Chile está ad portas del inicio de vacunación contra el coronavirus. El Presidente Sebastián Piñera anunció que las primeras dosis llegarán en diciembre al país. «Hemos recibido la confirmación del Laboratorio Pfizer-Biontech, que durante este mes de diciembre aterrizará en Chile el avión con las primeras 20 mil dosis de vacunas, lo que nos permitirá empezar a vacunar de inmediato a todas las personas que trabajan en las Unidades de Cuidados Intensivos de nuestro Sistema de Salud en las regiones con mayor  incidencia de coronavirus, como la región del Bío Bío, La Araucanía y Magallanes, y a parte del personal de la Región Metropolitana», dijo anoche en cadena nacional.

El anuncio ocurre después de que el Instituto de Salud Pública (ISP) autorizó el permiso para que la farmacéutica estadounidense Pfizer inicie la inmunización en el país. La decisión fue respaldada de forma unánime tras una reunión con un panel de 22 expertos, donde se revisó la documentación entregada por el laboratorio y otros aspectos a la vacunación.

El avance ocurre en paralelo con el retroceso en las negociaciones del mismo laboratorio con Argentina, donde el ministro de Salud trasandino, Ginés González García, admitió complicaciones en los acuerdos y hasta acusó a la empresa de poner «condiciones inaceptables», según reseña el diario La Nación. En una conferencia de prensa en la Casa Rosada, González enumeró estas solicitudes, entre estas que el contrato estuviese firmado por el Presidente Alberto Fernández y no por la autoridad sanitaria. «En la negociación, se nos pidió una ley para tener alguna seguridad. Nos pidió una ley que les diera seguridad y esa ley estuvo en el Congreso. Después apareció en la negociación, siempre decían que era no la gente local, sino la central estadounidense que decía que no era suficiente y que había que hacer una nueva ley», explicó.

Ninguno de los argumentos ofrecidos por el ministro González eran técnicos o de orden sanitario. De acuerdo con fuentes conocedoras del caso, en el retroceso de los acuerdos pudo influir la crisis económica del país. Hoy, Argentina se encuentra frente a la inseguridad de aplicar una vacuna eficaz, y aferrados a la opción incierta que entrega Rusia: la vacuna Sputnik V, la cual aguarda por la certificación de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La llegada del Covid-19 se anunció el mismo día en Argentina y Chile: el 3 de marzo. Las naciones aplicaron fórmulas sanitarias y políticas diferentes para combatir el virus. En una ocasión, el Presidente argentino Alberto Fernández aseguró en agosto que su país tenía 9,8 fallecidos por cada 100 mil habitantes, comparando la cifra con Chile, donde indicó erróneamente que existía 98,4 víctimas fatales por cada 100 mil habitantes. Pronto fue desmentido por el embajador chileno Nicolás Monckeberg, quien aclaró que se trataba de 3,5 por cada 100 mil habitantes. La estrategia de comparaciones con Chile fue una herramienta recurrente de las autoridades argentinas.

Independiente de esos episodios, en La Moneda, en un  proceso encabezado por el mismo Presidente Piñera, se agilizaron acuerdos con laboratorios a finales de abril y principios de mayo; aplicando una estrategia parecida a la adquisición de ventiladores mecánicos. Hoy, Chile está entre los países con más vacunas reservadas contra Covid-19 con respecto al porcentaje de la población, solo superado por Canadá, Estados Unidos, Reino Unido, Unión Europea y Australia, según un reportaje de New York Times.

De acuerdo con un conocedor de las tratativas con Pfizer, como otras empresas, indicaron cláusulas en sus contratos, entre estas destaca una que exonera de responsabilidad en caso de que un inoculado con su vacuna desarrolle efectos adversos. Sin embargo, la vacuna de Pfizer demuestra un 95% de efectividad en todos los grupos de edad analizados, incluyendo adultos mayores.

Se trata de una situación excepcional, dada la emergencia ocasionada por la pandemia, que obligó a muchas naciones a evaluar la mejor alternativa. Jamás ninguna vacuna fue desarrollada en un tiempo tan corto. En esta carrera Pfizer destacó por ser la primera en aprobarse en varios países, entre ellos Inglaterra, Canadá, Estados Unidos y ahora Chile. Heriberto García, director del IPS, dijo que desde el 27 de noviembre recibieron los antecedentes del producto fabricado por el laboratorio estadounidense. «La aprobación va en camino», dijo la autoridad visiblemente entusiasmado.

Para concretar estos acuerdos la compañía necesitó del compromiso de los países. En el caso de Chile la cantidad de dosis adquiridas es de 10.100.000 con un calendario de entregas que considera todo el año 2021, aunque los primeros envíos serán de 50.000. «Pfizer había hecho una solicitud para mayores de 18 años, y luego del análisis arduo que se realizó hoy día con respecto a los antecedentes y toda la materia que estaba en papel, en todos los papers, pudimos darnos cuenta que podíamos autorizar de 16 años hacia arriba. Esto es súper bueno porque se amplia el rango de vacunación», dijo García.

Se espera que el ISP apruebe posteriormente la vacuna Sinovac, cuyo compromiso con Chile es de 5 millones de dosis antes del invierno.

Fase IV de vacunación

Con la aprobación de Pfizer se entra a la fase IV de los ensayos de la vacuna que incluye investigación destinada a explorar un efecto específico, evaluación en una población determinada, establecimiento de una nueva indicación clínica, entre otros. En Reino Unido, dos personas desarrollaron efectos adversos, lo cual obligó a las autoridades a pedir no suministrar dosis a aquellos con historial grave de alergias.  

Chile comenzará a aplicar las inyecciones de Pfizer, pero las autoridades sanitarias tendrán que vigilar a cada vacunado. Es el compromiso del Ministerio de Salud para intentar prevenir los posibles efectos secundarios. El director del ISP indicó que la resolución aprobatoria contará con ciertos aspectos de control que, a medida que sean evaluados, se permitirá ampliar su uso. «No es una resolución en piedra, sino que es una resolución que sigue en desarrollo, desde la lógica de los antecedentes que van llegando día a día», explicó. También adelantó que «todos los días» habrá «antecedentes nuevos».

Esta resolución de aprobación, necesaria para la importación del producto ya está lista, se cursó ayer mismo. La noticia del visto bueno a la vacuna fue valorada por el ministro de Ciencias, Andrés Couve, quien destacó que la vacuna cumple con las «altas exigencias de una agencia regulatoria de nivel 4, al igual que sus equivalentes en Estados Unidos, Canadá y Reino Unido».

En la resolución, firmada ayer por García, se autoriza a Pfizer a importar 2.020.005 de frascos multidosis para Chile. También se exime al laboratorio de realizar control de calidad local al «producto terminado» y de su «reacondicionamiento», asimismo asume «completamente la responsabilidad de por la calidad de los lotes importados y los controles de transporte y almacenamiento» de la vacuna, en las cantidades autorizadas, entre otros aspectos.

El ministro del Interior, Rodrigo Delgado, informó que realizaron un «trabajo coordinado con las policías y con el Ministerio de Salud para resguardar la ruta de la vacuna desde el origen hasta el destino final, que son todas las personas de Chile».

El Programa Nacional de Inmunizaciones se encuentra en proceso de preparación e implementación de la campaña contra Covid-19. Los expertos discutieron acerca de dos alternativas dentro de este modelo para la conservación de de las temperaturas entre -75 °C y +15 °C, las que han sido analizadas para la implementación de la vacunación. El Departamento de Inmunizaciones se encuentra trabajando en los documentos técnicos.

Revise la resolución aquí:

10077-20 (5155) by El Libero

Deja un comentario

Cancelar la respuesta