Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 16 de octubre, 2018

Casen Salud 2017: aumentan las cifras de desnutrición en los niños de 0 a 6 años

Autor:

Emily Avendaño

Los resultados de la Encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional mostraban una tendencia a la baja de este indicador. En el año 2011 el porcentaje de niños de 0 a 6 años en situación de desnutrición o con riesgo de ella era de 3,7%. La cifra cayó en 2015 hasta 2,2%; pero en 2017 subió a 3,2%. “La desnutrición infantil es un marcador muy grave. A este cambio hay que ponerle foco inmediato y corregirlo”, subraya el ex ministro de Salud, Jaime Mañalich.

Autor:

Emily Avendaño

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Los resultados de la encuesta Casen Salud 2017 tienen un asterisco. A la lámina referida al estado nutricional reportado en la población de 0 a 6 años de edad le hacen la siguiente acotación: “No se encuentran diferencias significativas entre las estimaciones 2015 y 2017, con excepción de la proporción de niños con estado nutricional ‘Desnutrido o en riesgo de desnutrición”. La variación fue al alza. En 2015 la encuesta mostraba que en este segmento de la población la desnutrición o el riesgo de ella era de 2,2%. En 2017 dice que es de 3,2%. Si bien se trata de una diferencia de un punto, los especialistas advierten que la cifra no puede desecharse pues es, cuando menos, “inquietante”.

El número había caído progresivamente desde el año 2011. En esa fecha se reportó un 3,7% de estos casos. En 2013 fue de 2,4% y en 2015 llegó a 2,2%. El ex ministro de Salud Jaime Mañalich advierte que no hay que quedarse de brazos cruzados por más pequeña que sea la variación: “La gente cree que el progreso es inevitable y eso no es así. Si uno se descuida la mortalidad infantil aumenta, la desnutrición aumenta, las cifras de niños vacunados empeoran, así como la expectativa de vida al nacer. Son datos que pueden cambiar, para bien o para mal. En ese contexto, lo que tenemos en la encuesta Casen está vinculado también a las cifras de empeoramiento de la pobreza en el mismo período. La desnutrición infantil es un marcador muy grave. A este cambio de tendencia hay que ponerle foco inmediato y corregirlo”.

Los primeros resultados de la encuesta entregados en agosto ya advertían que la pobreza multidimensional no bajó sino que se estancó y, además, empeoró la distribución del ingreso. El ex ministro dice que, precisamente, “la desnutrición es la hija mayor de la pobreza”.

Si uno se descuida la mortalidad infantil aumenta, la desnutrición aumenta, las cifras de niños vacunados empeoran, así como la expectativa de vida al nacer. Son datos que pueden cambiar, para bien o para mal».

En este sentido, el médico recomienda hacer un censo de la población en los lugares donde hay más riesgo, pues este fenómeno suele estar distribuido en forma inequitativa, tomando como base la información que entreguen los servicios de atención primaria, y desarrollar un programa de alimentación complementaria, manejado por nutricionistas.

Enrique Paris, ex presidente del Colegio Médco, coincide en que lo primero que debe hacerse es investigar el origen de esta población, pues para desarrollar alguna estrategia de solución primero habría que determinar las causas y revisar si tiene que ver con desnutrición materna, si están recibiendo alimentación complementaria, ver en qué sistema de salud se están atendiendo, y su procedencia geográfica. “Las cifras son bajas, pero si la tendencia se mantiene sería una situación inquietante para nosotros como país”, dice. Destaca que Chile tuvo “una baja gigantesca” en la desnutrición gracias al trabajo de la Corporación para la Nutrición Infantil (Conin).

Cuando se incluye en la tabla a niños de entre 0 y 9 años, según el estado nutricional reportado, la desnutrición o su riesgo es de 2,9%, la mayoría varones y provenientes de un entorno rural.

Las cifras son bajas, pero si la tendencia se mantiene sería una situación inquietante para nosotros como país”.

“Muchas veces la alteración de las cifras de nutrición en sentido de empeoramiento se debe a circunstancias externas: una guerra, grandes migraciones, epidemia de alguna enfermedad que azota al país, pero esas cosas no han estado presentes en el período que estamos analizando. Haber logrado erradicar la desnutrición infantil o haber avanzado tanto hizo que sacáramos el foco de eso. Al final hay un número importante de niños que arriesga complicaciones, arriesga infecciones, arriesga su desarrollo porque tiene desnutrición o está al borde de la desnutrición”, subraya Mañalich.

“La pobreza ha aumentado y eso se traduce en que la salud o la nutrición empeoren”

En términos generales la malnutrición -que incluye sobrepeso y obesidad- también ha aumentado si se mira por tramos de edad desde el año 2009. En la población de 0 a 1 año la tasa de malnutrición en 2009 era de 16,8. En 2017 subió a 19,3. En la población de 2 a 3 años en 2009 era de 13,3 y en 2017 llegó a 17,9. Y en la población de 4 a 6 años la tasa de 2009 era de 13,9 y en 2017 alcanzó el 18,6.

“La alteración nutricional por exceso que lleva al sobrepeso y la obesidad es una epidemia. En América Latina solo hay un país con cifras un poco peores que las nuestras y es México. Somos los segundos y las cifras son cada vez más alarmantes y más tempranas. Hay niños que llegan obesos al jardín infantil y eso marca para toda la vida. La introducción del etiquetado de los alimentos parece no estar produciendo un efecto”, afirma Mañalich.

A esto, además, habría que sumarle que hubo una baja en la realización del control del niño sano. Al ver el porcentaje de niños de 0 a 9 años que asistieron a esta consulta en los últimos 3 meses se obtiene que en 2015 la tasa era de 37,6 y en 2017 cayó a 32,7; y al desagregar los números por tramo de edad resulta que los menores de un año que se hacen el examen, la estadística cayó de 73,9% a 70,2%; y entre los 2 y los 3 años de edad el descenso fue más significativo. En ese tramo pasó de 53,8% a 43,4%.

“Esa es una cifra negativa. Es muy grave que no se hagan los controles del niño sano”, asegura Paris. “Eso significa que no se cumplen los planes de vacunación, que no se cumplen los controles de desarrollo neurológico, de audición o de visión. Incluso puede haber niños que no reciben su alimentación complementaria. El niño que no va pierde todo el apoyo que le da el Estado, en caso de que sean niños del sistema público, o que le da la Isapre en caso de que sean del sistema privado y esa sí que es una mala señal. Si aumenta nos vamos a enfrentar a un problema importante de salud pública”, alerta.

Mañalich analiza en conjunto el aumento de los reportes de desnutrición con la caída de la asistencia al control del niño sano: “La manera de prevenir estas cosas es darse cuenta a tiempo, lo que se hace precisamente con este control de salud que en Chile ha sido una política muy exitosa. Es evidente que el control del niño sano se ha ido relajando. No me atrevo a decir cuál será la razón, pero son malas noticias, porque es altamente probable que la gente con menores recursos es la que más falte a esta cita y, por lo tanto, aquella población que está en más riesgo, por ejemplo, de esta situación nutricional pasa desapercibida porque nadie los mide, nadie los pesa y no se puede elaborar una respuesta”.

Cierra Mañalich: “Desde la perspectiva de salud esta es una nueva encuesta bastante mala, que muestra que la pobreza ha aumentado y eso se traduce en que la salud o la nutrición empeoren”.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: