Crítica de Cine es presentado por:
Publicado el 26 de septiembre, 2019

“Yesterday”: Por un mundo CON los  Beatles

Periodista Virginia Araya

Una comedia ficticia, irreal, pero entretenida y muy bonita que habla de las relaciones familiares y sentimentales, del valor de la música y la cultura.

Virginia Araya Periodista

Quizás lo primero que pensamos de Yesterday es que es una ridiculez, pero a poco andar, la vamos queriendo y la transformamos en una película que muestra una fantasía que muchos quisiéramos vivir. Especialmente si se es fan de The Beatles.

Yesterday es una comedia dirigida por Danny Boyle, con guión de Richard Curtis y una historia de Jack Barth, con el típico tono inglés de humor irónico y sin filtro y personajes freaks. El protagonista es Jack  Malik (Himesh Patel), un cantautor que no logra ser escuchado y trabaja entonces como reponedor en una tienda tipo Home Depot. La única que cree en su talento es su amiga Elle (Lily James, encantadora), una profesora escolar que en su tiempo libre oficia de manager de Jack, sin éxito. Desencantado ya de tanto probar y a punto de abandonar la música, un azar insólito se cruza en su camino y cambia todo.

Por razones inexplicables se produce un corte eléctrico mundial de 12 segundos y provoca un accidente en que Jack queda bastante golpeado y sin sus dientes delanteros, pero con su memoria intacta. A diferencia del resto del globo, donde se borran cosas como la Coca-Cola, los cigarrillos, y… los Beatles!

Precisamente en ese pequeño gran detalle aparece LA oportunidad para Jack (porque los milagros existen), quien comienza a interpretar las canciones de la mítica banda británica y obviamente la rompe con esas composiciones perfectas, partiendo por “Yesterday”. Tanto así, que despierta el interés del mismísimos Ed Sheeran, que aparece interpretándose a sí mismo, no como un simple cameo, sino como quien construye la fama de Jack, recomendándole incluso que re-bautice la famosa “Hey Jude” por “Hey Dude”, jaja.

Tiene pasajes muy divertidos, pero también muy emotivos, respecto a las relaciones familiares y sentimentales de Jack, y también en torno a lo importante de la música universal como la de los Beatles, hoy cuando las voces son construidas electrónicamente y tan repetitivas. Aparece aún más grande el legado de los 4 de Liverpool y sus singulares y pegajosas canciones. Tremendo tributo.

La fama de Jack sube como espuma: comparte manager con Sheeran (una fiera Kate McKinnon) y comienza la vida de una mega estrella, explotado por el marketing, sin vida privada, con giras multitudinarias y sobreexpuesto a los medios, como en el talk show de James Corden. Es el “Shakespeare de la música pop”, llegan a decir.

Obviamente llega el minuto de volver a la realidad (sorpresa) y comienza con un emotivo encuentro con un John Lennon de 78 años, siempre sabio. Aquí, uno de los momentos en que de sólo imaginar que pudiera ser  verdad, se pone la piel de gallina.

“Un  mundo sin los Beatles es infinitamente peor”, es la  mejor frase de la película.

Muy entretenida, diferente. 116 min. En todos los cines. TE.

Vea el trailer aquí.