Luego de estar 14 años en tramitación, el pasado 6 de agosto entró en vigencia la modificación de la Ley de Alcoholes. A pocos días de su puesta en marcha, la iniciativa ha desatado una serie de interrogantes entre los dueños de los locales y los clientes que no tienen claridad de si los menores de edad pueden entrar a los restoranes. Desde el Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol (Senda) aseguran que «ni la ley, ni el legislador, ni el Senda jamás han dicho que está prohibida la entrada a los menores» a estos establecimientos.

Tras un reportaje emitido por Canal 13, las dudas se dispararon. En la nota, se mostraba la fiscalización de Carabineros donde pedían la salida de los niños que se encontraban en locales sin licencia de restorán.

El presidente de la Asociación Chilena de Gastronomía (Achiga), Máximo Picallo, plantea que existe confusión en la interpretación de la ley que prohíbe el ingreso a menores a bares, cantinas y tabernas. En esta línea, destaca que hay restaurantes que tienen otro tipo de patentes de alcohol “y ahora la forma en que van a salir a fiscalizar, que yo creo que es una mala interpretación de la ley, es decir: ‘bueno si usted tiene patente de cabaret no puede atender a menores’. Por lo tanto, en esa parrillada en que hay espectáculos y una patente de cabaret, supuestamente no van a poder entrar menores de edad cuando son negocios que son normalmente familiares y eso nos parece que es una interpretación un poco equivocada». 

En conversación con El Líbero, el director del Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol (Senda), Carlos Charme, explica que no hay modificaciones en cuanto al ingreso de menores a los recintos respecto a la ley anterior: “No hay un cambio, la ley dice exactamente lo mismo. Lo único que cambia es que con la ley antigua solo se exigía carnet al momento de entrar a este tipo de locales a los que aparentemente tuvieran menos de 18. Hoy día se sigue prohibiendo igual que antes a cabaret, cantinas, bares y tabernas, solo que se les va a exigir carnet de identidad a todos. La única nueva prohibición de ingresos es a las discoteques donde se expenda alcohol”.

El Artículo 29 de la Ley de Alcoholes especifica: “Prohíbese el ingreso de menores de dieciocho años a los cabarés, cantinas, bares y tabernas. Prohíbese, asimismo, el ingreso de menores de dieciocho años a las discotecas cuando en ellas se expendan bebidas alcohólicas”.

“El administrador o dueño de esos establecimientos, así como quien atienda en ellos, estará obligado a exigir la cédula de identidad u otro documento de identificación expedido por la autoridad pública a todas las personas que deseen ingresar a ellos», dice el texto.

No hubo modificaciones sustanciales en el Artículo 29 y solo considera tres modificaciones con respecto al texto previo. La primera es que se prohíbe el ingreso de menores de 18 años de edad a discotecas, cuando ellas expendan bebidas alcohólicas. Se elimina la prohibición de ingreso de menores de 16 años de edad a discotecas, considerando la modificación anterior y se establece la obligación de exhibir la cédula u otro documento de identificación a todo quien desee ingresar a cabarés, cantinas, bares, tabernas y discotecas

Desde Senda, además, emitieron una aclaración pública. Por medio del texto, reiteraron: “Es preciso aclarar en este punto, que la ley no tuvo grandes modificaciones. En efecto, la legislación ya prohibía el ingreso de menores de edad a este tipo de establecimientos”. 

“La modificación a la ley de bebidas alcohólicas, tiene por objetivo cuidar y proteger a nuestros niños, niñas y adolescentes, poniendo a quienes más queremos, primeros en la fila. El consumo de alcohol (droga legal) está autorizado solo para las personas mayores de 18 años, y es justamente por ello, que se les exigirá la cédula de identidad a todas las personas que quieran consumir o comprar alcohol”, se lee. 

Achiga: «Necesitamos leyes claras, simples, que todos entendamos»

El líder de Achiga cree que hay un problema adicional y que está relacionado con la cantidad de patentes. Según comenta, los locales no deberían tener cinco licencias diferentes para especificar el rubro al cual se dedican. En la misma línea, califica la Ley de Alcoholes como una norma “anacrónica” que utiliza términos poco vigentes, por ejemplo, «cantina».  

Picallo expresa que le parece absurdo que en todos los lugares que se expenda alcohol se deba exigir el carnet de identidad, independiente que su apariencia demuestre que no es un menor de edad: “A alguien de 56, como yo, le van a pedir el carnet de identidad cada vez que vaya a un restorán. Las primeras veces lo vamos a considerar como algo anecdótico, chistoso, pero a la larga se va a convertir en algo bastante tedioso, que lo más probable que va a terminar en letra muerta porque me imagino que no vamos a estar todo el tiempo mostrando el carnet de identidad”.

Lo que necesitamos son leyes que sean claras, que sean simples, que todos entendamos y no esta maraña. La Ley de Alcoholes es una ley sumamente antigua(…) finalmente cada municipio puede tener un criterio distinto, porque son los municipios y también Carabineros quienes fiscalizan esto. Terminamos en un problema porque hoy día hay gente que entiende que no puede ir a un restorán con menores», afirma Picallo.

Carlos Charme asegura que desde antes de la puesta en marcha de la ley, ya habían estado en conversaciones con asociaciones y gremios  para aclarar las especificaciones de la normativa y realizar capacitaciones en torno al tema. “Esta es una nueva ley y efectivamente no va a ser conocida por todos, por eso tiene que contemplar un cambio cultural, que todos aportemos desde la ciudadanía, desde los restoranes para poder hacer estos cambios. Pero para poder hacer un cambio que proteja a los niños, niñas y adolescentes”. 

Sobre las fiscalizaciones, el líder de Senda afirma: “No hemos tenido mayores reportes, más allá de lo que… no sabemos de dónde sacaron realmente esos antecedentes en ese reportaje de Canal 13. Acá lo importante es que ni la ley, ni el legislador, ni el Senda jamás han dicho que está prohibida la entrada a los menores a restoranes”.

La antigüedad de la Ley de Alcoholes 21363 hace que la iniciativa tenga como autores a parlamentarios en ejercicio y otros que ya no se desempeñan en el cargo. Entre los nombres está la senadora Carolina Goic (DC), Guido Girardi (PPD), Francisco Chahuán (RN), el diputado Ignacio Urrutia (Republicanos), el exdiputado Felipe Ward (UDI), al igual que Osvaldo Palma (RN) o Sergio Ojeda (DC). El 13 de junio de 2002, se ingresó el primer trámite. Una moción parlamentaria que buscaba establecer modificaciones a la legislación sobre expendio, comercialización y producción de bebidas alcohólicas.

Desde el Congreso no dejaron el tema de lado. El diputado de Renovación Nacional (RN), Tomás Fuentes aclaró el propósito de la ley y, por medio de su cuenta de Twitter, coincidió en que la nueva Ley de Alcoholes «no impide el ingreso de menores a restoranes. Se trató de un reportaje de TV poco riguroso y de un grave error de la autoridad fiscalizadora«.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta