El ex subsecretario de economía de Allende y fundador del MAPU proyecta que la situación económica no mejorará y plantea corregir el ímpetu reformista de la administración de Bachelet.
Publicado el 23.10.2014
Comparte:

Pertenezco a una manada política y la quiero, pero si creo que va hacia el acantilado, no siento obligación de correr con ella sino de advertirla del peligro. Los obnubilados con la masividad de su carrera dirán ‘mira, éste abandonó la manada’. Qué le voy a hacer. Si están en la senda correcta, bienvenido mi error, que todo el mérito sea para quienes acertaron”. Así de franco –o crudo- es el tono de la carta reservada (ver completa pinchando aquí) que Óscar Guillermo Garretón, el economista, empresario, cercanísimo de Salvador Allende y fundador del MAPU, envió a su partido, el PS, el 20 de octubre pasado.

La dirigió a Marcelo Schilling, jefe de la bancada de diputados socialistas, y a Álvaro Díaz, jefe de la Comisión Económica del PS. A ambos les solicitó lo siguiente, respecto del documento de cinco carillas que les remitió: “Me ilusiona la posibilidad de que pueda ser conocido por la bancada socialista, nuestra Comisión Económica y personas en el Gobierno, porque creo que estamos en problemas y un partido que merece respeto, es aquel que además de ser escudero de sus líderes, muestra capacidad de aportar ideas, alertas y conducción a la tarea de su gobierno”.

El texto, al que tuvo acceso “El Líbero”, fue redactado por Garretón luego de asistir como invitado al encuentro “Hacia un Modelo de Desarrollo Sostenible con Igualdad”, organizado por el Partido Socialista. En él explica que sintetizó “las razones de mi profunda preocupación por la evolución de la economía y sus eventuales impactos sociales y políticos”. En su análisis el ex fundador del MAPU advierte que la situación económica del país no mejorará en el corto plazo e insinúa que el Gobierno tendrá que hacer “rectificaciones” al rumbo con fuerte ímpetu reformista que ha planteado desde que llegó al poder.

Ya no hay apoyo mayoritario a las reformas

Me alarma que los hechos políticos más relevantes ocurridos a partir de marzo 2014 son que esa mayoría arrolladora a favor de las tres reformas -tributaria, educacional y constitucional- mutó en apenas 6 o 7 meses en rechazos también masivos, cuando no mayoritarios, a las propuestas tributarias y educacionales del Gobierno; y que la economía ha frenado fuertemente mientras los estudios muestran una acelerada caída de las expectativas económicas en empresarios y consumidores”, plantea Garretón.

Luego agrega: “Escribo porque confío en nuestra capacidad dirigente para aprender de la realidad, aunque duela. Lo demostramos luego de la derrota política que llevó al golpe de 1973. Fuimos capaces de repensarnos y renovarnos, no después que los muros cayeran cuando era inevitable, sino desde 15 años antes de eso. Asimismo, en todos los gobiernos concertacionistas debimos hacer rectificaciones que se transformaron en resultados contundentes y apoyo potente de la ciudadanía”.

“En 2015 la economía estará peor que en 2014”

El documento de Garretón prosigue con el oscuro panorama que observa para los próximos meses, partiendo por la aseveración de que el próximo año, a diferencia de lo que se afirma, se viene peor que el actual. Y plantea los siguientes pronósticos:

– “La economía no crecerá como se supone en el presupuesto (3,6%); estará en torno al 3% o más abajo. Tampoco la inversión pública compensará la drástica disminución de la inversión privada porque no es capaz de hacerlo”.

– “La cesantía será mayor que hoy y el crecimiento de empleos públicos no compensará la pérdida de trabajos en el sector privado. Estimo que a esta misma altura de 2015 el desempleo saltará a cifras en torno al 8%”.

– “La desaceleración internacional seguirá penándonos. Pero eso se sabía ya a mediados de 2013, por lo tanto la proyección de su impacto debería ser más o menos constante para un organismo tan sólido como el Banco Central”.

El empresariado honesto se siente hostilizado por el Gobierno

Más adelante en su planteamiento, Garretón realiza un descarnado análisis de las razones del desplome de la confianza empresarial. Asegura que el tema “no se resuelve con medidas macroeconómicas (tasa de interés, equilibrios fiscales, inversión pública, etc.), tipo de cambio, precio del cobre o agendas de productividad, por valiosas que sean. Es resultado de la franca ruptura de confianzas entre el Gobierno, la Nueva Mayoría y el mundo empresarial, tanto grande como mediano y pequeño. El empresariado honesto de todo tamaño, ajeno a abusos, se siente sistemáticamente incomprendido, hostilizado y despreciado en su rol social por el Gobierno y su coalición. Lo devastador de esta ruptura es que el Estado no es capaz de sustituirlo en su rol. La economía nacional ha enfermado y quienes proclaman la transitoriedad de la situación, se equivocan. No comprenden la magnitud del problema”.

También descarta la tesis de un supuesto “boicot”: “Tiene algo pueril y ciego pensar que el empresario más activo, exitoso y transnacional de América Latina, acostumbrado a todas las variantes de gobierno, incluido Cuba, algo lo haga histérico o irracional. Tampoco se sostiene la tesis del boicot. Ningún empresario está dispuesto a perder para dañar. Es una presunción solo posible en quienes no los conocen. Su vida es adaptarse a los cambios de circunstancias. Lo demostró en el debate tributario”.

El empresariado se debate hoy entre tres reacciones o una combinación de ellas:

A) Hay quienes no pueden paralizar inversiones ya iniciadas o comprometidas y seguirán haciéndolas. Pero si no existen nuevas condiciones de entorno, estas irán concluyendo.

B) Esperar es ya la opción de muchos, o sea, no invertir por ahora. Esta espera no es menor ni pasiva. Es esperar a que se aclaren las incertidumbres que a su juicio existen y una vez aclaradas, recalcular la rentabilidad que sus proyectos de inversión tendrán bajo las nuevas circunstancias”, agrega el economista.

Garretón explica que las incertidumbres de los empresarios no se han extinguido, ya que aún queda poner en práctica la reforma tributaria, está abierto el debate por la reforma laboral y, más aún, la posibilidad de cambiar la Constitución.

El nuevo argumento de los más recalcitrantes

Por último, un argumento nuevo ha comenzado a tomar fuerza entre los más recalcitrantes, una vez que las cosas comienzan a empeorar. Hablan de ‘costos inevitables’ para construir un país mejor, menos desigual. Tiene algo de verdad, pero también de ominosa historia. Siempre hay costos y enemigos del cambio que dificultan las cosas. Pero también hay demasiadas experiencias en que esta ha sido una vieja excusa para persistir en el error. Demasiadas veces la promesa del paraíso al final de las penurias terminó en derrotas por lo inaceptable de ellas para muchos e incluso a veces, hasta en dictaduras pseudo populares que decenios después de comenzar siguieron siendo sempiternas administradoras de penurias”, expone Garretón.

A modo de conclusión, el economista subraya: “Chile no merece esto. Construimos un país incomparablemente mejor al que recibimos en 1990. Por la magnitud de los cambios que provocamos y las prosperidades que nuestro pueblo conquistó, es que Chile cambió tanto que requiere hoy respuestas nuevas. Comprometerse con el cambio no es aplaudir cerrando los ojos, sino preocuparse de su éxito. Más aún con una ciudadanía exigente y consciente de su poder, cuya tolerancia a una crisis desconocemos”.

 

FOTO: https://www.youtube.com/watch?v=wh7TXtZWKj4 / EL POST