Este domingo 18, en el estadio de Lusail de Qatar, ante 88.966 persona, se jugó la final del Mundial N°22 entre Argentina y Francia, partido en que Argentina fue superior clara y contundentemente, con un 2-0 rápido en el primer tiempo, con una actuación de Messi deslumbrante, hasta que en el minuto 80 todo se derrumbó. Un torpe penal de Otamendi que Mbappé transforma en gol y un minuto más tarde una distracción defensiva y el mismo Mbappé convierte un golazo. Todo en tablas 2-2.

Argentina se lleva su tercera y codiciada Copa del Mundo, muy merecidamente. En el trámite del encuentro fue muy superior a su rival, con Lionel Messi todo terreno que se desplegaba por todos los sectores del campo, manejando los hilos del partido. Para algún lector que supere los setenta, “La Pulga” en esta final me hizo recordar a la “Saeta Rubia”, Alfredo Di Stéfano, jugador del Real Madrid, el mejor jugador del mundo antes que Pelé.

Volvamos al partido con una pregunta: ¿era necesario sufrir tanto en una final de una Copa del Mundo? Creo que no. A mi entender, su técnico Scaloni se equivoca cuando en el minuto 64’ saca a Di María y entra Marcos Acuña. ¿Cuál es la señal del técnico transandino, que faltando 25 minutos, cierra el partido, saca un delantero y pone a un contención por la banda izquierda? Scaloni no debía sacar a Di María que había sido la figura del primer tiempo y que tenía a la defensa francesa de rodillas. En una final nadie se cansa, ni nadie se lesiona.

El rival “huele” esta medida conservadora Argentina y se atreve un poco más y pasó lo que pasó. Se va al alargue, se pone en ventaja con gol de Messi y a dos minutos del final, Mbappé nuevamente desde los 12 pasos coloca el 3 a 3 definitivo. Se va a los penales y convierte 4-2 y ARGENTINA CAMPEÓN DEL MUNDO, por tercera vez. Muchas veces escribí que ser Campeón del Mundo no significaba ser el mejor del mundo, hay muchos ejemplos de esto, pero esta vez sí se dio con Argentina.                                                       

Algo que me llamó la atención fue la cara y la actitud corporal que tenían los jugadores franceses cuando estaban en el túnel, antes de saltar al campo de juego. Se les notaba tensos y agobiados, no lo estaban pasando bien, los vi derrotados antes de empezar, lo contrario de los jugadores argentinos, con un Messi como si fuera un partido más y el resto de sus compañeros más o menos igual. Son detalles que dicen algo.

Esta edición de la Copa del Mundo es la tercera que se define a penales. En 1994 en USA, define Brasil por esta vía venciendo a Italia, el 2006 en Alemania, Italia doblega desde los 12 pasos a Francia y este 2022, los franceses caen ante Argentina en Qatar. No son muchos los países que pueden mostrar una Copa del Mundo en sus vitrinas. Está Brasil con 5, Alemania 4, Italia 4, Argentina 3, Uruguay 2, Francia 2, Inglaterra 1, España 1. Ocho países de 211 naciones afiliadas a la FIFA y 22 copas disputadas

Argentina es una locura, están celebrando con razón y tienen a un Messi soñado y en las alturas. Haciendo historia, Pelé fue campeón del Mundo a los 17 años en Suecia el 58 y ahí en más fue el mejor jugador del planeta, destronando precisamente a Di Stefano. Maradona con 25 años gana el mundial del 86 en México y ya hacía cinco años era el mejor.

Ahora Lionel Messi después de doce años de ser el N° 1 indiscutido del mundo, a los 35 años, logra su Copa Mundial y seguirá por un tiempo siendo el mejor de todos. ¿Hasta cuándo será? Me parece hasta cuando Kylian Mbappé se decida a jugar en serio y sin tanta intermitencia. Es un jugador completo, de una velocidad y habilidad extraordinaria. Lo demostró en esta Copa. Por ahora es todo argentino y de Messi, el mundo futbolístico está de fiesta y agradece la generosidad y el despliegue de talento de sus jugadores, que en esta final bajo la batuta de su técnico Scaloni conformaron una sinfonía perfecta. Si hubo alguna desafinación, nadie se acordará de ella, pues el triunfo sufrido como lo fue, recompensa cualquier error. Salud y felicitaciones por Uds. amigos argentinos.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta