Principalmente, es el IVA el impuesto que más afecta a los ciudadanos de los impuestos indirectos. Más aún, si se suman el impuesto a las bebidas no alcohólicas, licores, cerveza y cigarrillos, se podrá observar que los montos comienzan a ser significativos.
Publicado el 07.11.2015
Comparte:

Si bien es cierto que la gran mayoría de los trabajadores chilenos no paga impuesto a las ganancias, esto no quiere decir que no abonen impuestos alguno. Por el contrario, por medio de impuestos indirectos, toda la sociedad los paga. Principalmente, es el IVA el impuesto que más afecta a los ciudadanos de los impuestos indirectos. Más aún, si se suman el impuesto a las bebidas no alcohólicas, licores, cerveza y cigarrillos, se podrá observar que los montos comienzan a ser significativos.

Por ejemplo, una persona que se encuentra ubicada en el quintil más bajo de la población realiza gastos mensuales por $317.683, de los cuales, $40.611 corresponden al pago de los impuestos mencionados. Un análisis similar puede realizarse con las personas que se ubican en el segundo quintil, con gastos mensuales de $492.219, abonando $81.015 mensuales al fisco. Vale destacar que, para el caso del segundo quintil, se incluye además el impuesto a las bencinas.

Teniendo en cuenta la distribución de gastos realizada por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), se puede analizar en qué rubro impactan más los impuestos. De esta manera, las personas ubicadas en el quintil más bajo, de los $40.611 que abonan en impuestos indirectos, el 45,4% corresponden al pago de impuestos por “alimentos y bebidas no alcohólicas”. En segundo lugar, el mayor impacto se observa en el rubro de “alojamiento, agua, electricidad, gas y otros combustibles para el hogar” con un impacto de 14,3%. Luego le sigue “bebidas alcohólicas y tabaco” con un 9,1% del total del pago de impuestos mensual. Sólo estos tres rubros suman $27.956; es decir, 68,8% del total de los impuestos mensuales abonados.

Un análisis similar puede hacerse para el caso del segundo quintil, donde se puede observar que también el rubro de “alimentos y bebidas no alcohólicas” se lleva la mayor porción del gasto con un 31,4%. En el caso de este quintil, el impuesto en “transporte” ocupa el segundo lugar con un 27,0% del total. Por último, el tercer lugar es para el rubro “alojamiento, agua, electricidad, gas y otros combustibles para el hogar” con un 9,0%. En este caso, los tres rubros suman $54.602, lo que representa el 67,4% del total de impuestos indirectos abonados al mes.

El IVA es el principal impuesto que afecta el monto total. Para el primer quintil, el IVA representa el 92,6% de la recaudación estatal, mientras que para el segundo quintil es un 68,4%. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que para el caso del segundo quintil se tuvo en cuenta el impuesto a la bencina lo que hizo reducir el impacto del IVA. Si no se hubiera tenido en cuenta este impuesto, el IVA alcanzaría un 97,3% del total de los impuestos indirectos abonados al gobierno. Queda claro que el impacto del IVA es muy fuerte y esto es porque afecta a casi todos los bienes teniendo muy pocas exenciones.

Este simple ejercicio nos permite tomar cierta conciencia fiscal en el pago de impuestos que realizan los chilenos. No sólo pagan impuestos aquellas personas que se ven afectadas por el impuesto a las ganancias, sino que todos los ciudadanos abonan impuestos indirectos con un impacto no menor. De estos impuestos, nadie se salva.

 

Iván Cachanosky, Investigador FPP.

 

 

FOTO: PABLO ROJAS MADARIAGA/AGENCIAUNO