La cifra es más del doble de lo que recibiría el Estado con la reforma tributaria, US$ 800 millones.
Publicado el 11.09.2014
Comparte:

La  compleja desaceleración económica, que ha estado en el debate público en los últimos seis meses, impactará fuertemente en la recaudación de las arcas fiscales. Ello, pese a que, paradójicamente, el objetivo de la reforma tributaria -que se aprobó anoche en la Cámara de Diputados y quedó lista para ser promulgada-, era aumentar la recaudación fiscal para mejorar la educación y la salud, entre otros fines.

Según economistas consultados por “El Líbero”, el fisco dejará de percibir este año alrededor de  US$ 1.800 millones por el menor crecimiento económico, lo que obligará al Estado a adoptar alguna de estas tres alternativas: recortar el gasto público, endeudarse o utilizar los ahorros del Fondo de Estabilización Económico y Social (FEES), que tiene US$ 15 mil 500 millones y que fue creado para financiar los déficit fiscales que se generen en períodos de bajo crecimiento y/o bajo precio del cobre.

La  pérdida fiscal de US$ 1.800 millones es más del doble de lo que recaudaría este año el Ministerio de Hacienda por concepto de reforma tributaria -US$ 800 millones-, y equivale, por ejemplo, al costo de construir 60 mil viviendas sociales o cinco hospitales de 400 camas.

Explicación de la caída

La menor recaudación se explica porque el presupuesto público de 2014  del Gobierno se hizo con un crecimiento de la economía proyectado en 4,9% pero, a causa de la desaceleración, la economía sólo tendrá un alza de 2%, según la encuesta de expectativas del Banco Central, dada a conocer ayer. También afectará la caída en el consumo interno, dado que casi el 50% de la recaudación fiscal se realiza a través del IVA.

El economista experto en macroeconomía y ex subsecretario de Economía, Tomás Flores, explica que por cada punto menos de crecimiento del PIB el fisco deja de recaudar alrededor de US$600 millones, lo que generaría una caída de US$ 1.740 millones, en caso de que el crecimiento sea 2%. Pero el economista y académico de la Universidad del Desarrollo, Rafael Garay, estima que el impacto en la recaudación es de US$800 millones por cada punto menos del PIB, lo que afectarían los ingresos de este año en US$ 2.300 millones.

Garay sostiene que el Ejecutivo no debiera reducir el gasto fiscal porque debe aplicar una política contracíclica para reactivar la economía, pero cree difícil que se ejecute el 100% que se propuso el Gobierno, porque hay ministerios, como el de Salud, que tiene un presupuesto de casi 5 billones de pesos que no gastará completamente.

“Este año tendremos un déficit de recaudación importante por el menor crecimiento, y lo más recomendable sería aumentar el gasto público para dinamizar la economía”, sostiene.

Joseph Ramos, doctor en economía y académico de la Universidad de Chile,  explica que la regla del balance fiscal permite usar los recursos del FEES cuando hay menores ingresos, lo que faculta al Estado gastar independiente del crecimiento del año, pero ello impacta en el déficit efectivo.

La  tendencia a la baja ya se observó en el primer semestre de este año, al caer la recaudación 0,2% respecto del mismo período de 2013, pero se agravará en el segundo semestre por los bajos Imacec de junio y julio de 1,1% y 0,9%, lo que obligó a recortar la tasa de crecimiento para este año, según los analistas.

El daño colateral implícito de los menores ingresos versus el mayor gasto comprometido, será el aumento del déficit fiscal, que se disparó en la crisis de 2009 a 4,5% del Producto Interno Bruto (PIB) pero que se redujo a 0,6% en 2013, gracias al alto crecimiento económico de los últimos cuatro años -5,3%- y al moderado gasto fiscal.

Recorte en el crecimiento

Por octava vez consecutiva los expertos del Banco Central redujeron las estimaciones de crecimiento para este año, recortándolo desde el 2,5% estimado en agosto a sólo 2%. A principios de año, en cambio, la  apuesta era por un incremento de 4%. Para el tercer trimestre del año los encuestados prevén un crecimiento de 1,2%.

La misma variación a la baja tienen las proyecciones económicas para 2015. Si en enero hablaban de un 4,3%, después la bajaron a 3,5% y 3,3%. El Banco Central estimó para este año un crecimiento de entre 1,75% y 2,25% y de entre 3 y 4% para el próximo año.

Plan de reactivación del Gobierno

La Presidenta Michelle Bachelet lanzó un plan reactivador el pasado 1 de septiembre con seis ejes y una inversión pública de US$ 500 millones, de los cuales US$ 250 millones provendrán de reasignaciones del Tesoro Público y la misma cantidad de los ingresos de la reforma tributaria.

Con este aumento el Gobierno espera generar 11.500 empleos adicionales entre octubre y diciembre.

 

dato hacienda

FOTO: SEBASTIÁN RODRÍGUEZ/AGENCIA UNO