El hecho de que el presidente Sebastián Piñera deje La Moneda teniendo un 70% de rechazo es un asunto que de partida favorece a Gabriel Boric, quien en dos día asumirá el poder. Esa es la perspectiva que plantea el hasta ahora diputado y experto electoral Pepe Auth. «Goza de la virtud de tener la referencia con el gobierno de menor respaldo de la historia democrática desde que hay medición y eso ayuda. Es muy distinto gobernar después del término de Bachelet, que de Piñera», dijo el parlamentario durante su participación en el más reciente Podcast Electoral de El Líbero.

«Obviamente va a ser un gobierno que a va a tener mayores simpatías que el que termina, pero las lunas de miel hoy día duran poquísimo», advirtió Auth, quien fue enfático en explicar que el elector actual tiene «mucho menos lealtad que antaño y está dispuesto a cambiar de opinión con muchísima facilidad».

De acuerdo con el experto electoral Darío Paya, que también participó en el podcast, «la duda fundamental es por cuánto tiempo logra sostener el equipo, la administración, el team Boric».

«Hasta ahora han tenido un impulso comunicacional muy coherente, muy habilidoso, que han exhibido desde el día de la elección sin excepciones, pero a partir del viernes hay que tomar decisiones y cualquier diseño va a tener que sobrevivir a la fricción porque en paralelo está pasando una cuestión que es más importante que cualquier cosa que haga o no haga este gobierno: el proceso constituyente«, indicó Paya.

En criterio de este analista, el que inicirá en dos días será un gobierno muy inusual. «Al menos en lo gestual, en lo simbólico, en mucho detallito, me atrevería a adivinar que si se trata de sintetizar en una línea, lo que va a hacer el team Boric en lo comunicacional y en lo político es marcar un contraste muy importante con estilo del presidente Piñera», dijo.

Volviendo con el diputado Auth, que ya también está por terminar su período, el de Boric será un gobierno muy particular, no solo por quienes llegan al poder, sino por el momento que atraviesa el país.

«Hay demasiados cambios de curso. Es una nueva generación, por primera vez gana una coalición distinta a las que gobernaron los 30 años pasados y a eso hay que agregarle la discusión constituyente y la incertidumbre sobre cuál va a ser el escenario institucional en el que se va a mover el gobierno«, sostuvo.

Según la tesis de Auth, «el éxito del gobierno de Boric requiere de manera imprescindible de un texto constitucional aprobable por una amplia mayoría de los chilenos». Esto, sumado además al hecho de que, a su juicio, el presidente entrante está obligado a apoyar la aprobación de un borrador de Constitución cuyo rechazo ha ido en aumento, según las encuestas.

«Mientras él se acerca al sentido común (…), se encuentra con una Constitución que recorre el mismo camino en sentido inverso. Por lo tanto corre el riesgo, bien de perder o de estrachar su base de apoyo porque está condenado a ponerse detrás del apruebo al plebiscito constitucional», indicó.

Y es que el diputado también se refirió a los resultados de la encuesta Cadem más reciente, según la cual, las personas que actualmente estarían por el rechazo de la propuesta de texto Constitucional habrían aumentado en 5 puntos porcentuales con respecto a la medición anterior, se ubicó en 37%. Además aumentó el grupo de aquellos que aún no saben cuál será su voto.

«Lo que importa no es el número de la semana, sino la tendencia y la tendencia es que ha crecido naturalmente la gente que no tiene definición tomada. A mi juicio son el componente fundamental de la ecuación las personas que van a votar según sea lo que les propongan«, expuso.

Desde la perspectiva de Auth hay otros dos grupos: los que optarán por el apruebo, independientemente del texto que surja de la Convención y aquellos que se inclinarán por el rechazo, sin importar qué quede plasmado en el borrador.

«En la trayectoria de Boric es evidente que lo único que le sirve es que ese plebiscito sea superior en resultado que su segunda vuelta, cuaquier cosa inferior es retroceso», advirtió, refiriéndose a que no sería positivo para el gobierno que inicia este viernes que la nueva Constitución fuese aprobada por un margen de votación igual o más cerrado que 55,9% contra 44,1%, que fue el que se dio en el triunfo del presidente electo el pasado mes de diciembre, durante la segunda vuelta.

A esto, Auth suma a su análisis el hecho de que la Convención estaría desviando la ruta: «Está derechamente equivocando el camino porque se aleja del setido común en demasiadas materias y si continúa así lo que va ir haciendo es configurar un arco del no».

Deja un comentario

Cancelar la respuesta