebastián Piñera y el ministro del Interior, Víctor Pérez, a pocos días de producido el cambio de gabinete.

-¿Cómo usted puede vivir sin WhatsApp?, preguntó el Presidente.

-¿Cómo ustedes viven con WhatsApp?, le retrucó el ministro Pérez.

Efectivamente, el ahora ex senador no tenía en su teléfono la aplicación de conversación inmediata. Al rato eso cambió. Hoy no solo la tiene instalada en su celular, sino que es parte de múltiples grupos lo que hace que su móvil suene permanentemente.

El diálogo, que puede parecer una anécdota, describe tanto al Mandatario como al secretario de Estado. Piñera, desde antes de la aparición de esta app, ya funcionaba “en modo WhatsApp”, esto es, el modelo 24/7 que lleva a cabo él y sus colaboradores. Todos disponibles, cualquier día y a cualquier hora. Mientras que Víctor Perez, legislador desde el año 90, ha cultivado un estilo dialogante que incluso a algunos puede impacientar. Pero el ministro le ha comentado a su entorno que en Interior “las decisiones se toman con sentido de urgencia, pero con mucha responsabilidad. A veces apresurarse es negativo”.

El reciente conflicto con los camioneros, que pararon por siete días y que estuvo al límite de generar complicaciones por posibles desabastecimientos y cortes de carreteras, fue el bautizo de fuego de Pérez. Y fue también donde la relación con el Jefe de Estado se mostró tal como es.

Antes, algo de contexto. De los cuatro ministros del Interior que ha tenido el Presidente Sebastián Piñera, entre su anterior mandato y el actual, Víctor Pérez es el primero que no pertenece a su círculo cercano. Rodrigo Hizpeter era su amigo, Andrés Cahwick es su primo, Gonzalo Blumel su “delfín político”. Por eso, entre otras razones, las expectativas se centraron en el ex senador UDI tras el cambio de gabinete del 28 de julio.

Primera vez que llegaba un ministro de Interior no cercano al Presidente, 100% UDI, lo que suponía tener cierta independencia del Mandatario. “Hombre duro”, “con tonelaje político”, fueron algunas de las descripciones que se hicieron de él tras reemplazar a su antecesor Gonzalo Blumel.

Todo eso se puso a prueba con los camioneros -en general afines a este gobierno- parados en las carreteras. En el conflicto, que tuvo su desenlace el pasado miércoles, se vio tanto el despliegue de Pérez como de Piñera. El Jefe de Estado no ha dejado de estar sobre todos los temas, el estilo que cultiva de «micromanagement» lo mantiene, sea cual sea su ministro de Interior. De hecho, esta característica de Presidente-presente-en-todos-los-temas lo conversó en una ocasión Pérez con el ex ministro Andrés Chadwick. Pero no le incomoda, comentan desde Palacio.

El sábado y el domingo previo al fin del paro de los transportistas, el titular de Interior “batió récord” de conversaciones con diversos sectores, dicen quienes conocieron las tratativas. Y varios de esos diálogos fueron Pérez-Piñera.

El secretario de Estado llamaba telefónicamente al Mandatario para contarle cómo iban los avances. Algunos miembros del gabinete relatan que el Presidente analizó párrafo por párrafo el acuerdo, mientras que desde el entorno de Interior, describen estas conversaciones como “intercambios de opinión” entre las dos autoridades. De hecho, se comenta que el jefe de gobierno daba sus criterios, “pero nunca impuso algo determinado”. Finalmente, para Pérez, esta conocida actitud del Jefe de Estado fue «una ayuda más que un obstáculo», según dicen en su entorno.

¿Cuán distinto habría sido este mes y 10 días con Gonzalo Blumel en el cargo? Difícil responder. Al consultar tanto en Palacio como en el oficialismo, las opiniones están divididas. El ex ministro fue criticado por el mismo sector como «blando». Pero aquellos que pedían un cambio cuestionaron esta semana a Pérez por la demora en el conflicto con los transportistas. Precisan, en todo caso, que aún es muy prematuro para evaluar.

El diputado RN por La Araucanía, Manuel Mellado, señala: «Todavía espero más del actual ministro del Interior. Él tiene una manera distinta de afrontar los problemas a la forma en que lo hacía Blumel, sobre todo los temas de seguridad pública. El ministro Pérez no le tiene miedo a encararlos, pero veo que le costó sentarse a la mesa con los camioneros a destrabar el conflicto. Él tiene experiencia y manejo político, pero estos problemas, como el paro, debió zanjarlo rápido».

También de RN, el diputado Gonzalo Fuenzalida dice que aún no ve «un sello en Víctor Pérez. Obviamente que tampoco quiero ser lapidario y que no pueda ir desarrollando un estilo en el tiempo, Gonzalo Blumel fue de menos a más». Incluso recuerda que con Blumel venían desarrollando una estrategia sobre orden y seguridad pública que quedó trunca con el cambio de gabinete.

Ante dichos como estos, Pérez es del estilo de «comprender las críticas». Se le ha escuchado decir que él entiende que cada uno quiere que se resuelvan los problemas según sus criterios, que todos «quieren ayudar en medio de las crisis». De ahí que sea típico escucharlo decir que «siempre hay que ver las críticas, qué se pudo hacer mejor, las tomamos como un aporte».

Precisamente la relación de La Moneda con Chile Vamos es una de las tareas con las que Pérez llegó a la cartera. Y en eso es uno de los temas en que se ha concentrado el ministro. Les ha dicho que está conciente que «no será algo instantáneo». Otra muestra de que se toma sus tiempos es que ha comentado que «uno debe repetar las personalidades y los intereses de cada uno de los dirigentes».

Para esta misión el jefe de gabinete ha estado en la comisión política de Renovación Nacional y ha sostenido reuniones con representantes de la UDI, de Evópoli y del PRI. También ha conversado con concejales, cores, alcaldes, todos los que tengan representación popular.

Incluso en Interior se preocuparon de tener una reunión telemática con los líderes de Chile Vamos a los pocos minutos de conversar horas con los dirigentes de los camioneros a comienzos de la semana.

Estrategia de Interior en La Araucanía

La Macrozona sur fue la otra tarea concreta con la que llegó a Palacio. Solo transcurrieron tres días desde su designación como secretario de Estado, el 28 de julio, para realizar su primera visita a La Araucanía y concluir: «Existe la evidencia absoluta que estamos aquí frente a grupos con capacidad militar, grupos con financiamiento, con capacidad operativa y logística que están muy decididos a que no exista paz y tranquilidad. Eso es lo que vamos a combatir».

El jueves, luego de cumplir un mes en la cartera, dijo en una entrevista a T13: “Bueno, ha sido un mes bastante intenso: los temas de La Araucanía, de la pandemia, el paro de camioneros, sin duda son relevantes y hay que poner especial interés para poder resolverlos. Pero creo que caminamos en momentos complejos y difíciles para poder llegar a una buena solución, que además es lo que pensábamos realizar desde que llegamos al Ministerio”.

Puertas adentro del Ministerio del Interior existe preocupación por la escalada de violencia en La Araucanía, la cual consideran alcanzó un punto álgido en el mes de julio. Saben que el conflicto escala con las huelgas de hambre de líderes mapuches, aunque diferencian entre la causa de los pueblos originarios con actos de violencia y otros asociados a grupos delictivos.

En Interior están enfocados en tres ejes, entre ellos preventivo y anticipatorio, inteligencia y despliegue de acción rápida. Por ejemplo, en este momento están centrados en atacar delitos rurales, pero también “conexos” y un ejemplo es el caso de Emilio Berkhoff, a quien siguieron y siguen la pista, para detectar más sobre las mafias que operan en la macrozona sur. De él saben que es un “proveedor de seguridad” para grupos vinculados al tráfico de drogas.

En el tema de la violencia rural se generaron expectativas cuando el ministro, recién asumido en su cargo, visitó al senador Francisco Huenchumilla (DC) en su casa en La Araucanía. La convivencia que tuvieron en el Congreso, y el respeto mutuo que existe entre ambos, hacía esperar que pudiera servir para destrabar proyectos de la agenda de seguridad. Pero esta semana, cuando la comisión de Seguridad del Senado aprobó la Ley Juan Barrios -parte de la agenda de seguridad y de La Araucanía- el legislador DC se abstuvo. A pesar de esto, en el gabinete de Pérez destacan que Huenchumilla colaboró y aprobó la ley de Inteligencia, que hoy está paralizada en la Cámara de Diputados.

Precisamente diputados de oposición, incluyendo a algunos DC, anunciaron que preparan una acusación constitucional contra el ministro Pérez por su manejo del paro de camioneros. Independiente de si progresa o no, en el gabinete del jefe de la cartera se muestran tranquilos y preparan los argumentos que sostienen su actuar en la crisis.

En estos 40 días, Pérez ya se allanó al «estilo WhatsApp del Presidente», queda por ver si el Mandatario se acomoda al ritmo del ministro.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

Suscríbete