Publicado el 18 agosto, 2021

[Columna Constituyente] Germán Concha: De muchos, uno

Abogado constitucionalista y profesor de Derecho UC Germán Concha

Cuando se deja de lado la lógica que está detrás de lo que se suele conocer como constitucionalismo, se abre un espacio muy peligroso a los totalitarismos.

Germán Concha Abogado constitucionalista y profesor de Derecho UC
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Imagine Usted que ha sido seleccionado para integrar la comisión encargada de redactar un borrador de nueva Constitución para su país. Decidido a prepararse de la mejor manera posible para esa tarea, Usted ha vuelto a estudiar historia, pero ahora lo ha hecho poniendo especial énfasis en la evolución constitucional de su país y en las principales influencias que ella ha tenido. Aunque no es un especialista en el tema, cree que la revisión del pasado le permitirá comprender de mejor manera cómo y por qué se han configurado las instituciones que existen en el presente y, a partir de ello, buscar la manera de mejorarlas para el futuro. 

El primer día de labores de la comisión Usted descubre que la mayoría de sus integrantes no parece compartir su visión de la tarea que les ha sido encomendada, sino que, muy por el contrario, enfrenta las cosas de una forma radicalmente distinta. Desde el primer momento Usted los aprecia enfrascados en cuestiones relativas a los grupos a los que se entienden adscritos y por cuya pertenencia quieren ser definidos. Contrariamente a lo que esperaba, la discusión se concentra en la forma de corregir lo que se presenta como situaciones de privación de poder de algunos de esos grupos, antes que en la búsqueda de reglas que permitan la convivencia pacífica de todos. 

En los días siguientes descubre, además, que el lenguaje ha dejado de ser empleado como una vía de comunicación e intercambio de ideas, y se ha convertido virtualmente en un campo de batalla, en el cual se intenta imponer un solo discurso, eliminando todos los demás, que rápidamente son tildados de incorrectos y, por ello, tratados como inadmisibles.

Un día, cuando va de regreso a su casa, no puede evitar recordar lo que leyó sobre el proceso de independencia que, hace ya casi 250 años, llevaron adelante las colonias británicas en América. Piensa en los esfuerzos de los llamados “Padres Fundadores” de los Estados Unidos para establecer un ordenamiento institucional que, siguiendo las mejores tradiciones de Occidente, permitiera la convivencia pacífica y mutuamente provechosa entre las personas, respetando sus legítimas diferencias.

Viene a su memoria el lema elegido en esos años por el naciente país: “E pluribus unum” (“De muchos, uno”), y comienza a considerar que él no sólo parece representar la lógica que dará lugar a la forma jurídica que en la actualidad conocemos como Estado federal, sino que tiene ver con una concepción del orden social que lo entiende basado en instituciones que buscan combinar el respeto de la libertad y los derechos de los individuos con la mantención de ciertos elementos esenciales de unidad, que permiten preservar la continuidad entre las generaciones pasadas, las presentes y las futuras.

Usted sabe que desde los inicios de su vida independiente su país ha buscado seguir un camino semejante, y que, aprendiendo de su pasado y de la experiencia de los demás, cuenta hoy con un orden institucional que le ha permitido mejorar muy considerablemente las condiciones de vida de las personas en las últimas décadas. Por eso le preocupa que ahora se abandone ese camino. Le preocupa porque sabe, y los ejemplos están a la vista en varios países, que cuando se deja de lado la lógica que está detrás de lo que se suele conocer como constitucionalismo, se abre un espacio muy peligroso a los totalitarismos. Y, por cierto, Usted no quiere eso para su país.

  1. Veronica Munita Bennett dice:

    Y qué hacemos los ciudadanos si ya iniciamos ese peligroso camino y nos damos cuenta que probablemente es sin retorno?

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más
Cerrar mensaje

En El Líbero. creemos que construir una sociedad libre es posible. Por esta razón, creamos contenidos que te permiten obtener una vision mas amplia del panorama actual, para que tú mismo puedas crear tus opiniones.

Gracias al aporte de los miembros de la Red Líbero nos es posible cumplir con esta labor, que cada día nos permite llevar contenidos periodísticos de calidad a más personas. Queremos invitarte a que seas parte de la red de personas que apoyan el periodismo libre y que quieren informarse a través de un medio en el cual puedan confiar, te invitamos a que formes parte de la Red Líbero

HAZTE MIEMBRO