El mundo está mirando los sucesos que ocurren en Chile, un país que por décadas ha sido puesto como ejemplo de la región y hoy vive cambios profundos, con un proceso constitucional en marcha y un flamante gobierno cuyo Presidente proviene de los movimientos sociales de izquierda y que tiene como principal aliado de su coalición al Partido Comunista.

En conversación con El Líbero en el programa “On/Off: Conversaciones Líbero”, la politóloga, líder de opinión y escritora guatemalteca Gloria Álvarez, señaló que la izquierda radical latinoamericana hoy está celebrando “con bombos y platillos que la ideología de la envidia y el resentimiento finalmente triunfó en Chile”. Se refirió también a la derecha de la región y sostuvo: “Ésta no entiende o no termina de entender que no defender la libertad total cuesta muy caro.” Además, aseguró: “El hecho de que tu país sea rico no es garantía de que no va a entrar el socialismo. Cuba era la nación más desarrollada de Latinoamérica en los años 50. Venezuela y Chile también. Tener prosperidad económica no es garantía de que el socialismo no te entre”.

En cuanto a la Convención Constitucional, aseveró que este proceso está siendo liderado por una minoría dentro de un gran país que ahora tiene el poder de cambiar las cosas realmente y que hay muchos chilenos que no se sienten representados por lo que está pasando en la constituyente. “Las masas simplemente van a obedecer a lo que termine ocurriendo dentro de esa constituyente. Mucha gente moldea su manera de pensar de acuerdo a eso, porque a nadie le gusta estar del lado perdedor”, dijo.  

La politóloga se refirió al carácter indigenista que está adquiriendo el texto constitucional y entabló un paralelismo con el indigenismo guatemalteco. Guatemala es un país con más de 20 etnias y más de 20 idiomas en donde no hay una sola cultura indígena. Allí coexisten Kakchikles, Quichés, Mames, Kekchíes, entre otros grupos que no tienen una sola forma de pensar o de hacer las cosas. Según ella: “Lo que precisamente incorpora a los guatemaltecas indígenas a la modernidad son los mercados”, y explicó como ejemplo: “Un indígena refundido en una montaña de Huehuetenango tal vez no tiene acceso a agua potable porque son cuestiones estatales, pero tienen un teléfono celular. Si a ti te interesa ver avanzar a los indígenas o a cualquier grupo que ha sido oprimido a lo largo de la historia como lo fueron las mujeres, como lo fueron los afroamericanos, lo que te interesa es abrir aperturar los mercados”.

Álvarez se refirió, también, a los tantos “ismos” -tales como veganismo, indigenismo, animalismo- y a las nuevas políticas identitarias presentes no sólo en el proceso constituyente chileno sino también en la discusión mundial: “Creo que todos los seres deben ser libres y felices y vivir su vida como se les dé la gana. El que quiera comer verduras, que coma verduras; el que quiera comer carne, que coma carne”. Y agregó que: “Si quieres ser vegano, eres libre de hacerlo. Si quieres ser una mujer que dedica su vida entera a ser monja o a ser prostituta, eres libre de hacerlo. Porque en un sistema de libertad todo es permitido, siempre que sea entre dos adultos de manera consensuada y voluntaria. Esa es la maravilla de los contratos y del mercado, que en lugar de ponerte una pistola para forzarte en contra de tu voluntad, se trata de que todos transaccionalmente puedan convivir en libertad”, concluyó

Deja un comentario

Cancelar la respuesta