Este comentario pretendía reflexionar sobre los Juegos Olímpicos, de sus medallas y de la participación de los deportistas chilenos en la cita. También quería referirme al lugar en la tabla de posiciones de los tres llamados “grandes” del futbol de nuestro país, Colo Colo, U. Católica y U. de Chile, que terminada la fecha n°15, se sitúan en los cuatro primeros lugares del torneo, cosa que hace muchos años no ocurría. Pero ni lo uno ni lo otro. Varios, y entre ellos mi hijo mayor, me dijeron: “y no vas a escribir de Messi…” Bueno, ante un pedido de esta naturaleza de un hijo, no hay mucho que darse vueltas.

El revuelo mundial que ha causado el traspaso de Lionel Messi al PSG es natural. También que produzca controversias, por las cifras que se manejan. Se dice que en su nuevo club ganará 50 millones de dólares al año. En mi opinión, es una cifra menos que regular para el mejor jugador del mundo indiscutido, durante los diez últimos años.

Ahora bien, Messi defendió 18 temporadas la camiseta del Barcelona, y no caben dudas que durante 14 o 15 años el cuadro catalán ganó mucho dinero, teniendo en sus filas al argentino, pero en los últimos años, el mal manejo del club “rebotó” en Messi y se tuvo que ir; esto debió suceder dos años atrás. También es cierto que no es fácil tener en un club al mejor jugador del mundo.

¿Qué hace un presidente, un gerente o un entrenador cuando tienes en tu equipo a un Messi, un Maradona o un Cristiano Ronaldo y en otro plano a un Jorge Valdivia? Con el tiempo las relaciones se desgastan y seguramente los dirigentes del Barca van a descansar y sentirán un alivio, pero tendrán que soportar el “acoso” de la hinchada, que solo lo olvidarán con los futuros triunfos, y esto tiene que ser rápido, pues habrá muchas renuncias sobre la mesa. Veremos si el Real Madrid se lo permite, que también ha sufrido lo suyo.

Los números que tiene “el Lio” -en goles, en asistencias, en campeonatos ganados, partidos jugados, etc.- son extraordinarios. Quise enumerar los premios que le han otorgado hasta ahora distintas entidades  (260 aproximadamente), cifra que supera la suma de las distinciones recibidas por Pelé, Maradona y Di Stefano juntos.

Al terminar, precisemos qué es mucho y que es poco para el sueldo de un jugador de fútbol. Los futbolistas tienen las remuneraciones que los clubes están dispuestos a pagar por ellos. Estos deportistas no tienen la culpa de ganar tanto, a lo mejor es poco en relación con lo que generan. Recuerdo que el Napoli pagó el contrato de Maradona en los dos primeros partidos cuando debutó. Cuando Diego fue al Barcelona, por cada partido amistoso le pagaban 600 mil dólares al club y sin el astro, 50 mil.

Defiendo con todo los sueldos millonarios de los buenos jugadores y sobre todo el de Lio Messi y tantos otros, como los nuestros Alexis, Vidal, Bravo. Esto no es lo bochornoso, el problema está en los que ganan poco y nada, como por ejemplo los jugadores de la Segunda División en Chile, con ingresos levemente superior al sueldo mínimo. He sabido que hinchas de algunos clubes se han organizado para ayudarlos en este duro transitar y  las barras han estado haciendo cajas con alimentos para repartirlos a los jugadores. Este es el drama, y Lionel Messi no tiene la culpa.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta