A través de la familia del exfuncionario de Carabineros, Patricio Maturana, se hizo pública la denuncia presentada hoy por Eleodoro Maturana, quien acusó tanto al Poder Judicial, como a la Fiscalía de haber intervenido indebidamente en el caso de Fabiola Campillai, víctima de trauma ocular, por el impacto de una bomba lacrimógena en noviembre de 2019.

«Los hechos que me gustaría denunciar y que nos tienen muy mal como familia, dicen relación con la campaña pública que ha realizado la Sra. Campillai y sus abogados para acelerar el proceso en contra de mi hijo, Patricio Maturana», comienza el escrito. Esto, luego de que Campillai señalara que la investigación se estaba demorando mucho, además de calificar como injusta la medida de arresto domiciliario del exfuncionario, entre otras cosas.

«Así, con mucha preocupación vimos como el 7 de julio del año 2021, la Sra. Campillai logró reunirse con el presidente de la Corte Suprema, en compañía de su marido, abogado e inexplicablemente con el diputado Leonardo Soto. Nos parece insólito que el presidente del Tribunal máximo del país se junte con una víctima de una investigación que sigue abierta y respecto de la cual podría incluso conocer directa o indirectamente», afirma el padre del imputado.

Maturana denuncia que nunca se conoció la razón de porqué se hizo la reunión, quién la solicitó, ni mucho menos por qué estuvo presente un diputado de la República, que hasta donde se sabe, no es abogado de la causa.

«¿Por qué entonces el presidente de la Corte aceptó reunirse con Campillai, con qué facultades se juntó con un diputado y con una víctima de una causa vigente, y en la cual puede incidir?», se establece en el comunicado.

Maturana agrega que «lo más grave vino después de que la reunión concluyera», ya que inmediatamente el Juzgado de Garantía de San Bernardo le informó al imputado, que se había dictado una resolución «sin que nadie le pidiera nada». De acuerdo con la denuncia, la resolución del tribunal establecía lo siguiente: «Con un mejor estudio, tanto de los antecedentes como de la agenda de este Tribunal, se reprogramaran las audiencias de revisión de medidas cautelares y de aumento de plazos fijados para el día 28 de julio de 2021″.

«Todo esto terminó de aterrarnos, pues solo tiempo después de finalizada la reunión, supuestamente y de motu propio, el Juez de San Bernardo, había estudiado los antecedentes y decidido adelantar la audiencia», lo que según Maturana no fue una coincidencia, sino que una injerencia directa del presidente de la Corte Suprema.

Finalmente, Maturana denuncia que a Campillai no solamente le bastó reunirse con el presidente de la Corte Suprema, sino que además el 13 de julio, se reunió con el Fiscal Nacional, el Fiscal Regional Pérez-Calaf y otra abogada de la fiscalía, donde nuevamente la respuesta de esta reunión no se hizo esperar, «ya que Paola Zárate, Fiscal del caso, hizo una presentación al Tribunal para que la audiencia, que ya había sido adelantada por petición de la Corte Suprema, sirviera para discutir la prisión preventiva de mi hijo, supuestamente por existir nuevos antecedentes», precisa el denunciante.

La declaración de Eleodoro Maturana concluye diciendo: «Estamos consternados con esta situación. Hemos visto como el Poder Judicial y el Poder Legislativo se han coludido para obrar en contra de Patricio, quien hoy por una resolución de la Corte no está preso. «Hemos visto con mucho miedo como el lobby de la Sra. Campillai ha logrado resultados en un tiempo récord, desconociendo por qué o a costa de qué».

En tanto, el Director Ejecutivo del Observatorio Judicial, José Miguel Aldunate, se refirió a la denuncia del padre del exoficial de Carabineros, imputado por haber disparado el artefacto contra Fabiola Campillai, y señaló que «es muy irregular que una víctima en un proceso vigente se junte con el presidente de la Corte Suprema». 

Asimismo, el abogado recordó en conversación con El Líbero, una Carta al Director publicada en El Mercurio que escribieron junto a él, Andrea Martínez  y María Jesús Rosende, también abogadas del Observatorio Judicial, en donde afirman que resulta preocupante las declaraciones de Fabiola Campillai, tras reunirse con el presidente de la Corte Suprema, Guillermo Silva, en la que sostuvo que éste se había comprometido a darle celeridad a su juicio.

La carta establece que «las partes e intervinientes en los juicios tienen la oportunidad de presentar sus puntos de vista en las audiencias de los respectivos procesos. Toda instancia extra procesal de intercambio de opiniones respecto de juicios pendientes con los jueces que conocen o podrían conocer el caso, es una presión indebida que atenta contra la independencia interna y el deber de imparcialidad».

Quien también aludió a la denuncia de Eleodoro Maturana, fue Alejandra Cruzat, vocera de la Agrupación Ciudadana Nos Importan, quien señaló que «la familia de Patricio Maturana está en todo su derecho de hacer las denuncias, porque está claro, y los hechos así lo han confirmado, que las visitas de Fabiola Campillai al Fiscal Nacional y al Presidente de la Corte Suprema, han significado una presión indebida sobre la causa».

Deja un comentario

Cancelar la respuesta